Blogia
ME SABE MAL, el blog de @Franesco

PRESIDENTE ULTRA

PRESIDENTE ULTRA

El todavía presidente del Real Madrid Club de Fútbol, Ramón Calderón, dio muestras ayer de ser un dirigente deportivo a quien, con tal de resultar él mismo beneficiado, no le importa contar con el apoyo de los aficionados ultras que tanto daño le hacen a la sociedad en general y a nuestro fútbol en particular.

 

No entraré en si las cuentas que presentó ayer a la asamblea de compromisarios del club madridista eran o no acertadas —ni las he estudiado, ni me interesan—, pero sí en que facilitar el acceso de quienes no eran compromisarios a la sala donde se reunían quienes tenían que aprobarlas (o no), una decisión que parecía destinada a que estuvieran presentes los Ultra Sur, pudo ser motivo de intimidación para muchos de ellos.

 

¿Por qué quería Ramón Calderón que quienes tenían que levantar una papeleta con el sentido de su voto fueran vigilados por los ultras? ¿Qué factura le pasarán dichos violentos aficionados por su apoyo como guardia pretoriana? ¿Será responsable el propio Calderón de los posibles incidentes que en el futuro puedan protagonizar unos seguidores crecidos por la importancia que se les concede desde la dirección de su club?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Franesco -

VICENTE: Los madridistas no debéis tomároslo como algo personal, porque el problema no es sólo del Madrid, sino de todas las directivas que se echan en brazos de los ultras. En todas partes cuecen habas: nosotros tuvimos a Gil y Gil.

MILLÁN: Suscribo todo lo que dices.

LIDIA: Lo que se vio en televisión, además de bochornoso, anticipa lo que puede suceder en el futuro...

JOSÉ CARLOS: El tal Calderón, por nefasto que sea, no será capaz de acabar con el Real Madrid. Pero es cierto que al menos para el asunto de los ultras debiera fijarse en el espejo de Laporta. Eso sí, los aficionados blancos tenéis que echar una mano, porque lo que no puede ser es que luego se le rían las gracias a los ultras o se les pida ayuda para las “noches mágicas europeas”. Se puede animar a tu equipo sin necesidad de ser un cafre.

SILVIA: Ya hay mucha gente que no va al fútbol, o al menos no lo hace acompañada de sus hijos, por temor a lo que pueden encontrarse. Es verdad que muchas veces es por desconocimiento, porque tampoco hay tanto violento en las gradas, pero con que haya uno que dé miedo, lo lógico es no acudir. Ni siquiera un gran partido merece correr el riesgo de caer en manos de algunos desalmados.

Silvia -

¡Qué verguenza! Como madridista que soy, sentí bochorno al ver las imágenes de televisión.

Como dice el compañero José Carlos (¡Hola, amigo! ¿Qué tal por Sevilla?), creo que a los ultras hay que desterrarlos del fútbol y no estaría mal que un presidente del Real Madrid aprendiera, aunque sólo sea en eso, de Laporta. De no ser así, mucha gente dejará de ir a los estadios porque no se sentirán seguros al lado de cierto tipo de energúmenos.

Un beso, José Carlos.

José Carlos -

El gran problema es que la mayoría de los clubes de fútbol estan en manos de personajes tan patéticos que destrozan hasta la institución que representan.

Calderón no es la excepción, pero viendo a los que tenía de rivales en las elecciones me da que pensar en lo del mal menor.

De todas formas es inexcusable, lo mismo muchos deberían tomar nota de lo que hizo Laporta en el Barcelona con sus ultras y que desaparecieran de los estadios.

Saludos.

lidia -

estimado compañero, vergüenza ajena es poco...un beso.

Millan -

Los dirigentes de los clubes tienen una gran responsabilidad en la creación de un estilo en el que destaque la deportividad y el respeto o en el que prime todo lo contrario. En muchas ocasiones no son dignos del puesto que ocupan.
Saludos.

Vicente Lera -

a mí todavía se me cae la cara de vergüenza cada vez que veo las imágenes. Simplemente, lamentable.

¡Que se vaya este Impresentable!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres