Blogia
ME SABE MAL, el blog de @Franesco

BERMEJO INSISTE EN TOMARNOS EL PELO

BERMEJO INSISTE EN TOMARNOS EL PELO

Mariano Fernández Bermejo, quien afortunadamente para el PSOE dejó de ser ministro de Justicia hace unos meses, demuestra no entender no sólo qué significa “ser de izquierdas”, sino lo que representa formar parte de un proyecto colectivo, según demuestran sus palabras al diario El País, que publica hoy una entrevista titulada con la siguiente frase no literal: “La izquierda no entiende la caza” (en realidad Bermejo dice “no entiende el hecho cinegético”, que queda más pijo).

 

Quienes en su día nos avergonzamos por el comportamiento del entonces ministro, seguimos perplejos ante la contumacia de quien pretende convencernos de las bondades de su comportamiento previo a la dimisión, cuyas afirmaciones no tienen desperdicio:

 

“No es un error cazar desde que se tienen siete años. Y ahí había pasión por la caza, y la mantendré mientras estas piernas me mantengan”.

 

“Lo que ocurrió fue una maniobra brutal del PP para lanzar humo sobre sus problemas internos”.

 

“La izquierda en el poder no entiende el hecho cinegético; el poder desconoce la relación del hombre con el bosque; conciben la vaca como la vaca de los quesitos”.

 

“Si tengo licencia de muchos sitios, y no necesitaría examen para tener también la licencia andaluza... Pero se me olvidó. Fue un absurdo olvido, pero sucedió, y mi autoexigencia me llevó a aplicar el criterio ético que hay detrás de mi dimisión”.

 

“¡Esa relación que establecieron sólo se le ocurre a una mente obscena! A partir de una falsedad (¿cómo se les ocurre que yo voy a hablar con Garzón de sucesos judiciales pendientes?) montaron una historia aberrante”.

 

Es decir, que Bermejo pretende presentar su dimisión como la prueba de su “criterio ético”, en vez de como el resultado de la constatación de su incapacidad política para saber lo que debe o no hacer un ministro socialista. Y es que mi opinión sobre el comportamiento del entonces miembro del Ejecutivo la escribí antes de su dimisión, en cuanto supe que había salido de caza con el juez Garzón en plena instrucción del caso Gürtel:

 

“¿Alguien puede explicarse cómo se puede ser tan obtuso de coincidir en una cacería con el juez que acaba de abrir una causa que se apunta políticamente trascendente contra algunos responsables del principal partido de la oposición? ¿Pero acaso a Mariano Fernández Bermejo le da lo mismo lo que opine la opinión pública?

 

Incluso en el caso de que el ministro y el juez estrella sólo hubieran coincidido por casualidad en dicha cacería, y no lo parece, Fernández Bermejo debería haberse ausentado ipso facto para proceder a remitir un comunicado desde la sede ministerial que precisase que nada le unía al juez Garzón, y menos en este momento: porque Garzón instruye una causa (la denominada operación Gürtel) donde los delitos son notorios, pero eso no tiene nada que ver con que el ministro de Justicia pueda permitirse darle armas al Partido Popular, como sin duda ha hecho, y a otros que están en plena batalla electoral.

 

[…] Además, y aunque algunos podrán considerarlo demagógico, resulta bochornoso enterarse de que, en un país que cada día acumula más parados, Bermejo sale de cacería a sólo diez días de la anunciada huelga de jueces, en vez de pasar todo el fin de semana trabajando con sus asesores para evitar dicha huelga, que estoy convencido es lo que hizo el presidente del Gobierno respecto de su intervención de ayer en el Congreso de los Diputados.

 

Dejo para el final la referencia a la “pasión” por la caza desde que tenía “siete años del inexplicablemente todavía diputado socialista –“¡qué error, qué inmenso error!”, se decía en otros casos–, porque, asumiendo que la culpabilidad no se hereda, resulta grotesco imaginar al pequeño Mariano allá por 1955, disfrutando de la caza por los alrededores de Arenas de San Pedro mientras alguno de sus convecinos sufría la represión de gentes como su padre, Jefe local del Movimiento Nacional, lo que lleva a entender por qué quienes en su pueblo natal sí lo pasaron mal por “ser de izquierdas” no echaron en falta el pasado año al entonces ministro cuando decidieron celebrar una Jornada por la Memoria Histórica

 

¡Y que esta entrevista haya que leerla precisamente un 18 de julio!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Rafael del Barco Carreras -

CASO GÜRTEL,

TRAJES, BOLSOS… Y AHORA ORGÍAS.



Rafael del Barco Carreras



FILTRACIONES, a la supuesta corrupción de la Derecha se suma la real corrupción oficial, la de la Izquierda, añadiendo para la “galería” las ORGÍAS. Los métodos SOCIALISTAS no han variado desde que hace 30 años, NARCIS SERRA (izquierda) Y JAVIER DE LA ROSA (derecha) se inventaron una historia para dos fines diferentes pero coincidentes. He repetido por activa y pasiva, y a estas alturas de mi vida nadie de mis íntimos, lo único importante para mí, reprocharía, y saben que así fue, que JAMÁS participé en ninguna orgía con Antonio de la Rosa y Fernando Serena, y VICIOS, ni tengo ni tuve, y ahora me consta que los tenían alguno de los jueces que participaron en el macabro invento y los propios Javier y Antonio, borrachos empedernidos.

Pero no solo utilizan el descrédito personal, en este caso con unas grabaciones que no deberían ni figurar en el sumario, puesto que “irse de putas” es una opción privada y no ilegal ajena a “otros negocios”. ¿Son culpables porque van de putas? Entra en juego la gran hipocresía nacional, bien manejada por el PROGRESISMO. Y si en mi caso utilizan un asustado y chantajeado chofer aquí ponen en marcha personal del Estado grabando conversaciones, y encima lo pervierten (si es que se puede pervertir más) filtrando. Narcís utilizó a la Guardia Urbana para montar su guión… y la PRENSA… siempre LA PRENSA y su TELE…

Soy pesado, reiterativo, insistente, pero TRES AÑOS PREVENTIVO por la ambición ajena… de nuevo pretenden con el “todo vale” GANAR ELECCIONES, anular al contrario, al igual que pretendía NARCIS SERRA. Nada ha cambiado, tras TREINTA AÑOS la España de aquellos santos varones SOCIALISTAS está echa unos zorros… peor que la FRANQUISTA.

Para trivializar, a menudo suelto en mi ámbito privado, que corre tanta COCAÍNA que todo es posible. He de advertir que JAMÁS la he tomado, lo que se puede certificar por mi expediente médico carcelario y fácil de comprobar con cualquier análisis. Mi máximo vicio ha sido el vino… moderada y únicamente en las comidas. ¡Con razón, a mis casi 69 años, jamás he necesitado un médico!

Ver en imágenes de www.lagrancorrupcion.blogspot.com la petición fiscal del caso CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA DE BARCELONA, FIJANDO LOS VICIOS, y una página de los muchos recursos, éste de Serena al Constitucional...


Franesco -

RUNAWAY: Evidentemente, el PP iba a intentar sacar partido, pero eso es algo que Bermejo debía saber de antemano, salvo que no se entere de nada o le dé lo mismo, que esa es otra... Lo de que es del ala más de izquierda del PSOE, algo que le he oído decir, es algo que hay que demostrar, porque no basta con afirmarlo. Y a mí, en Bermejo, todo me parece una pose. Por cierto: no tengo nada contra la caza, como contra la pesca, sobre todo si te has criado en un pueblo y tu familia siempre ha tenido armas. Pero también sé que hay diferencias entre quien dispara a las liebres o los conejos y quien se va de montería a 500 € la pieza o le gusta disfrutar de un safari en África consistente en matar leones.

En cuanto a lo de Chaves, en cuanto pueda escribiré sobre el asunto, porque me parece vergonzoso que el partido no haya salid oen tromba a defender a su presidente.

Runaway -

No me gusta la caza; es más pienso que debería estar prohibida. En tiempos primitivos tenía su razón de ser: el hombre cazaba para alimentarse; pero en los últimos siglos ha sido más un deporte de ricos, señoritos y terratenientes.

Por eso se entiende que para las gentes de izquierda esté mál visto y en la memoria colectiva aún está los tiempos en que los dirigentes franquistas se iban de caza y hacían sus acuerdos y negocios.

Pero al margen de eso, también Bermejo tiene toda la razón cuando dice que fue una operación del PP, expandiendo el humo para que no se vieran sus problemas internos y la trama corrupta. Eso no hace falta que lo diga nadie porque resulta de lo más evidente.

Y no sólo eso, sino que el PP ya le tenía ganas al ex-ministro: es del ala más de izquierda del PSOE (además, reconocido por él mismo) y muy dado a no tener pelos en la lengua y no callar ni una.

El error de bulto que cometió Bermejo fue que, sabiendo lo que hay, cometiera esa gran torpeza. Ahí tenemos a Camps cia sin dimitir y riendose en nuestras narices, y están pidiendo la dimisión Chaves que no está imputado por nada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres