Blogia
ME SABE MAL, el blog de @Franesco

Me sabe mal

PERIODISMO BASURA

PERIODISMO BASURA

Rompo un silencio de un par de meses para lamentarme por el lanzamiento de un medio de comunicación digital que, en mi opinión, representa como ningún otro el periodismo basura, no sólo por el tratamiento informativo de las noticias, sino por el hecho de que presume de contar con una reducida nómina de periodistas y una amplia relación de blogueros que no cobran por su trabajo. 

Con ustedes, EL HUFFINGTON POST, participado al 50% por PRISA y en el que, por desgracia, colabora ya el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y, según se anuncia, Felipe González. 

Lo llevamos clarinete…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

AMIGUITOS DEL ALMA

Traigo aquí, para recordarlo dentro de un tiempo, una parte de la lectura del veredicto de "no culpabilidad" de Camps y Costa, los "amiguitos" del alma de El Bigotes, aquel tipo que entre otras otras cosas era el suministrador oficial al PP de "gramos" de caviar.

No conviene perderse el instante, al minuto y quince segundos de grabación, en el que Camps le da la mano a Costa y éste suspira una vez el Tribunal dicta que también queda exonerado de culpa. Y es que da la sensación de que Ric, durante un minuto, pensó que se iba a comer el marrón él solo...

REFLEXIÓN A UNA SEMANA DE LA CITA

REFLEXIÓN A UNA SEMANA DE LA CITA

Los sondeos de intención de voto publicados por hasta seis periódicos no dejan lugar a la duda (salvo que seis empresas demoscópicas diferentes se hayan puesto de acuerdo para tratar de engañar a la opinión pública): dentro de una semana, el Partido Popular se impondrá en las elecciones generales de forma contundente y con mayoría absoluta. 

Así, el PP parece moverse entre los 184 escaños de la banda baja de La Gaceta y La Vanguardia y los 198 de la banda alta de El Mundo, mientras al PSOE le corresponderían un mínimo de 110 según El País y un máximo de 126 según ABC. 

En cualquier caso, una rotunda derrota que inevitablemente provocará un período de reflexión profunda para los socialistas… 

Pese a las evidencias empíricas, Marcelino Iglesias afirma que, según sus sondeos, el PSOE ha remontado hasta los 8,9 puntos y que por ello “hay partido”. 

Dadas las circunstancias, comienzo ya mismo con mi oportuna reflexión, que entre otras cosas pasan por disculpar las palabras del secretario de Organización…

ZAPATERO SUELE ELEGIR BASTANTE MAL

ZAPATERO SUELE ELEGIR BASTANTE MAL

César Antonio Molina, quien durante casi dos años fue ministro de Cultura (el presidente del Gobierno quizás pueda explicar por qué…), se ha despachado a gusto contra Zapatero en una entrevista concedida al periodista Manuel Jabois y publicada en el Diario de Pontevedra.

 

Las palabras del poeta demuestran por qué nunca debió sentarse en el Consejo de Ministros, al menos no en el de un Gobierno socialista, porque el grado de divismo del sujeto es impropio de quien se supone defiende unos valores colectivos.

 

Qué decir del hecho de que durante casi año y medio fuera diputado en el Congreso por el PSOE, dejando fuera al compañero Francisco Xavier Carro, quien es de los que tiene muy claras las cosas, según demuestra en su blog.

 

Uno de los mayores fallos del secretario general y presidente José Luis Rodríguez Zapatero es no saber seleccionar bien a sus colaboradores o subordinados, tanto en el partido como en el Gobierno, y el caso de César Antonio Molina es paradigmático, aunque no único: en mi opinión, varios ministros (y ministras) deberían cesar en sus funciones y jamás debieron ser nombrados para las responsabilidades que ocupan.

 

Para no dar lugar a interpretaciones sobre la selección de las frases del poeta, aquí va la entrevista completa y que cada cual saque sus propias conclusiones:

 

 

''Zapatero me dijo que me destituía por la paridad y por el glamour''

 

02/06/2010 - Manuel Jabois (Pontevedra)

 

Una fotografía de la Axencia Galega de Noticias ilustra la luna de miel que César Antonio Molina (A Coruña, 1952) vivió en la política. En ella, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se inclina hacia él riéndose de oreja a oreja, y el escritor ríe mirando al frente mientras Emilio Pérez Touriño, jefe del Ejecutivo gallego, intenta saber qué pasa. Es el 28 de febrero de 2008 y los tres están en A Coruña, en un mitin socialista durante la campaña de las elecciones generales que le valieron a Zapatero un segundo mandato. Un año después, el presidente del Gobierno lo llamó al despacho y lo destituyó esgrimiendo unos motivos, dice Molina en esta entrevista, en la que no se anda con chiquitas, «tan nimios que avergüenzan a quien los dijo».

 

César Antonio Molina, que da una charla mañana a las 20 horas en Caixanova invitado por Diario de Pontevedra y Ateneo, no olvida la ciudad del Lérez: el nuevo edificio del Museo, el río, la Illa das Esculturas. «En esta ciudad llegué a una serie de acuerdos y promesas que espero que se cumplan o se hayan cumplido», dice al presentarse por teléfono. ‘Lugares donde se calma el dolor’ (Destino, 2009) es la última obra de su vasta bibliografía.

 

Su conferencia aborda los viajes a través de sus literaturas, así que se supone que darán varias vueltas al mundo.

Yo he escrito de ciudades, del presente en ellas, de su pasado también. Está muy arraigada en mi literatura la idea del movimiento. También el estatismo, pero fundamentalmente el movimiento. Yo creo que se puede pensar muy bien cambiando de lugar, conociendo las diferentes culturas y religiones.

 

¿Muta la escritura con el paisaje?

En mi caso no. Yo sólo puedo escribir en mi casa rodeado de mis libros y de mis objetos. Pero sí amplía el pensamiento y las ideas. Eso se traslada a la hora de escribir, aunque yo sólo me puedo sentar en mi ámbito. De viaje tomo muchas notas, apuntes, me hago con documentación. Y escucho a la gente, naturalmente.

 

Usted ha hecho del conocimiento la primera fuente de placer de su vida.

Para mí no hay mayor labor en la vida que el saber. Hay que tratar de ser consciente de por qué estamos en el mundo, para qué hemos venido. El trabajo intelectual para mí ha sido vital en el sentido más extremo de la palabra. Y sin él no hubiera podido vivir.

 

Ha dicho que Internet supondrá un «cambio de civilización».

Estamos en el inicio, sí, de un cambio radical en la manera de entendernos y comunicarnos. No somos conscientes de hasta dónde llegaremos. Pero el inicio lo estamos viviendo: esto no se va a parar porque el desarrollo tecnólogico no se para jamás. Es una revolución mayor que la máquina de vapor, los coches, la radio, el cine… Es un cambio revolucionario muy grande y estamos en sus albores. Nos queda mucho para dilucidar lo que significará.

 

¿Navega mucho?

Yo utilizo Internet con normalidad. No estoy obsesionado. Yo sigo leyendo, oyendo música, yendo al teatro, al cine y demás. Hay un equívoco gigantesco, que es pensar que en Internet está la sabiduría de todo, y que estando ahí, a nuestro alcance, nosotros también la tenemos. Es un error de una gravedad oceánica.

 

¿Tiene espacio un intelectual en el mundo de la política?

Difícilmente.

 

¿Por qué?

Porque la política tiene sus propias normas. Y los intelectuales somos demasiado libres para adaptarnos a unas normas en las que primero, y antes de defender al Estado, se defiende los intereses de los partidos. Yo siempre me he considerado un patriota de mi país, y siempre lo he defendido a él antes que a los partidos.

 

El lunes publicó un artículo en El País en el que criticaba el desapego de la política hacia la cultura. Lo hacía poniendo como ejemplo los discursos. Las citas o referentes que se incluyen en ellos, los políticos las saltan.

Es la burocracia del poder en todos los sentidos. Hay una vergüenza y un complejo de inferioridad respecto a la cultura. Y es una especie de rechazo. Todo lo contrario de lo que debería ser. Los representantes del Estado deberían ser siempre los ejemplos morales, estéticos y culturales de un país y, no se sabe muy bien por qué, no es así. Con la cultura están acomplejados. Piensan que la democracia consiste en rebajar el nivel cultural y no aumentarlo.

 

¿Tiene algo que ver con la educación?

Este país arrastra desde hace más de 500 años un problema de educación. De saber. De conocimiento. Hay falta de formación de los grupos dirigentes. Y por lo tanto se tiende a ese político profesional sin formación, sin experiencia, acomplejado. Es un mal ejemplo para el resto de los ciudadanos.

 

El día 7 de abril de 2009 a usted le llama José Luis Rodríguez Zapatero a su despacho y le destituye como ministro de Cultura. ¿Puede aclarar qué ocurrió?

No ocurrió absolutamente nada porque no había ninguna razón para ser destituido. Simplemente él me dio unos motivos nimios que prefiero ahora no comentar porque sería avergonzar a quien me los dijo.

 

¿Mantener la paridad en el Gobierno fue uno de ellos?

Bueno, un motivo podría ser ése, y el otro por esa palabra tan ilustre que es el glamour.

 

¿Glamour?

Sí, sí, sí. Tal cual.

 

¿Zapatero le destituyó por glamour?

Por buscar, supongo yo, una chica joven.

 

¿La paridad y el glamour son los dos motivos que esgrimió Zapatero para destituirle?

Sí, así es.

 

¿Le comentó que pensaba en Miguel Bosé para sustituirle?

En absoluto. A mí no me dijo nada de eso. Yo no le pregunté nada porque no me interesaba. Aunque él me dijo quién me iba a suceder, a mí me dio igual. Eso ya era un problema de él.

 

¿Le decepcionó Zapatero?

Es una persona de buenas maneras, pero es una persona que no escucha.

 

Se declara patriota y ha dicho que tiene un «pedigrí de izquierdas de los más antiguos de España». ¿Qué le está pareciendo la gestión del Gobierno?

Lo he dicho antes.

 

¿Es un Gobierno que no escucha?

Es una persona que no escucha y que sólo se fía de sí misma.

 

¿Eso en el poder es un defecto?

Es un defecto gravísimo. Yo siempre he escuchado a mis colaboradores; al haberlos nombrado yo, confío en ellos. Siempre los he escuchado. Y siempre he actuado de esa manera. Lo que no puedes hacer es nombrar a ministros a los que luego no escuchas.

 

Quizás a usted también le nombró por glamour. Para tener junto a él a un intelectual famoso.

No, por glamour a mí no. A mí me llamó porque mi larga trayectoria en el mundo de la cultura es conocida no sólo nacional sino internacionalmente. Soy una persona de prestigio intelectual. En ese momento pensó que yo le beneficiaba, y en otro momento pensó que le beneficiaba otra persona, de la misma manera que dentro de un tiempo pensará en otra. Yo jamás actuaría así.

 

¿Qué le está pareciendo el trabajo de Ángeles González Sinde, su sucesora en el Ministerio?

No opino. Yo opino de mi tiempo y de mi época. De lo que yo he hecho, no de lo que hagan los demás.

 

En una entrevista dijo usted, a propósito de ese tiempo suyo en el Gobierno, que lo veía como un «tiempo brillante».

A mí la opinión pública me ha respaldado permanentemente. Por cada ciudad y por cada sitio que voy la gente me para y me felicita. El aprecio y el cariño de todo el mundo es impagable. En poco tiempo hicimos una gran labor, que ya veníamos haciendo de manera gigantesca en el Instituto Cervantes abriendo 25 institutos en tres años y haciendo dos congresos de la lengua. Mi trayectoria es muy larga, está ahí. Yo me llegué a presentar como diputado socialista por mis ideas socialistas, pero parecía que eso no era suficiente.

 

¿Se le pedía algo más?

Algo más o algo menos. O simplemente que aquí los intereses son muy nimios y cotidianos. El tiempo ha demostrado todo lo que yo he hecho; el trabajo que hicimos. Y en un año, en fin, ya hemos visto por dónde han ido los tiros.

 

¿Ha aprendido algo en la política?

Algo fundamental: no debe haber profesionales de la política. En ella tienen que estar los mejores en cada momento porque es una actividad generosa, como ya dijeron los clásicos griegos. No pueden protagonizar la política personas que no han hecho otra cosa en la vida más que dedicarse a ella, vivir de ella y estar aterrorizados porque no saben de dónde vienen ni a dónde van.

ESPELUZNANTE COGIDA EN LAS VENTAS

ESPELUZNANTE COGIDA EN LAS VENTAS

En alguna ocasión he dejado escrito que no me gustan las corridas de toros y que deseo que de algún modo se pueda terminar con esta expresión de barbarie que dice tan poco de nosotros.

 

Para quien considere que exagero, traigo aquí la espeluznante imagen de la cogida del matador Julio Aparicio, ocurrida ayer en Las Ventas, magnífica fotografía de Cristóbal Manuel que dará la vuelta al mundo y, sin duda, le reportará al colega gráfico más de un premio.

 

No es para menos…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

DE LOCOS: AHORA, JUBILACIÓN A LOS 67

DE LOCOS: AHORA, JUBILACIÓN A LOS 67

No doy crédito: el Gobierno presentará mañana su propuesta de reforma de las pensiones, que incluye el retraso en la edad de jubilación de forma obligatoria hasta los 67 años, según la información que publica la web del País (sobre un despacho de Colpisa, receptor de la filtración) y de la que traigo aquí un extracto:

 

“La medida, de salir adelante -tiene que ser debatida con patronal y sindicatos en la Comisión del Pacto de Toledo-, se aplicará de forma progresiva a partir de 2013, año en el que los que cumplan 65 deberán trabajar dos meses más, y en 2025 quedará totalmente implantada, según ha precisado la agencia Colpisa, que adelantó la noticia. Así, en 2025 habrá que seguir trabajando durante dos años más para poder percibir el 100% de la prestación. Además, los cambios que ultima el Gobierno incluyen cambios en el cálculo de las pensiones y una reforma de la pensión de viudedad”.

 

Es decir, que mi propio Gobierno (y no uno de derechas) me obligará a trabajar hasta los 67 años (no soy especial: le sucederá a todos los que hoy son menores de 50 años, algunos de los cuales ya llevan más de 30 años trabajados, cotizados o no; en mi caso, al jubilarme habré pagado impuestos directos durante 45 años, y trabajado 50; desde antes de la Universidad y durante toda la Licenciatura trabajé en los negocios hosteleros familiares; por supuesto sin cotizar, y, en mi caso, además sin cobrar…), salvo que pueda tomarme algún año sabático a lo Ferrán Adriá, cosa que por supuesto pretendo hacer.

 

Aún confío en que los sindicatos frenen semejante locura (a poder ser sin huelga general), que sólo puede haber sido ideada por quienes siempre han desempeñado trabajos intelectuales (sic) y de escaso esfuerzo físico, incapaces de entender lo que supone mantenerse a los 66 años encima de un andamio, al volante de un taxi, en el taller, sirviendo en un bar o limpiando una escalera, con la artrosis devorándote por dentro...

 

Quizás a algunos nos resulte más fácil de ver, aunque nuestra profesión periodística no sea de las más duras, porque seguimos teniendo amigos y conocidos (y padres y madres de los mismos), además de algunos compañeros, que forman parte del colectivo de currantes de este país.

 

Eso es lo que tiene la militancia de base, política y de la vida: que no olvidas que no todo es teclear ante el ordenador, mantener reuniones, atender el teléfono o pronunciar conferencias en desayunos multitudinarios, algo que no resulta fácil, por supuesto, pero sí es más cómodo y beneficioso para la salud que la vida del tajo.

 

El argumento para este disparate, que además de no sostenerse es inoportuno, es que en el futuro habrá poca gente para cotizar, con lo que peligrarían las pensiones, explicación que no tiene en cuenta que en el futuro seremos más productivos (como lo somos ya con respecto a hace 50 años) debido al cambio tecnológico: si hace 50 años hacían falta 10 agricultores para producir 100 cajas de frutas, hoy uno solo, con su tractor y su toro mecánico, llena un camión...

 

De hecho, las pensiones no peligrarán si aumenta la recaudación, lo cual requiere lograr que la economía sumergida salga a flote y que las grandes fortunas paguen más impuestos (ni siquiera digo subírselos: me basta con que paguen lo que deben y no que sus empresas puedan dar pérdidas cada año porque han acometido una “inversión inmobiliaria” o la adquisición de “vehículos de empresa” que en realidad son el chalé y el BMW de los retoños de sus propietarios…), lo cual implica también dotar de mejores medios materiales y humanos a las Agencias Tributarias, tanto la Estatal como las Autonómicas, además de tener la voluntad política de perseguir a los defraudadores.

 

Lo peor es que la norma sólo servirá para perjudicar a los menos cualificados, que serán los que trabajen hasta el último día, porque no creo que nadie dude de que los trabajadores de cuello blanco seguirán prejubilándose en la cincuentena, bien porque lo quieran ellos, bien porque sean convenientemente incentivados.

 

¿Es conveniente alargar las jubilaciones de cientos de miles de cotizantes, para asegurar y mejorar las pensiones? Pues se legisla para que quien lo desee pueda alargar su vida laboral, sin ser obligado a jubilarse con 65 años, con el incentivo de que cada trimestre trabajado sirva para incrementar la pensión, previa certificación de que la salud del trabajador no sufre por dicho aumento de vida laboral…

 

En fin, sé que en los últimos tiempos me repito, pero cada vez estoy más convencido de que algún infiltrado en La Moncloa quiere que el PP gane las elecciones autonómicas y locales de 2011. Eso, o que quien hace cuentas piensa que puestos a perder alguna de las próximas elecciones no debe ser la de 2012, en las que él/ella mismo/a se juega su futuro personal.

 

Lo que algunos parecen no haber entendido es que el desarme que provocaría una derrota contundente en 2011 impediría llegar a 2012 en condiciones de disputa, y que el escenario apunta a repetir lo que se vivió en las generales de 1996, que tuvo un preludio en las autonómicas y locales de 1995…

INCREÍBLE JUICIO A UN ESPÍA “TRAIDOR”

INCREÍBLE JUICIO A UN ESPÍA “TRAIDOR”

Hoy ha comenzado en Madrid el juicio contra Roberto Flórez, ex guardia civil y ex agente del CESID, hoy CNI, acusado de traición por intentar vender a otro servicio secreto extranjero información sobre los espías españoles desplegados por el mundo y diverso material reservado sobre el funcionamiento interno de la inteligencia española.

 

Si el tal “Berto” vendió o no dicha información nunca lo sabremos, como es natural, pero la propia detención del ex agente (¿se puede ser ex agente o, quien lo ha sido, siempre lo es aunque ya no trabaje en el centro?) y el presente acto de juicio es tan increíble que se entiende que, junto con otras presuntas actuaciones impropias, le costara el puesto al anterior director del CNI, Alberto Saiz.

 

Porque no parece que nos encontremos ante una maquiavélica operación encubierta (o yo no soy tan “inteligente” para entenderla, aunque sea capaz de imaginar varias opciones) cuando la inteligencia nacional resulta tan mal parada por conocerse su fragilidad: no porque el CNI tenga “agentes dobles”, algo que puede suceder (y sucede) en cualquier país del mundo, sino porque se sepa que la respuesta consista en pedir entre 4 y 12 años de prisión, según se le condene por revelación de secretos o traición…

 

En realidad, el caso tiene tan poca gracia, aunque parezca de chiste, que la posible condena de 4 años (“Berto” estaría en la calle en 2011) se convierte en cómica, porque de ser cierto el suministro de datos de quienes fueron sus compañeros (o la mera sospecha de que sucedió) se habrá tirado por la borda años de trabajo de infiltración en embajadas, oficinas comerciales, centros educativos en el exterior (Instituto Cervantes) o medios de comunicación, que de todo hay, pero sobre todo habrá supuesto un riesgo evidente para la integridad de nuestros compatriotas.

 

La cuestión de fondo es: ¿cómo calificar a quien pretende vender los nombres de nuestros agentes a quien puede sacarle partido? ¿Y si, efectivamente, los vende? ¿Y cómo debemos juzgarlo y a qué pena condenarlo? Porque se supone más “inteligente” neutralizar al presunto traidor de forma discreta (pagando si es necesario), previa recuperación de los documentos sustraídos, salvo que la propia detención sea el mensaje para quien deba recibirlo o para quienes en el futuro puedan tener ganas de hacer algo parecido…

 

¿Pero qué servicio secreto del mundo no dudaría en intentar captar agentes del CNI, y cuántos espías con poca moralidad y menos patriotismo no se prestarían a ello, si saben que la pena por un delito semejante es de sólo 4 años?

 

No soy de los periodistas que reclaman su “derecho a saber” (no en estos casos) y si dispusiera de información relevante sobre algún asunto crítico que afectara a la “seguridad nacional” (que no la tengo) no la daría a conocer, pero comenzado el juicio por voluntad de quien así lo haya querido cabe exigir que la información que le llegue a la opinión pública sea lo más transparente posible, al menos para saber qué les llega a quienes sí pueden estar muy interesados.

 

De hecho, lo único interesante sería saber si “Berto” es un traidor o, muy al contrario, un patriota... Quizás algún día lo sepamos.

LOS COMENTARISTAS DE EL PAÍS, CONTRA ZP

LOS COMENTARISTAS DE EL PAÍS, CONTRA ZP

Lo más preocupante de la entrevista de El País de hoy con José Luis Rodríguez Zapatero no son algunas de las respuestas del presidente, como la que apunta a que la situación económica difícilmente permitirá que en esta legislatura pueda cumplir con su promesa de aumentar el salario mínimo interprofesional hasta los límites prometidos (“Vamos a ver las circunstancias. Pero, desde luego, será de incremento”), sino el nivel de crítica de los comentaristas de la edición digital del periódico.

 

Porque el secretario general del PSOE es consciente de que la crisis ha provocado, además del enrarecimiento del clima político, el incremento del nivel exigencia por parte de la ciudadanía, a quien no deja de considerar protagonista principal de la vida democrática. Por eso uno no puede dejar de agradecer sus palabras, como ciudadano y como militante:

 

Primero, lo que siento es una inmensa gratitud. En ese sentido, ni cualquier encuesta ni cualquier crítica disminuye en absoluto la gratitud extraordinaria que tengo a los ciudadanos en primer lugar. Me han dado muchísimo. Y, por supuesto, a los compañeros de mi partido. ¿Por qué? Porque he ganado dos elecciones. Gané las primeras la primera vez que me presentaba y, por tanto, no tengo más que gratitud y siempre he encajado bien las críticas. Insisto: entiendo el malestar de la ciudadanía porque la crisis económica es muy fuerte. Uno siempre trata de hacerlo lo mejor posible, pero uno no tiene una explicación fácil para esa persona que ha perdido un empleo. Y comprendo que esa persona que ha perdido un empleo y su familia, ¿a quién va a mirar? ¿A quién va a buscar, a quién va a responsabilizar? Al presidente del Gobierno. Ésa es una parte de mi convicción democrática y lógica y entendible. Por tanto, sólo tengo gratitud y sentido de la responsabilidad, que procuro mantenerlo siempre, saber que voy a trabajar para recuperar esa confianza, que creo que la vamos a recuperar, y para recuperar la economía, que creo que la vamos a recuperar”

 

Dicho lo cual, creo que todo el PSOE debe asumir la que se nos viene encima, dado que de los cientos de comentarios de lectores de El País apenas una minoría eran opiniones favorables a nuestro Gobierno. Quizás por ello, aunque me considere realista, por esta vez haré un ejercicio de voluntarismo y traeré algunas de las palabras de ciudadanos que aún permiten ver el panorama con cierto optimismo:

 

DIEGO: gracias presidente por seguir en la lucha, los comentarios k te insultan, significan k vamos por buen camino, si la derecha más extrema ladra,, cabalgamos... gracias.

 

VALENTÍN: conseguir salir de una crisis defendiendo los derechos de los trabajadores, sacando adelante políticas sociales y soportando las embestidas del partido popular, el capital, la iglesia y la ultraderecha es un objetivo superambicioso y digno de un gobernante progresista. el tiempo y la inteligencia de los españoles no fanatizados pondrá a cada uno en su sitio.

 

TERESA: Seguramente se ha equivocado en muchos planteamientos y leyes. Ha habido despilfarro, por ejemplo en dar la ayuda de 2500 euros a quien no lo necesitaba. Con la rebaja de los 400 euros, lo mismo. El dar dinero a los bancos para sanear sus cuentas, que es para lo que ha servido, también. Dicho esto, no me cabe duda que con la derecha nos hubiera ido peor. Con el PP el despido sería libre, no hubiera habido esas ayudas y hubiéramos conseguido que los sindicatos hubieran salido a la calle. Me parece, Zapatero, un tipo honesto. Si empieza a recortar, que empiece quitándole las subvenciones a la Iglesia, que no las necesita y es una causa privada. Qué más íntimi y privado que las creencias de uno. Buen día.

 

LEÓNIDAS: Pobre pueblo español si de nuevo vuel el rancio PP, el que considera a los trabajadores como siervos. La mano de obra barata fue importada por los Sres. Aznar y Sr. Rajopy Ministro de Inerior con tanta permisivdad en la importacion y consentimiento de emigrantes sin documentacion que se establecieron en Almeria, Murcia, Valencia y en cualquier lugar donde se contruyera y de ahí viene el paro tan abultado. Como dice el refran de aquellos polvos son estos lodos. Siga mirando hacia los que no tienen trabajo y mantenga las prestaciones sociales mientras se pueda.

 

SANDRA: Interesante entrevista,muy incisiva.Espero otra a Rajoy.Claro que,Rajoy,con ciertos medios,sólo se comunica por sms.Hablando de soberbia......¡Animo presidente,todavía hay mucha gente que confiamos en tì y no en resentidos neoliberales que también están dentro de tu partido.

 

ANDRÉS: No, si las intenciones pensamos que son buenas. Lo malo es, que la fuente se agota, y entonces vendrá la hecatombe. Cerrar los ojos, no parece la mejor solución. Los siguientes que vendrán, tendrán coartada para hacer encaje de bolillos, a cargo de sus errores.

 

VORO: La serenidad, la honestidad, la discrección no venden, ¿este país prefiere la marrulleria, el descaro, la sinvergonzoneria pepera?. Mi apoyo Presidente

 

LAURA: Zapatero moviliza a los peperos, Por qué sera?. Es el mejor presidente en la historia reciente de nuestro pais. Es valiente y honesto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres