Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2010.

MÁS AMIGOS EN LAS IDEAS

20100403120128-bienvenida.jpg

Siempre alegra ver que más dinamizadores de la blogosfera se suman al proyecto de Las Ideas, pero aún más si quien lo hace es un amigo personal y compañero de fatigas, caso de Leonard Pera, quien se incorpora de una tacada a nuestro agregador de blogs progresistas  junto con Alba López y María González Veracruz.

 

A Alba la recuerdo de una reunión iniciática en la sede del PSM-PSOE, celebrada hace un par de años, cuando pretendíamos mejorar la presencia en la red de nuestra Federación; a María apenas la vi un par de minutos en el 37 Congreso, cuando debutaba en la Ejecutiva Federal, aunque lógicamente sigo su actividad desde la distancia.

 

A los tres, con un abrazo especial para Leo… que debemos complementar con una barbacoa en la que conoceré más sobre el proyecto Controltel 4G, les doy mi más cordial bienvenida.

 

¡Prometo leeros más a partir de ahora!

03/04/2010 12:01. Franesco #. Me sabe bien Hay 7 comentarios.

HAY QUE PONER EN SU SITIO A LOS JUECES

20100409002133-hagamosjusticia.jpg

Lo sucedido esta semana viene a confirmar lo que muchos repiten desde hace años: la justicia española está politizada. Mejor dicho, como el concepto de “justicia española” no me dice nada por sí mismo, prefiero precisar: los jueces españoles, la mayor parte de ellos bastante más de derechas que el conjunto de la sociedad, se dedican a hacer política con sus decisiones.

 

Desde el levantamiento del secreto de sumario del caso Gurtel, pasando por el proceso al juez Garzón y el hecho que la semana próxima se pueda saber qué sucede con el Estatut de Cataluña, no cabe duda de que desde el pasado lunes algunos miembros de la judicatura han sido elementos determinantes de la actualidad política, como ya lo fuera hace unos meses el tal De la Rúa con su vergonzosa exoneración al presidente Camps.

 

No es nada nuevo desde que José Luis Rodríguez Zapatero es presidente del Gobierno: demasiados jueces se dedican a intervenir de un modo evidente en el devenir político nacional: algunos lo hacen impidiendo que dos mujeres ejercieran sus derechos ciudadanos; otros, criticando a cada momento por la Ley de contra la Violencia de Género

 

No sé si a esta situación ha contribuido que en seis años de Gobierno hayamos tenido tres ministros del ramo, pero va siendo hora de que quien puede actuar ponga a los jueces donde les corresponde, que es impartiendo justicia y no haciendo política, porque de no hacerlo serán esos mismos jueces quienes nos pongan a nosotros donde ellos pretenden: en la oposición.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL PP, MEJOR CON FRANCO

20100409172807-hambre-andalucia.jpg

Por su interés, destaco aquí algunas frases traídas del blog del Miguel Ángel Vázquez, quien en su post EL PP “ESTABA MEJOR” CON FRANCO ofrece sus impresiones acerca del lógico enfrentamiento dialectico que ayer se vivió en el parlamento andaluz, patochada popular incluida, después de que Esperanza Oña, portavoz del PP, dijera que “el campo andaluz estaba mejor con Franco que ahora”.

 

Escribe el compañero:

 

“Parece mentira, pero es cierto. El PP cree que se estaba mejor con Franco. No es una digresión del que suscribe, es la reproducción del mensaje verbalizado ayer en un debate parlamentario por una representante de un partido democrático, vale, que alberga en sus filas a ministros, alcaldes y dirigentes de este periodo ominoso de nuestra historia y otros muchos que siguen añorando esos tiempos del blanco y negro del Nodo.

 

(…) La portavoz popular, Esperanza Oña, ejemplo de moderación y temple, como todo el mundo sabe, prendió la mecha y a continuación vino la falsa indignación y la sobreactuación de la muy agraviada bancada de la derecha abandonando el hemiciclo. Esta gente de la gaviota en la solapa golpea con puño de hierro y tiene mandíbula de cristal”.

 

(…) Cómo es posible que todavía haya gente de la derecha andaluza, supuestamente moderna, que piense que en tiempos del dictador se vivía mejor. ¡¡¡Ni en el campo ni en ningún orden de la vida!!!

 

(…) No es que la expresión de Oña, que retrató en la tribuna de oradores de la sede de la representación popular su verdadero pensamiento y su extracción ideológica, se erija como una falta grave a la verdad. Es mucho más que eso: estamos ante una afrenta a los jornaleros y jornaleras del campo andaluz que durante cuatro décadas de dictadura, y muchas más de hegemonía de la derecha señorial, sufrió el oprobio, la explotación, la miseria, el analfabetismo, los abusos y el miedo infligidos por unos patronos amparados por el poder establecido.

 

(…) Este ultraje, esta desconsideración hacia unos ciudadanos honestos y trabajadores, se explica porque ni votan ni quieren a la derecha y este ostentoso desapego hace que el PP de Andalucía, con Javier Arenas a la cabeza, no reconvenga ni desautorice a los dirigentes nacionales de su partido que ofenden, agreden y menosprecian a los que somos con orgullo de esta tierra".

 

Dado que Esperanza Oña parece desconocer –quizás la conozca muy bien– la historia del campo andaluz, le dejo otro interesante enlace.

09/04/2010 17:28. Franesco #. Reacción No hay comentarios. Comentar.

QUÉ RIDÍCULO ES EL LUJO

20100411143211-tesoro.jpg

Una de las cosas que más me sorprenden cada vez que salen a relucir los habituales casos de corrupción es el destino que quienes roban le dan al dinero escamoteado: hemos visto casos de presidentes autonómicos cuya máxima pretensión parecía ser disponer de un palacete que le concediera una supuesta categoría que, lo crea él o no, nunca se adquiere decorando el wáter con escobillas de diseño (es sabido que las escobillas sólo sirven para limpiar la mierda); de gentes que acumulaban cuadros de pintores de fuste en los garajes o cuartos de baño de unas segundas, terceras o cuartas residencias que ni siquiera visitaban; de quienes sin tradición marina compran un yate que por supuesto no saben patronear; de quienes lucen joyas o relojes de marca que combinan mal con las ropas que habitualmente lucen , por no hablar de esos otros que en apenas cinco años cambian ocho veces de coche…

 

Sí podría entender, aunque no me sirva como justificación, que alguien robara para adquirir su primera vivienda, para pagar un tratamiento médico costoso o para enviar a sus hijos a estudiar a una universidad norteamericana privada, si con ello considera que les favorece (que ya es considerar); en general podría entender, aunque no me sirva como justificación, que alguien se lucrara para ofrecer un presente y futuro mejor a sus seres queridos; pero no puedo entender que alguien se corrompa con objeto de obtener una serie de bienes o servicios por los que nadie con dos dedos de frente pagaría.

 

Creo que buena parte de culpa en esta estrambótica situación está en el gusto de cierta gente por el lujo, que en mi opinión suele ser ridículo, y de la escasa respuesta de buena parte de la sociedad ante la cutrez que supone que alguien conocido se comporte de tal modo: en mi caso, una vez supe de unos amigos que obligaban a su señora de la limpieza a vestir con cofia y traje de servicio y la repugnancia fue tal que no he vuelto a tratarlos como antaño.

 

Como a cualquiera, al menos cualquiera que se pague (es mi caso) lo mucho o poco que tenga, me gustan las cosas de calidad, que no significa lujosas: prefiero comerme un solomillo a un filete de ternera; un pincho de tortilla recién hecho a una hamburguesa precocinada; tener un coche que me permita acelerar de 60 a 120 en un instante a otro que se quede en las subidas; tener piscina en mi domicilio que pasar calor en agosto; ver el partido en una televisión de 25 pulgadas en color que en otra de 14 y en blanco y negro; recibir mis correos electrónicos en el móvil que no estar pendiente de si cerca de casa hay un cibercafé; vestir un pantalón vaquero que resista a esos otros que no aguantan dos lavados…

 

Considero que un varón con un traje de chaqueta resulta más atractivo si luce unos gemelos a juego con el pasador de la corbata, pero no observo ninguna mejora si dichos gemelos llevan incrustados un pequeño diamante de 100.000 €; en el caso de una mujer, puede estar preciosa con un vestido de gasa y unos zapatos de tacón si además los acompaña con unas perlas en sus orejas, pero no estará más elegante si esas perlas, en vez de costar 500 €, cuestan 50.000 €; qué decir si hablamos de cocina: aunque la cubertería sea de plata (o de oro, acabose de la pretenciosidad), como el pescado no esté bien cocinado y en su punto…

 

Me da la sensación de que en esto de no incurrir en casos de corrupción tenemos bastante terreno ganado no sólo quienes no tenemos opciones de sacar partido de ella por falta de oportunidades, que también, sino quienes estamos satisfechos con lo que somos y tenemos.

 

POSDATA: No pongo links por aquello de la vergüenza ajena…

11/04/2010 14:32. Franesco #. Cosas que pasan Hay 4 comentarios.

CON LAS VÍCTIMAS, NO CON GARZÓN

20100414115729-victimas-franquismo-eneko.jpg

No considero que el juez Garzón merezca la pena ser defendido porque, al igual que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, le considero la antítesis del juez imparcial; sí entiendo que merece la pena defender la causa concreta que, de nuevo, ha convertido al juez en protagonista, que no es otra que la falta de reparación moral y material de las víctimas del franquismo.

 

Por eso, aunque ni siquiera me crea que Garzón haya tenido en algún momento intención de investigar los crímenes de la reacción y esté convencido de que si inició unas mínimas actuaciones que han quedado en nada lo hizo para que ningún otro juez se le adelantara y así poder chupar cámara, me sumo a la protesta de mis compañeros de Las Ideas, que desde las diez de la mañana de hoy están publicando posts titulados “Yo apoyo a Garzón”.

 

En realidad, mi impresión es que Garzón está gozando con la situación creada, porque ha logrado lo que ha pretendido a lo largo de su carrera: manipular a la opinión pública en su provecho con objeto de convertirse en juez estrella... Ya lo veo, acompañado de la siempre sufridora y decente gente de izquierdas, entrar a la Corte de Estrasburgo rodeado de una legión de periodistas, si el Tribunal Supremo lo condena, lo cual no está nada claro dado lo endeble de la acusación.

 

Para ello, Garzón ha contado con la colaboración de otro remedo de juez, un tal Luciano Varela que para mayor escarnio lleva la etiqueta “de izquierdas” (¡lo que hay que aguantar!), a quien espero que en el futuro (ya que no lo hace quien debiera) algún tribunal internacional ponga en su sitio y que no le va a la zaga a Garzón en esto de retorcer la justicia para dirimir sus cuitas personales y convertirse, a su vez, en juez estrella.

 

Porque si no me gusta Garzón menos me gusta Varela, que ha incendiado el debate político en un ejercicio de irresponsabilidad absoluta (que algunos jalean sin ser conscientes de que envenenar a la población es un riesgo para la convivencia) y que ha manchado aún más la imagen de una justicia española de por sí desprestigiada.

 

Tengáis pleitos y los ganéis, señores Garzón y Varela…

14/04/2010 11:57. Franesco #. Cosas que pasan Hay 12 comentarios.

2 DE MAYO EN LAS VISTILLAS

20100419124206-fiesta-de-la-rosa-2010.jpg

El próximo domingo 2 de mayo, a la sazón Día de la Comunidad de Madrid, el Partido Socialista de Madrid celebra en la Plaza de las Vistillas un Mitin-Fiesta que, si nada lo impide, no pienso perderme.

 

El programa comienza con el correspondiente mitin, sigue con una comida de convivencia y termina con un concierto vespertino con los granadinos “Los Vecinos del Callejón”, la ceutí-madrileña Elsa Rovayo “La Shica” y, como cierre, la banda mitad madrileña-mitad alicantina “El Bicho”.

 

Eso, en lo que atañe al programa oficial, porque una vez comenzada la fiesta nadie asegura que algunos no pretendamos extenderlo aún más: nos lo vamos a pasar bien…

19/04/2010 12:42. Franesco #. Me sabe bien No hay comentarios. Comentar.

AGRAVIOS COMPARATIVOS EN FUNERALES

20100420160102-rey-funeral.jpg

La desgraciada muerte en accidente de helicóptero de cuatro militares desplazados a Haití en misión humanitaria vuelve a poner de manifiesto el trato diferenciado que las autoridades de nuestro país conceden a los funcionarios públicos en función del ramo al que pertenezcan: mientras el funeral por estos compatriotas fallecidos en acto de servicio ha contado con la presencia de los Reyes de España, el presidente del Gobierno, el presidente de la Junta de Andalucía, la ministra de Defensa… e incluso el líder de la oposición (sic), funerales anteriores en recuerdo de otros servidores del Estado no dieron lugar a un despliegue semejante.

 

¿Por qué el trato es diferente cuando los muertos son militares? ¿A qué obedece este agravio comparativo? ¿Reminiscencias del pasado? ¿Temor al estrambótico artículo 8 de la Constitución que define como misión de las Fuerzas Armadas “garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”?

 

Acaso (en función de la circunstancia), comprendería el trato diferenciado si nuestros cuatro compatriotas hubiesen muerto en combate en una operación aprobada por el parlamento, pero no cuando hablamos de un simple accidente de tráfico, en este caso de tráfico aéreo; lo entendería también, llegado el caso, si en vez de cuatro fallecidos hubiesen sido más de sesenta, como sucedió con el Yakolev, porque lo cuantitativo concede relevancia a cualquier hecho; pero en lo que tocante al referido accidente de Haití, no lo entiendo.

 

No es que me moleste que el Jefe del Estado y el presidente del Gobierno quieran acompañar a nuestros militares, lo cual me parece muy bien, sino que considero destacable que no suceda lo mismo cuando hablamos de otros funcionarios. Porque si hay algo que no debemos nunca tolerar son los tratos discriminatorios, se trate del asunto que se trate.

 

En este sentido, el pasado verano murieron varios bomberos en un incendio en Horta de San Juan (Tarragona) y sus funerales contaron, por supuesto, con representación institucional, pero limitada a consellers y alcaldes de los municipios de residencia de los fallecidos. Y aún más evidente fue lo sucedido en 2005, cuando once miembros de un retén forestal murieron en el incendio de Riba de Saelices (Guadalajara) y el funeral no contó con la presencia de los Reyes ni del presidente del Gobierno, aunque sí con la de los Príncipes de Asturias, la vicepresidenta del Gobierno, el presidente de la Comunidad Autónoma y un par de ministros, incluyendo al de Defensa (entonces, José Bono) dada su vinculación con Castilla-La Mancha.

 

Habrá quien argumente que el Rey acude a los funerales de los militares como jefe de las Fuerzas Armadas que es, y que el presidente del Gobierno decide según los casos momento si es conveniente acompañarle, pero ¿alguna norma, siquiera protocolaria, puede obligar a que las dos máximas autoridades del país asistan a un funeral de militares y no lo hagan cuando los fallecidos son otros funcionarios?

 

Si es así, abogo por cambiar dicha norma protocolaria, porque nuestros soldados no son más importantes que el resto de funcionarios públicos. Tampoco menos. Simplemente, iguales.

ZARRÍAS, DOS VECES FUSILADO

20100422150309-gaspar-20zarrias.jpg

Por su interés, transcribo un artículo sobre el compañero y secretario de Estado Gaspar Zarrías, publicado hoy por Ramón Orozco en El País:

Zarrías, dos veces fusilado

En memoria de los 3.500 fusilados en Jaén, mi tierra.

Gaspar Zarrías Moya fue fusilado hace 70 años en la cárcel de Andújar. Su nieto Gaspar Zarrías Arévalo está siendo verbalmente fusilado ahora.

Los tiros vienen de la derecha. Apuntan y disparan sus máximos dirigentes: Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, Javier Arenas, Esteban González Pons; a ellos se suman algunos subalternos: los diputados Rafael Merino, Cayetana Álvarez de Toledo.

Están irritados porque Gaspar Zarrías, el nieto, asistió la pasada semana a un emotivo acto celebrado en la Universidad de Madrid, en apoyo del juez Garzón.

"No debe seguir ni un minuto más" como secretario de Estado de Cooperación Territorial, clamaba Rajoy. Arenas iba más lejos: pidió el cese de Zarrías y de quien lo nombró, Manuel Chaves. Porque "cada vez que hay un acto abiertamente antidemocrático, aparecen Chaves y su hombre de confianza", Zarrías.

González Pons se queja de la "izquierda militante", que "excluye a la derecha de la vida intelectual, institucional y moral". Merino le llama "mitinero pancartero". Cayetana, en fin, le acusa de estar "lleno de los tintes más trasnochados y nostálgicos de una izquierda radical".

Gaspar Zarrías, nieto, contestó a este fuego cruzado con un escueto "asistí en calidad de ciudadano y militante del PSOE en un país libre".

Para quienes conocen la historia de este veterano militante socialista (se afilió a los 17 años), tenía otros muchos motivos para asistir a un acto en el que se defendió el derecho que asiste a los familiares de 114.000 desaparecidos víctimas de la represión franquista a que se les haga justicia. De ellos, entre 22.000 y 33.000 son andaluces.

Una justicia que pretendía ejercer Garzón y que la extrema derecha, los falangistas, los hijos y herederos políticos de aquellos asesinos, con la ayuda inestimable de algunos magistrados, han frustrado.

El 28 de mayo de 1940, en la cárcel de Andújar caía acribillado Gaspar Zarrías Moya. Tenía 50 años, era un sencillo labrador nacido en Mengíbar. Su "delito": ser alcalde elegido democráticamente, durante la II República, de Cazalilla, una aldea a unos 30 kilómetros de Jaén. Gaspar había sido condenado a muerte, en juicio sumarísimo, el 12 de febrero, junto con su hijo Juan Zarrías Jareño.

A Juan le fue conmutada la pena de muerte por cadena perpetua. Se la rebajaron y salió de prisión en 1944. Su "delito": defender al gobierno constitucional. A los 17 años, se había alistado en el ejército republicano como voluntario.

Al salir de prisión, no se acobardó. Organizó a los socialistas de Jaén. Por ello, fue detenido de nuevo y condenado a otros 12 años de cárcel. Cumplió siete, en el penal de Yeserías, de Madrid. Cuando salió, en 1953, se casó con Juanita Arévalo, una joven a la que había conocido durante su encarcelamiento. Juanita iba a visitar a su padre, un dirigente del gremio de panaderos de la UGT, compañero de prisión de Juan. Dos años más tarde, en 1955, nacía Gaspar Zarrías Arévalo.

Hace unos días, al conmemorarse el 79 aniversario de la República, se recordó en Jaén a los 3.500 fusilados por los franquistas en la provincia durante los años de represión que siguieron a la contienda. Los vencedores aplicaron el llamado "didactismo mediante el terror". Sólo en la cárcel de Jaén, fueron ejecutados 1.280 hombres, de los que casi dos terceras partes eran jornaleros y campesinos, como el abuelo Gaspar.

Por ésta y otras muchas razones, Gaspar Zarrías asistió al acto de la Universidad madrileña. Un "espectáculo antidemocrático", para Arenas. Un acto de reafirmación de las libertades constitucionales, para muchos otros. Esas mismas libertades por las que tantos jienenses, tantos andaluces, tantos españoles, fueron fusilados.

Ahora, siguen disparando. Con palabras.

EXPULSAR A INURRIETA SERÍA… UN ERROR

20100422192056-inurrieta03.jpg

Antes de escribir este post, he querido esperar a que Alejandro Inurrieta, actual concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, pudiera alegar ante los órganos correspondientes de la Federación lo que considerase oportuno dentro del expediente de expulsión abierto en su contra por el PSM-PSOE. No quería que mi opinión, en el improbable caso de que él la conociera, afectase para bien o para mal a su línea de defensa, cualquiera que ésta fuera.

 

Ahora sí quiero pronunciarme, después de que Inurrieta tuvo ayer la oportunidad de alegar lo que entendía necesario mediante su testimonio personal y la entrega de un dossier de 54 páginas que, según El País, incluía un artículo de Joaquín Leguina en el que éste criticaba (como en él suele ser habitual) la gestión del Gobierno central socialista…

 

No sé a qué vino la referencia a Leguina, pero estaría muy feo que, para defenderse, Inurrieta hubiera protestado porque a otros militantes no se les abran expedientes de expulsión. Más aún si el señalado es un militante con una trayectoria en el PSOE madrileño como la de Leguina, bastante más relevante que la de Inurrieta (quien no lleva ni dos años como concejal en el Ayuntamiento capitalino) por ser el único socialista que ha presidido la Comunidad de Madrid.

 

A dicho supuesto gesto impropio se une el hecho de que Inurrieta acudiera a la sede del PSM acompañado por una treintena de cargos públicos, que pueden considerar que el suyo era un acto de “compañerismo”, pero a quienes el propio concejal debería haber pedido que no lo acompañaran para no convertir su asunto particular en un problema general.

 

Tampoco dichos compañeros que lo acompañaban parecen haber estado a la altura de la responsabilidad y el privilegio (incluyendo el económico, no lo olvidemos) de los cargos que ocupan, porque si querían apoyar a Inurrieta, lo cual deben hacer si así lo desean, podían comunicarlo por escrito sin necesidad de buscar la fotografía de una acción en comandita: ayudar al compañero, sí; transmitir artificialmente a los medios de comunicación unas supuestas disensiones internas que no pueden existir por el caso que nos ocupa, no.

 

Porque no olvidemos que el expediente de expulsión a Inurrieta no deriva de una actuación de grupo, ni la dirección del PSM lo está juzgando por una acción colectiva, sino que él en solitario decidió desde su blog erigirse en censor de Tomás Gómez, lo cual es libre de hacer, por supuesto, pero que es responsabilidad exclusiva suya. Es decir, parecido a si en el PSM-PSOE molesta el contenido de mi blog, en el que escribo lo que me apetece, y cuando me requieren por ello reclamo la ayuda de los compañeros que puedan leerme.

 

En ese sentido, aprovecho para hacer una reflexión que, acaso, puede servir de ayuda a los miembros de la dirección del PSM encargados de tomar la decisión acerca de la posible expulsión del compañero Inurrieta:

 

Considero que, en caso de ser expulsado, Alejandro Inurrieta podría demandar al partido (y, entre otras cosas, exigir una reparación económica si ello implicase perder los emolumentos que acompañan al cargo de concejal) con suficientes garantías de éxito, pues difícilmente puede considerarse falta “muy grave” (la única que puede acarrear expulsión) el escrito por parte de un político en ejercicio de una reflexión política en la que no aparecen insultos personales de carácter “muy grave”.

 

Y es que los propios Estatutos del PSOE indican que cualquier militante puede hacer uso de la libertad de expresión con “los límites del respeto a la dignidad de las personas, así como a las resoluciones y acuerdos democráticamente adoptados por los Órganos del Partido, en el marco de sus competencias estatutarias”; y no parece violar la dignidad de las personas (guste más o menos lo que diga un concejal, o sea más o menos oportuno lo que exprese) escribir que el PSM necesita una “verdadera revolución” que “no puede ser mirar al Sur y traer a más munícipes ocurrentes y aparentes, pero vacíos de contenido”, ni menoscaba la imagen de los cargos públicos o instituciones socialistas (artículo 41 del Reglamento de Afiliados y Afiliadas) hablar de “bandazos políticos, fruto de la ausencia de estrategia y un mínimo de coherencia intelectual”.

 

Entre otras cosas, porque aunque Alejandro Inurrieta hubiese insultado gravemente a Tomás Gómez (que no lo parece), en ningún caso habría podido menoscabar la imagen de un cargo público socialista… porque cuando Inurrieta escribió en su blog, como aún sucede, Tomás Gómez no era cargo público: sí lo era cuando dirigía la alcaldía de Parla y volverá a serlo en junio de 2011 cuando se convierta en parlamentario autonómico (y ojalá que en presidente de la Comunidad de Madrid), pero no lo es ahora…

 

Es decir, que la base de la acusación para motivar una “falta muy grave” es nula desde su inicio, como dictaminará cualquier juez que deba entender de la materia. En lenguaje procesal: “No cabe acción”.

 

Por ese y otros motivos de oportunidad política, si yo fuese uno de los asesores de Tomás Gómez (que no lo soy), le diría a nuestro secretario general lo mismo que ya escribí hace meses:

 

“No es momento de sumar mártires a la permanente campaña mediática de desprestigio del socialismo madrileño, tan del gusto de propios y extraños, y si Inurrieta es expulsado, antes o después lo veríamos convertido en protagonista en los debates de El Gato al Agua o de la sin par Telemadrid”.

 

Dicho lo cual, quizás en otro momento ofrezca mi opinión sobre la actuación institucional del concejal Inurrieta en el Distrito de Salamanca de Madrid, mi distrito de militancia y de cuya agrupación formaba parte al último militante expulsado del PSM, José Luis Balbás…

22/04/2010 19:20. Franesco #. Cosas que pasan Hay 3 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris