Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2009.

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

20090101130012-ano.jpg

Me encantan los días 1 de enero, porque a pesar de ser la fecha en que nos dan las sorpresas económicas de costumbre, es cuando todos pensamos en que el año que se inicia será bueno para nuestros intereses.

 

En mi caso, este año 2009 ha empezado de modo distinto a los últimos veinte, motivado por el gripazo que sufro y la consiguiente decisión de no salir a celebrar la Nochevieja: la de anoche es la primera madrugada de Año Nuevo en la que me acuesto temprano y no tomo nada de alcohol, salvo la copa de sidra a modo de brindis tras las doce uvas.

 

Así las cosas, hoy me he levantado a las 8 de la mañana, he visto por la ventana cómo regresaban de marcha varios convecinos, bastante cargados, y me he dicho: “Este va a ser mi año”.

01/01/2009 13:00. Franesco #. Me sabe bien Hay 20 comentarios.

SE ACABÓ LA FIESTA

20090106145153-barricada-rosendo-aurora-beltran.jpg

El día de Reyes pone punto y final a las fiestas. Una jornada que a mí siempre me ha gustado, desde la cabalgata de la tarde previa, pasando por la noche en que bromeas dejándole a los magos unas copas de cava, además de algo de hierba para sus camellos (sic), y, por supuesto, la madrugada de tensa espera hasta que te levantas y encuentras lo que ya esperabas y alguna que otra sorpresa. Desde luego, no hay mejor modo de empezar el año que hacerlo provisto de regalos...

A partir de mañana, la pausa navideña se convertirá en vorágine informativa: la nueva presidencia de Barack Obama, las dos citas electorales autonómicas y la posterior europea, la más que esperada crisis de Gobierno entre unas y otras elecciones, el activismo de los obispos contra la esperada Ley del Aborto, además de muchas otras noticias, no nos darán tregua.

Al respecto, y pensando en la intervención militar israelí en Gaza, aprovecharé una parte de la letra de NO HAY TREGUA, una de las canciones que aparecen en uno de los mejores regalos que he recibido: el conjunto de CD y dos DVDs del concierto OTRA NOCHE SIN DORMIR que juntó a Barricada, Rosendo y Aurora Beltrán:

“Anónimo luchador, nunca tendrán las armas la razón, pero cuando se aprende a llorar por algo, también se aprende a defenderlo”.

06/01/2009 14:51. Franesco #. Me sabe bien Hay 6 comentarios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ÁNIMUS IOCANDI

20090107231051-disfraz.jpg

No he parado de reír desde que he conocido la siguiente noticia: cinco jóvenes sevillanos hicieron honor el pasado 28 de diciembre a la acostumbrada simpatía andaluza y llevaron a cabo una peculiar inocentada, consistente en disfrazarse de miembros de la Guardia Civil, quizás con tricornio y todo, y dedicarse a parar de madrugada a los conductores de Los Palacios, a quienes les obligaban a someterse a un falso control de alcoholemia.

 

Los falsos guardias no debían ser muy duchos en lo que atañe al operativo —o sus métodos eran verdaderamente humorísticos, ya que he creído escuchar a uno de los vecinos decir que le obligaron a soplar un globo con harina— y sus paisanos se dieron cuenta de que algo raro sucedía, por lo que telefonearon al cuartel de la Benemérita, que inmediatamente después envió a una pareja al lugar de los hechos:  casi una hora tardaron en localizarlos, porque el control de pega, como los de verdad, iba cambiando de sitio, hasta que dieron con ellos y se pusieron a la cola, como si en realidad fueran otros conductores-pardillos. Pillados in fraganti, los cinco émulos fueron esposados y trasladados al cuartel de la Guardia Civil, donde pasaron la noche detenidos. Luego se les puso a disposición judicial, bajo la imputación de un delito de usurpación de funciones públicas.

 

Aunque el “animus iocandi” —hacer algo en broma o con voluntad de causar gracia— existe y está reconocido en derecho, no exonera al infractor de los males que haya podido cometer; pero, salvo que los chavales hubieran robado a los conductores o puesto en peligro su integridad, no creo yo que el juez pueda hacer otra cosa que partirse el pecho de risa cuando vea aparecer a los cinco chicos y, al lado, a los dos verdaderos agentes.

 

Lo que completaría la humorada sería que el abogado acusador pidiera en el juicio a los agentes que reconocieran a los infractores, tras lo cual el de los chavales podría reclamar que sus clientes volvieran a ponerse el disfraz, para reconstruir la escena... O el juez es un soso, o se desternilla de risa...

 

Porque estos sevillanos son increíbles.

07/01/2009 23:10. Franesco #. Cosas que pasan Hay 8 comentarios.

PREMIO ENRIQUE PADRÓS: BUEN FALLO

20090108205852-trinchera-patxi.jpg

El jurado del Premio Enrique Padrós al mejor blog político ha fallado y estoy contento por su decisión, que ha coincidido con mi propuesta de galardonar a quienes consideraba los dos mejores autores de entre los tres finalistas por categoría.

 

Así las cosas, la entrega de premios se llevará a cabo a las siete de la tarde del próximo jueves 22 de enero en el hotel Dómine de Bilbao, donde se anunciará que los ganadores de esta segunda edición del certamen organizado por Las Ideas son:

 

MEJOR BLOG DE UN POLÍTICO EN ACTIVO: Patxi Lopez

 

MEJOR BLOG POLÍTICO DE UN "NO PROFESIONAL" DE LA POLÍTICA: Manolo Rico

08/01/2009 20:58. Franesco #. Progreso No hay comentarios. Comentar.

NO BROMEARÉ SOBRE EL PORNO RESCATE

20090109000643-porno.jpg

La noticia acerca de la petición de la industria del porno estadounidense para ser ayudada económicamente en estos tiempos de crisis es de las que todo comentarista de la actualidad suele aprovechar para escribir un artículo de opinión mordaz, de esos con los que se intenta pasar por ingenioso.

 

Yo no lo haré. Simplemente, transcribiré lo que ha dicho Larry Flynt, uno de los principales empresarios de la pornografía norteamericana, que él dedica a los ciudadanos de su país pero que puede extenderse a los de todo el mundo:

 

Con todo el sufrimiento económico y la pérdida de tanto dinero, el sexo es lo último en lo que la gente piensa”

 

La gente está demasiado deprimida para ser activa sexualmente”

 

"Esto es muy malo para nuestra salud como nación: los estadounidenses pueden prescindir del automóvil, pero no del sexo”

 

Sabias palabras...

09/01/2009 00:06. Franesco #. Cosas que pasan Hay 3 comentarios.

AGUIRRE, SIEMPRE ATENTA

20090109200014-nevada-quitando-la-mediana.jpg

Si algo ha dejado claro la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, es que su acción política consiste en estar siempre atenta a todo lo que sucede y en mantenerse en campaña permanente —lo que a veces le perjudica, como cuando de forma obscena aprovechó el atentado de Bombay para lucir palmito y calcetines—, lo que le suele servir para, arrimando el ascua a su sardina, aprovechar los acontecimientos en beneficio propio y sacar partido de los errores de sus rivales.

 

Eso es lo que ha vuelto a suceder hoy, con la nevada que ha caído sobre Madrid: mientras Aguirre suspendía un viaje a Valencia, organizaba un gabinete de crisis y chupaba cámara para explicar, entre muchas otras cosas, que ha recogido a un ciudadano en la M-40 y lo ha trasladado hasta el aeropuerto de Barajas, la mayoría de los madrileños no ha tenido noticias procedentes de sus autoridades estatales, ya que en toda la mañana sólo se han repetido los comunicados oficiales de dos organismos públicos que, en realidad, no son Gobierno: la habitual recomendación de la Dirección General de Tráfico de no coger el coche y la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología acerca de que seguiría nevando...

 

Desde luego, ni el actual Gobierno socialista ni ningún otro puede tener responsabilidad si nieva; pero sí empieza a tener responsabilidad, como la tiene el Gobierno del PP en lo que atañe a las carreteras secundarias y el Ayuntamiento de Madrid en lo referente a las calles de la ciudad, en que se permita el acceso a las carreteras nacionales nevadas a los vehículos que no dispongan de cadenas, que son los que bloquean la circulación —al igual que AENA ha cerrado Barajas durante las horas que consideraba oportunas para mayor seguridad de los vuelos, los responsables de tráfico deben prohibir el acceso a las carreteras, u obligar a abandonarlas, a los vehículos que impidan que los demás circulen, porque no es normal que montes en tu vehículo para ir a trabajar y que, a mitad de camino, un tapón te impida no sólo continuar, sino regresar a tu casa, y que además enciendas la radio y, sólo entonces, oigas que no debes coger el coche—; pero, sobre todo, tiene la responsabilidad de dar la cara a tiempo, aunque sólo sea para que alguien tan oportunista como la señora Aguirre no pueda ponértela colorada.

 

En ese sentido, desconozco por qué la Delegación de Gobierno en Madrid que dirige Soledad Mestre no ha dado señales de vida y por qué las primeras versiones gubernamentales sobre lo sucedido ha tenido que darlas la propia vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, a quien la nevada le ha hecho llegar tarde al Consejo de Ministros y que no parecía estar contenta con lo que ocurría. Lo cierto es que al final el Gobierno se ha dado cuenta de la relevancia del asunto, como lo prueba la rueda de prensa vespertina de la ministra de Fomento, quien además de reconocer fallos en su ministerio y en el resto de administraciones, ha asegurado: “No estamos eludiendo nuestra responsabilidad”.

 

Estoy tan seguro de que el Gobierno no elude su responsabilidad como de que el PSOE ha perdido hoy unos cuantos miles de votos más —y ya son demasiados— en Madrid, región donde el escaso nivel de crítica hacia el PP permite sin consecuencias declaraciones tan alucinantes como las de Ana Botella: “Estamos en invierno, y nieva”. Porque si es probable que tanta responsabilidad en el caos que hoy ha vivido Madrid hayan tenido los distintos ministerios, la Comunidad y el Ayuntamiento, la tardanza en la reacción de las autoridades socialistas ha provocado que, a ojos de muchos madrileños, el culpable vuelva a ser el Gobierno de Zapatero.

 

Y es que, aunque sólo sea en las ganas que le pone, más de uno/a debería aprender de Esperanza Aguirre... 

 

POSDATA: La increíble fotografía que ilustra el post, tomada por un lector de la edición digital de El País llamado David González (foto 166), muestra a un grupo de conductores que intentaba romper la mediana para salir del atasco.

 

09/01/2009 20:00. Franesco #. Me sabe mal Hay 6 comentarios.

COMO SIEMPRE, RUBALCABA

20090110204245-rubal.jpg

Dentro del caos que provocó la nevada de ayer en Madrid y que tan bien supo aprovechar Esperanza Aguirre, volvió a destacar la brillante actuación del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien como es su costumbre volvió a estar a la altura de las circunstancias: por la mañana coordinó con la presidencia de la Comunidad las labores de los servicios de emergencias, durante el resto del día estuvo pendiente de que el operativo se desplegara correctamente, se preocupó por conocer los motivos que habían provocado el colapso en Madrid y sus zonas limítrofes y por la noche se desplazó a la sede de la Dirección General de Tráfico, desde donde reclamó a los ciudadanos prudencia y dio explicaciones sobre las erróneas previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología: Los partes de anoche no eran los de esta mañana a las 7.00 horas”.

 

Al ministro, que es de los que tienen claras sus obligaciones y además le gusta ejercerlas, le tocó lidiar con la falta de reacción o incompetencia de varios supuestos responsables, de esos que un día acceden a un cargo de libre designación y que paulatinamente van mejorando su currículum, a medida que van enlazando nuevas designaciones, pero que a la hora de la verdad, cuando la cosa se pone fea, lanzan balones fuera o, peor aún, hacen mutis por el foro.

 

En ese sentido, seguimos sin saber cómo trabajó ayer la Delegación de Gobierno que dirige Soledad Mestre —licenciada en Derecho, fue primero directora general de Relaciones con el Senado y de Relaciones con las Cortes en el Ministerio de la Presidencia, luego adjunta segunda al Defensor del Pueblo y vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) entre 1990 y 1995; en junio de 2003, recuperada como diputada del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid y portavoz de su Comisión de Justicia e Interior, cargo que dejó para dirigir la Delegación de Gobierno en 2006, donde sigue pese a que en alguna ocasión se informó de su posible relevo—. La actual máxima representante gubernamental en la Comunidad de Madrid es quien, cuando su antecesor, Constantino Méndez —actual secretario de Estado del ministerio de Defensa—, dimitió tras la primera sentencia condenatoria por el caso Bono contra tres policíasabsueltos tras la apelación—, dijo que su sentido ético es el que le ha hecho dimitir”...

 

Tampoco se tienen noticias acerca de la actuación del subdelegado del Gobierno en Madrid, Ricardo García García, recientemente nombrado por la anterior para el cargo mediante el “procedimiento de libre designación”. Profesor Titular de Derecho Eclesiástico del Estado en la Universidad Autónoma de Madrid desde junio de 2005, que también le preocupan los asuntos éticos lo demuestra su participación el pasado 6 de noviembre —cuando ya ocupaba la máxima representación gubernamental provincial— en la inauguración de un curso de posgrado impartido en la Universidad de Murcia: “Libertad de conciencia en el ámbito de la bioética”.

 

También ha callado —mientras su portavoz contradecía al ministro al afirmar que habían “clavado” sus pronósticos para Madrid— el presidente de la Agencia Estatal de Meteorología, Francisco Cadarso González. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, Cadarso fue Director General del extinto Instituto Nacional de Meteorología y, durante unos meses, director general de la Oficina de Cambio Climático en el Ministerio de Medio Ambiente; anteriormente, ya había sido Director de Planificación y Director de Medio Ambiente Urbano en la Agencia de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Subdirector General de Política del Medio Ambiente Atmosférico en el Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente; y, en la Subdirección General de Calidad Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, responsable de las relaciones con la Agencia Europea de Medio Ambiente y de la Red Europea de Información y Observación de Medio Ambiente.

 

También sorprende la actuación de Pilar Gallego, actual directora general  de Protección Civil, quien en una entrevista concedida ayer a la cadena SER, tras la nevada, afirmó: “La verdad es que, metereológicamente, en Madrid no había un aviso muy claro”. Sin duda no debía ser muy claro, no, porque el organismo que dirige emitió el jueves 8 de enero una nota de prensa que no contemplaba ninguna información relevante sobre Madrid para el día siguiente, viernes 9 de enero; pese a lo cual, dicho viernes 9 de enero, después de que la nevada hubiera colapsado Madrid y alrededores, hizo pública otra nota de prensa en la que ya sí incluía a Madrid entre las cinco comunidades autónomas con riesgo de nieve...

 

Gallego, licenciada en Derecho por la Universidad de León —donde trabó amistad con el presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, y con quien durante un tiempo fue su marido, el actual portavoz parlamentario socialista, José Antonio Alonso—, es la concejal que hace unos meses pasó a dirigir Protección Civil tras dejar el Ayuntamiento de Madrid —pese a no estar afiliada al PSOE, o quizás por ello, fue la número 2 en la derrotada lista que lideraba Miguel Sebastián—. Miembro del Cuerpo Superior Técnico de la Administración de la Seguridad Social, se la presupone experiencia, ya que fue subdelegada de Gobierno en Madrid y, anteriormente, trabajó en la vicesecretaría General Técnica del Ministerio de Trabajo y en el área de Recursos Humanos del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

 

En definitiva, que pese al aparentemente brillante currículum de muchos de los que tenían que dar el callo —y no lo dieron; y si lo dieron, fue para mal—, tuvo que volver a ser el propio ministro del Interior el que, como siempre, le sacara las castañas del fuego al presidente ante los madrileños.

 

Por eso repito: ¿Para cuándo la vicepresidencia?

ESTILO OBAMA

20090111145851-obama-tv.jpg

El diario El País reproduce hoy una entrevista del New York Times con Barack Obama en la que el presidente electo, además de anticipar algunas de sus intenciones en materia económica, ofrece una muestra de su personalidad, tanto en lo referente a su forma de entender la política como en la importancia que le concede al uso de las nuevas tecnologías.

 

Sobre este último punto,  Obama mantiene la decisión de seguir utilizando su BlackBerry, lo que ya está dando dar lugar a cierta polémica, porque la Ley de Documentos Presidenciales estadounidense, en vigor desde 1978, establece que todas las comunicaciones del presidente y el vicepresidente sean propiedad del Estado, incluyendo las particulares, de modo que queden a disposición de los ciudadanos al cabo de unos años. Así, quienes ejercen dichos cargos no pueden usar cuentas de correo personales, si lo hacían —sorprendentemente, ni Bill Clinton ni George Bush utilizaron correo electrónico propio en sus cuatro legislaturas en Washington y ni siquiera contaban con PC en el Despacho Oval—. Además, los servicios secretos parecen temer que los correos electrónicos o mensajes SMS del presidente puedan ser interceptados, aunque dicho supuesto temor parece una excusa para que el presidente no pueda comunicarse con quien lo desee sin pasar antes por el filtro de sus colaboradores. Porque, por supuesto, cualquier mensaje a través de su BlackBerry podrá ser controlado de forma oficial.

 

En cuanto a su estilo ejecutivo, la siguiente frase parece apuntar que ejercerá el cargo de forma diferente a lo que estamos habituados a ver:

 

“No creo que el Partido Demócrata tenga el monopolio de las buenas ideas. Creo que los republicanos tienen mucho que ofrecer. Y lo que voy a hacer es escuchar y aprender de mis colegas republicanos. Y siempre que logren convencerme de que es algo que va a beneficiar a los estadounidenses. Que no se les haya ocurrido a los demócratas y sean los republicanos los que lo estén promoviendo, no es una buena razón para no hacerlo”.

 

Aconsejo leer la entrevista completa o, mejor aún, visionar la misma.

11/01/2009 14:58. Franesco #. Cosas que interesan No hay comentarios. Comentar.

IBERIA ES CULPABLE

20090112222149-fernando-conte.jpg

La situación que desde hace semanas vienen padeciendo los usuarios del aeropuerto de Barajas y, con ella, el conjunto del turismo español —el único sector económico que resiste tras la debacle de la construcción y la industria del automóvil— tiene un culpable, que no es el ministerio de Fomento: la dirección de IBERIA, con su presidente Fernando Conte a la cabeza, que está afrontando con dejadez la supuesta —¿verdadera o falsa?—huelga de celo de sus pilotos.

 

Al respecto, todo indica que los directivos no han querido solucionar lo que comenzó como un conflicto laboral porque esperaban que el malestar ciudadano se volviera en contra de un SEPLA que se vería obligado a abandonar sus reivindicaciones. Pero la entrada en escena de la ministra de Fomento, quizás obligada por la concatenación de escándalos —retrasos, cierre del aeropuerto tras la nevada, motines a bordo, etc.—, y sobre todo del parlamento, estropeará la estrategia de la compañía aérea. Mejor dicho, de sus directivos, que habrán disfrutado de sus vacaciones navideñas mientras los viajeros perdían parte de las suyas en las eternas esperas en Barajas y otros aeropuertos. Confío por tanto en que Fomento disponga de las herramientas necesarias para, además de contribuir a solucionar el problema, hacer pagar a los responsables de tamaño despropósito.

 

Esa estrategia no es nueva, porque se practica desde hace demasiado tiempo. Consiste es que la ciudadanía se ponga en contra de los trabajadores que ejercen su derecho a la huelga, eternizando la resolución de los conflictos, de modo que se provoquen perjuicios a quienes no tienen nada que ver con la lucha laboral. Sucede cada vez que los mal pagados trabajadores de limpieza piden mayor salario y las calles se llenan de basura, o cuando los conductores de autobús u otros transportes colectivos llevan a cabo sus paros. Como ello causa problemas a quienes, sin posibilidad de hacer huelgas similares —trabajadores con contratos precarios, oficinistas de empresas sin representación sindical, autónomos, etc.—, sufren la falta de servicios, al final los sindicatos se ven obligados a no llegar hasta el final, con lo que la patronal se sale con la suya.

 

Debo precisar que no soy partidario de la permanente reivindicación por parte de los pilotos, porque asumo que se trata de un colectivo elitista que, salvo excepciones, se ha formado de forma gratuita gracias a todos los ciudadanos a través del ministerio de Defensa. Pero eso no significa que no tenga claro que los pilotos están en su derecho de intentar conquistar como consideren oportuno, incluyendo la huelga, sus reclamaciones laborales. Y el hecho de que quienes no pilotemos aviones pensemos que quienes sí lo hacen están suficientemente pagados no debe alterar nuestra opinión al respecto. ¿Qué son unos privilegiados? Mejor para ellos...

 

La verdadera cuestión es que si se han declarado —o no— en huelga de celo y sólo están trabajando “a reglamento”, lo cual está generando un perjuicio a los usuarios, quedará demostrado que IBERIA ha venido sacando adelante sus operaciones gracias a que los pilotos trabajaban más de lo establecido. Porque si un usuario se enfada porque la tripulación, tras bajarse de un avión y antes de montarse en otro, decide marcharse a un hotel a descansar tres horas y resulta que el convenio dicta que, en efecto, puede —¿debe?— descansar tres horas, será porque IBERIA nos ha acostumbrado a viajar en aviones cuya tripulación no descansa lo reglamentario. Vamos, como si los conductores de autobuses recorren un trayecto de 6 horas y, sin descansar, vuelven a montarse en su vehículo, de vuelta al punto de partida, transportando viajeros. ¿Sería eso tolerable?

 

Así las cosas, cabe preguntarse si el día en que IBERIA pague más a sus pilotos, ellos van a volver a trabajar a destajo, sin respetar unos horarios que se suponen establecidos para mayor seguridad de los viajeros ¿Podremos estar, en ese caso, seguros de que los vuelos operan como es debido?

 

Y aún hay algo de mayor interés: ¿Por qué la compañía no ha tratado de solucionar este conflicto laboral en medio de unas supuestas negociaciones de venta? ¿Acaso para que los posibles interesados no compren, lo cual implicaría que los actuales directivos sigan en sus puestos? O, muy al contrario, ¿para que los hipotéticos compradores tengan argumentos para presentar ofertas más baratas y puedan comprar una empresa tan golosa a menor precio, lo cual en el futuro podría ser recompensado?

 

Decía Garganta Profunda aquello de "sigue la pista del dinero"...

MINISTRO PROBLEMA

20090113194007-bermejo-jaraysedal.jpg

La primera obligación de un ministro, previa a la de ejercer con dedicación su cargo, es no causarle problemas al presidente que lo ha nombrado. Porque el presidente trabaja por delegación, al no poder dedicarse a la vez a todas las materias, y escoge a los miembros de su Gobierno para que sean una prolongación de sí mismo.

 

No parece ser ese el caso del todavía ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, que más parece estar dedicándose a resolver viejas rencillas que a acometer la tarea que le ha encomendado el presidente del Gobierno que le nombró. Porque nadie puede creer que a José Luis Rodríguez Zapatero le satisfaga la posibilidad de que durante su presidencia se verifique la primera huelga de jueces de nuestra historia.

 

Sabido es que no todo el mundo vale para todo. Y Fernández Bermejo que desarrolló una carrera como fiscal que nadie critica, excepto los elementos derechistas con quienes está enemistado —muchos de ellos de la judicatura—, no ha logrado lo mismo en el ámbito político.

 

No en vano, es el diputado socialista con peores resultados de entre quienes encabezaron alguna lista electoral en las elecciones generales del pasado mes de marzo: un 32,85% de los votos en Murcia que llevó al Partido Popular a superar el 61%, con un balance final de 3 diputados para el PSOE y 7 para el PP. Una debacle que si se siente integrante de un proyecto colectivo —lo cual no sé si es el caso—, debiera haberle hecho recapacitar. Sin embargo, en vez de preguntarse por qué la gente no le apoya, demuestra ser de los que, con tal de no dar su brazo a torcer, es capaz de poner en riesgo una empresa de muchos.

 

Porque de un ministro se espera lo contrario a lo que ha demostrado esta mañana en la entrevista con Carlos Francino en la Cadena SER, del que rescato esta significativa parte:

 

FRANCINO: ¿Sabe usted que con esta entrevista, muchos amigos entre las asociaciones judiciales no va a hacer?

 

BERMEJO: Yo no tengo un compromiso con ningún amigo, tengo un compromiso con los ciudadanos que me han votado, tengo un compromiso con las ideas del partido que sostiene al Gobierno y esas ideas no van por mimar a colectivos, sino por cuidar de la ciudadanía, de la justicia, de... En definitiva, el sustrato que hace que un país funcione. Ese es mi compromiso, y si ese compromiso me tiene que llevar fuera del Gobierno, el presidente es una persona con mucho criterio y él sabrá lo que tiene que hacer, pero yo no voy a renunciar al compromiso que tengo con los ciudadanos...

 

FRANCINO: ¿Cómo hay que atender a eso último que acaba de decir? A si esto me lleva fuera del Gobierno...

 

BERMEJO: Vamos a ver... El presidente del Gobierno...

 

FRANCINO: Es que me ha sobresaltado...

 

BERMEJO: No, es que me ha dicho usted: “No va a hacer muchos amigos”... Claro, ya se está pidiendo mi dimisión por veinte sitios y espero que se pida todavía un poco más, porque estamos en ese escenario. Lo que puedo decirle es que yo cumpliré hasta el último minuto el compromiso que tengo con mis ciudadanos. Y ese compromiso es el del partido que sostiene el Gobierno, y ese compromiso tiene unos perfiles tan claros que no hace falta que yo se los explique aquí ahora...

 

Para cualquiera que interprete la política —el periodista de la SER se ha quedado tan patidifuso como quienes escuchábamos la entrevista—, las frases que resalto son una andanada directa contra el presidente del Gobierno, sobre todo aquella en la que dice que “él sabrá lo que tiene que hacer, pero yo no voy a renunciar al compromiso que tengo con los ciudadanos”, porque da a entender que si a él le destituyen o se soluciona el problema con los jueces será porque el presidente, y no él, ha renunciado a sus compromisos.

 

Así las cosas, es probable que el ministro esté satisfecho con su actuación y hasta que le divierta convertirse en el azote de los jueces, pero al PSOE —por mucho que él diga que comparte las ideas del “partido que sostiene al Gobierno”— le hace un flaco favor, ya que los árboles de las históricas disputas entre fiscales y jueces no le están dejando a Fernández Bermejo ver el bosque de la necesidad de que la justicia no sea un elemento de crítica para el Gobierno, y mucho menos ahora: cuando el 1 de marzo dos federaciones regionales socialistas se juegan tanto en las elecciones de sus dos Comunidades Autónomas —Galicia y País Vasco— nadie con dos dedos de frente y algo de disciplina, que entienda lo que representa un partido político, puede dedicarse a echar este tipo de órdagos.

 

A Mariano Fernández Bermejo, desconozco el motivo, se le han aguantando demasiadas: desde su inacción en lo que atañe al Tamayazo desde que es ministro, lo cual contrasta con su activismo de 2003 —¿entonces sólo hacía méritos?—, pasando por el arreglo del piso oficial del ministerio —justo antes de las elecciones— hasta su presencia en monterías de fuste, por no hablar de su posterior reportaje fotográfico —los hay contumaces— ataviado como cazador en la revista Jara y Sedal.

 

Con todo lo anterior se ha tragado y, quizás, se tragará... Pero si quiere jugar a justiciero, que lo haga cuando ya no esté en el Gobierno.

13/01/2009 19:40. Franesco #. Me sabe mal Hay 8 comentarios.

UN TAL NANÍN

20090116174213-nanin.jpg

Quien hasta hoy era presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, ha dimitido tras conocerse que bajo su responsabilidad se manipuló la última asamblea de compromisarios del club madridista, en la que, además de estar presentes los Ultra Sur, votaron varias personas que ni eran socios del denominado mejor club del siglo XX, que de seguir como hasta ahora no lo será del XXI...

 

Dicha dimisión viene propiciada por la confianza que Ramón Calderón depositó en un tal Nanín (Mariano Rodríguez de Barutell), joven de 25 años que hace dos, cuando apenas tenía 23 y gracias al presidente de Legálitas, Alfonso Carrascosa, trabajó de forma eficiente en la campaña electoral presidencial, aportando a su candidatura votos y contactos derivados de su trabajo como relaciones públicas de Pachá y de su condición de ex propietario de Dorsia, un restaurante de moda ubicado en La Moraleja con el que ganó su primer dinero, tras vendérselo a un empresario de la construcción.

 

Hasta ahí llegaba el currículum del muchacho, quien en 2006 actuó como fontanero de una operación que algunos tildaron de fraude electoral y que concluyó en los juzgados.

 

Y es que Rodríguez de Barutell fue el encargado de buena parte de la labor de captación de votos por correo —luego anulados, también gracias a que el propio Nanín testificó, por lo visto falsamente, ante la jueza encargada del asunto—, como supervisor de un equipo comercial dedicado a captar simpatizantes. Calderón le concedió tanta importancia que en su discurso como presidente electo agradeció su labor: “¡Quiero nombrar a dos fenómenos sin los que nada de esto habría sido posible! ¡Nacho y Nanín!”.

 

Quizás por ello, al joven lo nombraron adjunto a la dirección del Área Social del Real Madrid y vio aumentar su poder en lo que atañe a la gestión de los Palcos VIPS, un negociazo dado el interés de muchas empresas por contar con localidades en el Santiago Bernabéu con las que obsequiar a clientes y directivos. Un pretendido poder que acabó ayer, cuando salió del club por la puerta de atrás, debido a que él y su superior fueron quienes introdujeron a los no socios en la famosa asamblea de compromisarios. De hecho, casi todos los colados eran amigos del chaval...

 

Tras los hechos, tocan los comentarios:

 

De lo sucedido, lo más chocante es que al presidente del Real Madrid le cueste el puesto la actuación de un chico de 25 años, típico pijete vivales, bajito y muy guapete, con aspecto de chulito de piscina, seguramente simpático y con don de gentes, que se ha buscado la vida organizando fiestas en discotecas de moda y que en su indumentaria y comportamiento —desde lo de su peinado a lo Christian Bale hasta lo de llamar Dorsia a su primer restaurante— demuestra tener fijación por el Patrick Bateman de American Psycho. Es decir, un don nadie al que la estupidez de quien quería ser presidente del club más laureado de Europa le concedió unos momentos de gloria y a quien, sin duda, a partir de ahora muchos dejarán tirado.

 

Por no hablar de que alguien que pretende pasar por persona responsable se presente a sí mismo como Nanín, y que hombres hechos y derechos que luego presumen de ser algo en la sociedad le sigan el juego... Vamos, como sucede con los Pocholo, Moncho, Keko, Fefa o Cuca... ¡Para mondarse!

 

Pensando en todo ello, he recordado varios posts de algunos blogs que sigo, que hablaban en torno a la estupidez empresarial y la pretendida generación 2.0. ¡Increíble!

16/01/2009 17:42. Franesco #. Cosas que pasan Hay 9 comentarios.

CON RETRANCA

20090120111556-soraya.jpg

Ha sido noticia el posado de Soraya Sáenz de Santamaría que acompañaba a una entrevista concedida al dominical del diario El Mundo, en la que la portavoz parlamentaria del Partido Popular afirmaba, entre otras cosas, que su marido “tiene una retranca bárbara”.

 

No han faltado quienes desde la derecha han atacado a la diputada, quienes desde la izquierda han aprovechado para denunciar anteriores críticas del PP sobre asuntos presuntamente similares —posado de las ministras socialistas para Vogue, vestimenta de Carmen Chacón durante la última Pascua Militar, etc.—  que no lo son y, sobre todo, quienes hablaban acerca de si Soraya salía o no favorecida…

 

Como entiendo que cualquiera es libre de aparecer en los medios de comunicación como estime oportuno, siempre que del mismo modo acepte la crítica—que para eso se trae a la plaza pública lo que hasta entonces era privado—, valoraré la foto y la trascendencia de la misma:

 

En primer lugar, no me parece que Soraya acabe de estar atractiva en la foto. De hecho, la estética general resulta un tanto cutre. Un quiero y no puedo, por el piececito apuntando en pretendida postura sensual, el pelo revuelto y, sobre todo, la artificial mirada de tigresa. Si le unimos que el vestido de noche no acaba de serlo porque el escote tapa lo que debiera insinuar, mientras sí muestra los hombros —el problema son los tirantes; quizás hubiera sido mejor lucir un “palabra de honor”—, la imagen es algo vulgar. En todo caso, la diputada no está fea, aunque creo que si la foto —y me refiero a la obra creativa, no a la fotografiada— ha llamado tanto la atención es, antes que por otra cosa, por el lucido blanco y negro.

 

Dicho lo cual, vamos a lo que interesa, que es la trascendencia política y lo que la fotografía tiene de carga psicológica. Porque este posado parece indicar que la intención de esta mujer —igual sucedería caso de ser hombre, que los misterios de la psique no tienen sexo— era pasar por guapa, lo cual ha supuesto anteponer sus querencias particulares al comportamiento que se acostumbra mantener en política.

 

Porque la actitud de la portavoz popular me ha hecho recordar “Pobre Cristina”, aquella magnífica canción de Sabina en la que hablaba de la millonaria heredera Onassis, “tan pobre que no tenía más que dinero”, quien para evitar que fotografiaran su oronda figura “aunque se derrita empapadita de sudor no se quita el albornoz”… Aquel tema cuyo estribillo, con retranca, aseguraba: Cris..., Cris..., Cristina, suspira y fantasea con que la piropea un albañil”

 

La cuestión es que, encerrona de Pedro Jota al margen, Soraya Sáenz de Santamaría ha trasladado a la opinión pública que necesita autoafirmarse y que, pese a ocupar un puesto de representación institucional al que muchos querrían acceder —sobre lo fácil que se lo ha puesto a algunos también podríamos hablar largamente—, lo que en realidad le emociona es que los demás admiren su palmito.

 

Es algo parecido al trauma que sin duda arrastra el presidente francés, Nicolás Sarkozy, a quien desde su niñez debió ilusionarle, dada su escasa estatura, poder disfrutar de una relación sentimental con una mujer esbelta, caso de Carla Bruni…

 

Por no hablar de José María Aznar, el chico de derechas cuya familia quizás no tuviera tanto poder adquisitivo como otros compañeros de pupitre y a quien le salió de dentro casar a la niña a lo grande”. Un tipo cuya máxima emoción parece ser presumir de su revés liftado en la cancha de paddle, de en cuántos minutos recorre el kilómetro en una media maratón o del estado de sus abdominales…

 

Desde luego, la cosa tiene guasa. O, como diría la portavoz popular, retranca…

20/01/2009 11:15. Franesco #. Cosas que pasan Hay 4 comentarios.

(IN)DISCIPLINA Y CAJAMADRID

20090120220610-romero-perez.jpg

Las últimas votaciones en el seno de Cajamadrid, en las que dos consejeros propuestos en su momento por el Partido Socialista de Madrid se han alineado en contra de la supuesta intención de voto de los actuales dirigentes socialistas madrileños, van a seguir siendo noticia, ya que el partido en su ámbito federal ha pedido explicaciones a los dos militantes, Antonio Romero y Francisco Pérez, a fin de conocer el sentido de sus votos y los porqués de los mismos.

 

Al respecto, Tomás Gómez, ha reclamado de forma oficial, ante el Comité Regional madrileño, una respuesta contundente y el diario Público habla de posible expulsión, aunque el secretario general madrileño reconoce que no existe mandato de voto, porque no puede existir, y ello limita la capacidad de respuesta —expulsar a dos militantes por algo que no es contrario a las normas internas y además es su obligación legal supondría un riesgo para el dirigente que adoptase tal decisión, porque se le podrían exigir después responsabilidades, incluso penales—.

 

En todo caso, el mero hecho de que esos dos militantes hayan votado como lo han hecho merece una explicación. Pero no sólo por su parte...

 

Porque no hablamos de dos militantes cualquiera: tanto Antonio Romero como Francisco Pérez han sido —y muy recientemente— secretarios de Organización del PSM. Es decir, fueron los máximos responsables del “aparato” del partido en Madrid, el primero con Rafael Simancas como secretario general durante su primer mandato (2000-2004), tras el cual ocupó la vicesecretaria general, y el segundo, durante poco más de un año (2007-2008), ya con Tomás Gómez.

 

Por ello, se me ocurren algunas preguntas:

 

¿Cómo se puede entender que quienes saben lo que supone la disciplina de partido hagan caso omiso a las recomendaciones —no órdenes— de quienes ahora rigen la organización?

 

¿Acaso los dos compañeros citados nunca supieron lo que era la disciplina de partido y a pesar de ello se les nombró para establecerla y representarla?

 

¿Quienes propusieron en los Congresos los nombres de dichos compañeros para ser secretarios de Organización, es decir, el anterior secretario general y el actual, nunca sospecharon que se podía esperar algo parecido de unos militantes a quienes encargaban que nos mandasen a los demás?

 

¿Tanto han cambiado Romero y Pérez, o es que ya eran así?

 

¿Hubiese sido necesario que los representantes socialistas en Cajamadrid hubieran pasado por Ferraz antes de las votaciones? ¿Lo hicieron?

 

¿Han existido reuniones en Miguel Fleta en las que se haya informado sobre las intenciones del PSM en torno a Cajamadrid y a pesar de ello los dos compañeros han hecho lo que les ha venido en gana?

 

¿No han existido esas reuniones, porque no se consideraba necesario o porque los dirigentes anteriores y actuales apenas se hablan —con lo que de irresponsabilidad supondría por parte de unos y otros—, y ahora alguno se lleva las manos a la cabeza?

 

Quienes sólo somos militantes de base y aceptamos lo que se nos dice, incluso cuando no nos gusta —que suele ser las más de las veces, sobre todo en Madrid—, podemos reclamar de quienes tienen y han tenido responsabilidades que den ejemplo y se comporten del mismo modo que se nos exige a nosotros: con disciplina.

20/01/2009 22:06. Franesco #. Me sabe mal Hay 5 comentarios.

PALABRA DE OBAMA

20090121084122-barack-presidente.jpg

Barack Obama, ya al frente de los Estados Unidos, se presentó ayer al mundo con su primer discurso presidencial. El siguiente:

 

Queridos conciudadanos:

 

Me presento aquí hoy humildemente consciente de la tarea que nos aguarda, agradecido por la confianza que habéis depositado en mí, conocedor de los sacrificios que hicieron nuestros antepasados. Doy gracias al presidente Bush por su servicio a nuestra nación y por la generosidad y la cooperación que ha demostrado en esta transición.

 

Son ya 44 los estadounidenses que han prestado juramento como presidentes. Lo han hecho durante mareas de prosperidad y en aguas pacíficas y tranquilas. Sin embargo, en ocasiones, este juramento se ha prestado en medio de nubes y tormentas. En esos momentos, Estados Unidos ha seguido adelante, no sólo gracias a la pericia o la visión de quienes ocupaban el cargo, sino porque Nosotros, el Pueblo, hemos permanecido fieles a los ideales de nuestros antepasados y a nuestros documentos fundacionales. Así ha sido. Y así debe ser con esta generación de estadounidenses.

 

Es bien sabido que estamos en medio de una crisis. Nuestro país está en guerra contra una red de violencia y odio de gran alcance. Nuestra economía se ha debilitado enormemente, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por nuestra incapacidad colectiva de tomar decisiones difíciles y preparar a la nación para una nueva era. Se han perdido casas; se han eliminado empleos; se han cerrado empresas. Nuestra sanidad es muy cara; nuestras escuelas tienen demasiados fallos; y cada día trae nuevas pruebas de que nuestros usos de la energía fortalecen a nuestros adversarios y ponen en peligro el planeta.

 

Estos son indicadores de una crisis, sujetos a datos y estadísticas. Menos fácil de medir pero no menos profunda es la destrucción de la confianza en todo nuestro territorio, un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y la próxima generación tiene que rebajar sus miras. Hoy os digo que los problemas que nos aguardan son reales. Son graves y son numerosos. No será fácil resolverlos, ni podrá hacerse en poco tiempo. Pero debes tener clara una cosa, América: los resolveremos.

 

Hoy estamos reunidos aquí porque hemos escogido la esperanza por encima del miedo, el propósito común por encima del conflicto y la discordia. Hoy venimos a proclamar el fin de las disputas mezquinas y las falsas promesas, las recriminaciones y los dogmas gastados que durante tanto tiempo han sofocado nuestra política.

 

Seguimos siendo una nación joven, pero, como dicen las Escrituras, ha llegado la hora de dejar a un lado las cosas infantiles. Ha llegado la hora de reafirmar nuestro espíritu de resistencia; de escoger lo mejor que tiene nuestra historia; de llevar adelante ese precioso don, esa noble idea, transmitida de generación en generación: la promesa hecha por Dios de que todos somos iguales, todos somos libres, y todos merecemos una oportunidad de buscar toda la felicidad que nos sea posible.

 

Al reafirmar la grandeza de nuestra nación, sabemos que esa grandeza no es nunca un regalo. Hay que ganársela. Nuestro viaje nunca ha estado hecho de atajos ni se ha conformado con lo más fácil. No ha sido nunca un camino para los pusilánimes, para los que prefieren el ocio al trabajo, o no buscan más que los placeres de la riqueza y la fama. Han sido siempre los audaces, los más activos, los constructores de cosas -algunos reconocidos, pero, en su mayoría, hombres y mujeres cuyos esfuerzos permanecen en la oscuridad- los que nos han impulsado en el largo y arduo sendero hacia la prosperidad y la libertad.

 

Por nosotros empaquetaron sus escasas posesiones terrenales y cruzaron océanos en busca de una nueva vida. Por nosotros trabajaron en condiciones infrahumanas y colonizaron el Oeste; soportaron el látigo y labraron la dura tierra. Por nosotros combatieron y murieron en lugares como Concord y Gettysburg, Normandía y Khe Sahn. Una y otra vez, esos hombres y mujeres lucharon y se sacrificaron y trabajaron hasta tener las manos en carne viva, para que nosotros pudiéramos tener una vida mejor. Vieron que Estados Unidos era más grande que la suma de nuestras ambiciones individuales; más grande que todas las diferencias de origen, de riqueza, de partido.

 

Ése es el viaje que hoy continuamos. Seguimos siendo el país más próspero y poderoso de la Tierra. Nuestros trabajadores no son menos productivos que cuando comenzó esta crisis. Nuestras mentes no son menos imaginativas, nuestros bienes y servicios no son menos necesarios que la semana pasada, el mes pasado ni el año pasado. Nuestra capacidad no ha disminuido. Pero el periodo del inmovilismo, de proteger estrechos intereses y aplazar decisiones desagradables ha terminado; a partir de hoy, debemos levantarnos, sacudirnos el polvo y empezar a trabajar para reconstruir Estados Unidos.

 

Porque, miremos donde miremos, hay trabajo que hacer. El estado de la economía exige actuar con audacia y rapidez, y vamos a actuar; no sólo para crear nuevos puestos de trabajo, sino para sentar nuevas bases de crecimiento. Construiremos las carreteras y los puentes, las redes eléctricas y las líneas digitales que nutren nuestro comercio y nos unen a todos. Volveremos a situar la ciencia en el lugar que le corresponde y utilizaremos las maravillas de la tecnología para elevar la calidad de la atención sanitaria y rebajar sus costes. Aprovecharemos el sol, los vientos y la tierra para hacer funcionar nuestros coches y nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas y nuestras universidades para que respondan a las necesidades de una nueva era. Podemos hacer todo eso. Y todo lo vamos a hacer.

 

Ya sé que hay quienes ponen en duda la dimensión de mis ambiciones, quienes sugieren que nuestro sistema no puede soportar demasiados grandes planes. Tienen mala memoria. Porque se han olvidado de lo que ya ha hecho este país; de lo que los hombres y mujeres libres pueden lograr cuando la imaginación se une a un propósito común y la necesidad al valor.

 

Lo que no entienden los escépticos es que el terreno que pisan ha cambiado, que las manidas discusiones políticas que nos han consumido durante tanto tiempo ya no sirven. La pregunta que nos hacemos hoy no es si nuestro gobierno interviene demasiado o demasiado poco, sino si sirve de algo: si ayuda a las familias a encontrar trabajo con un sueldo decente, una sanidad que puedan pagar, una jubilación digna. En los programas en los que la respuesta sea sí, seguiremos adelante. En los que la respuesta sea no, los programas se cancelarán. Y los que manejemos el dinero público tendremos que responder de ello -gastar con prudencia, cambiar malos hábitos y hacer nuestro trabajo a la luz del día-, porque sólo entonces podremos restablecer la crucial confianza entre el pueblo y su gobierno.

 

Tampoco nos planteamos si el mercado es una fuerza positiva o negativa. Su capacidad de generar riqueza y extender la libertad no tiene igual, pero esta crisis nos ha recordado que, sin un ojo atento, el mercado puede descontrolarse, y que un país no puede prosperar durante mucho tiempo cuando sólo favorece a los que ya son prósperos. El éxito de nuestra economía ha dependido siempre, no sólo del tamaño de nuestro producto interior bruto, sino del alcance de nuestra prosperidad; de nuestra capacidad de ofrecer oportunidades a todas las personas, no por caridad, sino porque es la vía más firme hacia nuestro bien común.

 

En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falso que haya que elegir entre nuestra seguridad y nuestros ideales. Nuestros Padres Fundadores, enfrentados a peligros que apenas podemos imaginar, elaboraron una carta que garantizase el imperio de la ley y los derechos humanos, una carta que se ha perfeccionado con la sangre de generaciones. Esos ideales siguen iluminando el mundo, y no vamos a renunciar a ellos por conveniencia. Por eso, a todos los demás pueblos y gobiernos que hoy nos contemplan, desde las mayores capitales hasta la pequeña aldea en la que nació mi padre, os digo: sabed que Estados Unidos es amigo de todas las naciones y todos los hombres, mujeres y niños que buscan paz y dignidad, y que estamos dispuestos a asumir de nuevo el liderazgo.

 

Recordemos que generaciones anteriores se enfrentaron al fascismo y el comunismo no sólo con misiles y carros de combate, sino con alianzas sólidas y convicciones duraderas. Comprendieron que nuestro poder no puede protegernos por sí solo, ni nos da derecho a hacer lo que queramos. Al contrario, sabían que nuestro poder crece mediante su uso prudente; nuestra seguridad nace de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo y la moderación que deriva de la humildad y la contención.

 

Somos los guardianes de este legado. Guiados otra vez por estos principios, podemos hacer frente a esas nuevas amenazas que exigen un esfuerzo aún mayor, más cooperación y más comprensión entre naciones. Empezaremos a dejar Irak, de manera responsable, en manos de su pueblo, y a forjar una merecida paz en Afganistán. Trabajaremos sin descanso con viejos amigos y antiguos enemigos para disminuir la amenaza nuclear y hacer retroceder el espectro del calentamiento del planeta. No pediremos perdón por nuestra forma de vida ni flaquearemos en su defensa, y a quienes pretendan conseguir sus objetivos provocando el terror y asesinando a inocentes les decimos que nuestro espíritu es más fuerte y no podéis romperlo; no duraréis más que nosotros, y os derrotaremos.

 

Porque sabemos que nuestra herencia multicolor es una ventaja, no una debilidad. Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos e hindúes, y no creyentes. Somos lo que somos por la influencia de todas las lenguas y todas las culturas de todos los rincones de la Tierra; y porque probamos el amargo sabor de la guerra civil y la segregación, y salimos de aquel oscuro capítulo más fuertes y más unidos, no tenemos más remedio que creer que los viejos odios desaparecerán algún día; que las líneas tribales pronto se disolverán; y que Estados Unidos debe desempeñar su papel y ayudar a iniciar una nueva era de paz.

 

Al mundo musulmán: buscamos un nuevo camino hacia adelante, basado en intereses mutuos y mutuo respeto. A esos líderes de todo el mundo que pretenden sembrar el conflicto o culpar de los males de su sociedad a Occidente: sabed que vuestro pueblo os juzgará por lo que seáis capaces de construir, no por lo que destruyáis. A quienes se aferran al poder mediante la corrupción y el engaño y acallando a los que disienten, tened claro que la historia no está de vuestra parte; pero estamos dispuestos a tender la mano si vosotros abrís el puño.

 

A los habitantes de los países pobres: nos comprometemos a trabajar a vuestro lado para conseguir que vuestras granjas florezcan y que fluyan aguas potables; para dar de comer a los cuerpos desnutridos y saciar las mentes sedientas. Y a esas naciones que, como la nuestra, disfrutan de una relativa riqueza, les decimos que no podemos seguir mostrando indiferencia ante el sufrimiento que existe más allá de nuestras fronteras, ni podemos consumir los recursos mundiales sin tener en cuenta las consecuencias. Porque el mundo ha cambiado, y nosotros debemos cambiar con él.

 

Mientras reflexionamos sobre el camino que nos espera, recordamos con humilde gratitud a esos valerosos estadounidenses que en este mismo instante patrullan desiertos lejanos y montañas remotas. Tienen cosas que decirnos, del mismo modo que los héroes caídos que yacen en Arlington nos susurran a través del tiempo. Les rendimos homenaje no sólo porque son guardianes de nuestra libertad, sino porque encarnan el espíritu de servicio, la voluntad de encontrar sentido en algo más grande que ellos mismos. Y sin embargo, en este momento -un momento que definirá a una generación-, ese espíritu es precisamente el que debe llenarnos a todos.

 

Porque, con todo lo que el gobierno puede y debe hacer, a la hora de la verdad, la fe y el empeño del pueblo norteamericano son el fundamento supremo sobre el que se apoya esta nación. La bondad de dar cobijo a un extraño cuando se rompen los diques, la generosidad de los trabajadores que prefieren reducir sus horas antes que ver cómo pierde su empleo un amigo: eso es lo que nos ayuda a sobrellevar los tiempos más difíciles. Es el valor del bombero que sube corriendo por una escalera llena de humo, pero también la voluntad de un padre de cuidar de su hijo; eso es lo que, al final, decide nuestro destino.

 

Nuestros retos pueden ser nuevos. Los instrumentos con los que los afrontamos pueden ser nuevos. Pero los valores de los que depende nuestro éxito -el esfuerzo y la honradez, el valor y el juego limpio, la tolerancia y la curiosidad, la lealtad y el patriotismo- son algo viejo. Son cosas reales. Han sido el callado motor de nuestro progreso a lo largo de la historia. Por eso, lo que se necesita es volver a estas verdades. Lo que se nos exige ahora es una nueva era de responsabilidad, un reconocimiento, por parte de cada estadounidense, de que tenemos obligaciones con nosotros mismos, nuestro país y el mundo; unas obligaciones que no aceptamos a regañadientes sino que asumimos de buen grado, con la firme convicción de que no existe nada tan satisfactorio para el espíritu, que defina tan bien nuestro carácter, como la entrega total a una tarea difícil.

 

Éste es el precio y la promesa de la ciudadanía.

 

Ésta es la fuente de nuestra confianza; la seguridad de que Dios nos pide que dejemos huella en un destino incierto.

 

Éste es el significado de nuestra libertad y nuestro credo, por lo que hombres, mujeres y niños de todas las razas y todas las creencias pueden unirse en celebración en este grandioso Mall y por lo que un hombre a cuyo padre, no hace ni 60 años, quizá no le habrían atendido en un restaurante local, puede estar ahora aquí, ante vosotros, y prestar el juramento más sagrado.

 

Marquemos, pues, este día con el recuerdo de quiénes somos y cuánto camino hemos recorrido. En el año del nacimiento de Estados Unidos, en el mes más frío, un pequeño grupo de patriotas se encontraba apiñado en torno a unas cuantas hogueras mortecinas a orillas de un río helado. La capital estaba abandonada. El enemigo avanzaba. La nieve estaba manchada de sangre. En un momento en el que el resultado de nuestra revolución era completamente incierto, el padre de nuestra nación ordenó que leyeran estas palabras: "Que se cuente al mundo futuro... que en el más profundo invierno, cuando no podía sobrevivir nada más que la esperanza y la virtud... la ciudad y el campo, alarmados ante el peligro común, se apresuraron a hacerle frente".

 

América. Ante nuestros peligros comunes, en este invierno de nuestras dificultades, recordemos estas palabras eternas. Con esperanza y virtud, afrontemos una vez más las corrientes heladas y soportemos las tormentas que puedan venir. Que los hijos de nuestros hijos puedan decir que, cuando se nos puso a prueba, nos negamos a permitir que se interrumpiera este viaje, no nos dimos la vuelta ni flaqueamos; y que, con la mirada puesta en el horizonte y la gracia de Dios con nosotros, seguimos llevando hacia adelante el gran don de la libertad y lo entregamos a salvo a las generaciones futuras.

 

Gracias, que Dios os bendiga, que Dios bendiga a América.

ENAJENACIÓN Y NEGLIGENCIA

20090122023741-aloperidol.jpg

La localidad almeriense de El Ejido vivió ayer un trágico suceso que quizás pueda malinterpretarse aunque, en realidad, sólo parece tener como culpables a unos trabajadores sanitarios concretos que hicieron una manifiesta e irresponsable dejación de funciones.

 

El caso comienza así: sobre las tres de la madrugada, el ciudadano malí de 25 años K. K. fue conducido por unos amigos hasta el Hospital de Poniente, debido a que se encontraba trastornado y presentaba un cuadro de enajenación que incluía múltiples alucinaciones. Quien lo atendió no concedió excesiva importancia a la enfermedad mental —transitoria o crónica— del joven, o debía tener mucha prisa, o simplemente se quitó el problema de encima... Sea como fuere, despachó al enfermo apenas dos horas después, en torno a las cinco de la mañana.

 

Qué cuadro clínico no estaría sufriendo el muchacho y qué floja debió ser la medicación que le suministraron —si es que le suministraron algo y no le extendieron una receta para que él mismo se dirigiese hacia la Farmacia de turno— que menos de cuatro horas después de haber recibido el alta médico sucedieron los siguientes acontecimientos: el malí se encontró en el denominado Camino de Pampanico con otros dos compatriotas, uno de los cuales conducía una bicicleta. Bicicleta que el joven K. K. reclamó para sí, quizás porque su mente le decía que, siendo suya, se la habían robado, o por cualquier otra explicación paranoica. Como no se la entregaron, cogió un palo y le asestó un golpe en la cabeza al otro muchacho, cuyas iniciales eran J. L. y que hasta entonces tenía 26 años... Allí murió, a causa de semejante impacto en su cabeza. Pero K. K. no se detuvo, porque lo suyo no era cuestión relacionada con la falta de trabajo, ni con su hipotética escasa integración en España... Tampoco en su caso servía la tópica —y casi siempre falsa— explicación acerca de los problemas que traen los inmigrantes, sino que todo era producto de su enfermedad... Así que continuó su camino y la emprendió a golpes con quienes, tras ver los hechos anteriores, le increpaban para que se detuviese. Como iba hecho una fiera, tuvo tiempo de arremeter contra varios vehículos y romper las lunas de al menos un camión y cinco coches... Pero siguió adelante, hasta llegar a una cooperativa agrícola, donde agredió a la encargada y al gerente, quien se salvó de una fractura craneal y acaso de la muerte, pero no de la fractura de uno de sus brazos, con el que se protegió la cabeza...

 

En resumen, que antes de que lo detuviese la Policía Nacional, K. K. mató a una persona e hirió a otras siete, las más de ellas de forma leve...

 

Y todo porque a nadie se le ocurrió, en el ejercicio de su responsabilidad, suministrarle al citado K. K. el suficiente neuroléptico, tipo Haloperidol o similares, que además de tranquilizarlo lo hubiese frenado, ingresarlo de urgencia y, acaso, derivarlo a un centro médico especializado para enfermos mentales, que sin duda es lo que era el tal K. K. en aquellos momentos.

 

Veremos en qué queda la investigación, si la hay, que puede haberla: no sólo porque ha habido un muerto, J. L., el citado compatriota malí de K. K. cuya familia apenas podrá hacer nada por esclarecer los hechos; sino porque alguno de los heridos querrá saber si él resultó herido por la negligencia del cuadro médico que dejó marchar de madrugada a una bomba andante en potencia.

 

P.D.: La imagen corresponde a la estructura química del Haloperidol

CASO GRANADOS: ¿ACTUARÁ EL FISCAL?

20090122095443-justicia.jpg

No soy es especialista en Derecho, pero da la impresión de que el espionaje presuntamente organizado por la Consejería de Interior de la Comunidad de Madrid ya debiera haber supuesto la apertura de una investigación desde las máximas instancias judiciales nacionales. Y es que los hipotéticos delitos cometidos por dicho grupo parapolicial no se han llevado a cabo sólo en Madrid, pues se ha informado de que al vicepresidente de la Comunidad le sometieron a seguimiento en Venezuela y Sudáfrica, entre otros muchos sitios.

 

Urge, por tanto, que no sean los jueces y fiscales de Madrid quienes conozcan del asunto y que el Fiscal General del Estado actúe cuanto antes.

 

Entre otras cosas, hay que evitar que puedan destruirse pruebas y no estaría de más que un juez autorizase escuchas y seguimientos —estos, sí, legales— a los implicados, desde los ex policías y ex guardias civiles que están trabajando para la Consejería de Interior de la CAM hasta el propio consejero Granados.

 

Creo que este asunto va a dar para varios y sucesivos post...

CASO GRANADOS: TODO EMPEZÓ CON TAMAYO

20090122230619-aguirre-granados-tamayo.jpg

No está de más recordar que el tal Francisco Granados, en la actualidad Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid y secretario general del Partido Popular de Madrid, sólo era un parlamentario autonómico más —el número 8 de la lista de su formación política—, además de alcalde de Valdemoro con sólo cuatro años de experiencia al frente de su municipio, hasta una fecha concreta: el 10 de junio de 2003, el día en que los hasta entonces socialistas Tamayo y Sáez se ausentaron antes de que diera inicio la votación para elegir al presidente de la cámara autonómica.

 

A partir de entonces comenzó una sorprendente escalada política que sólo Esperanza Aguirre podría explicar...

 

Primero, el 17 de junio de 2003, y pese a que hasta entonces sólo era vocal sin función ejecutiva en el Comité Ejecutivo Regional del PP de Madrid —designado libremente en septiembre de 2002 por el entonces Presidente, Pío García Escudero—, fue nombrado Secretario General del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid; al día siguiente, ya compareció como tal en el programa televisivo El Círculo a primera hora de Telemadrid; y apenas unos días después, el 22 de julio, era nombrado presidente de la Comisión de Investigación sobre el Tamayazo...

 

Tan contenta debió quedar la actual presidenta de Madrid con su actuación en dicha Comisión de Investigación que, repetidas a finales de octubre las elecciones autonómicas y conquistada la Comunidad para el PP, Esperanza Aguirre le nombró consejero de Transportes e Infraestructuras de su Gobierno, cargo que ocupó a partir del 22 de noviembre; al día siguiente, Granados abandonaba la alcaldía de su pueblo, localidad en la que años después algunos desalmados o ex socios enfadados quemaron su vehículo particular, el famoso Mini Cooper que en ese momento, según se aseguró en la prensa, constaba a nombre no de su esposa, como él aseguraba, sino de la constructora Grandes Locales de Negocios, que al parecer se lo había regalado, nadie ha sabido por qué...

 

Justo un año después, el 27 de noviembre de 2004, Aguirre volvió a confiar en él y, tras vencer con candidatura única en el XIII Congreso del PP de Madrid, le convirtió en su número dos al nombrarle secretario general de la organización madrileña, cargo en el que en la actualidad sigue; la cosa no quedó ahí, porque antes de un mes Aguirre remodeló su Gobierno, y su hombre confianza en el partido fue relevado en la Consejería de Transportes e Infraestructuras —por María Dolores de Cospedal— y pasó a ocupar la Consejería de Presidencia del Gobierno regional.

 

Ya en mayo de 2007, el PP volvió a ganar Madrid, en unas elecciones en las que Granados había ascendido hasta el número 3 de la lista, sólo por detrás de Esperanza Aguirre e Ignacio González —ahora presuntamente espiado—, presidenta y vicepresidente, respectivamente, de la Comunidad; pero ahí no quedó su ascenso, pues la reelegida presidenta le nombró, en su nuevo Gobierno, Consejero de Presidencia e Interior, sumando a sus atribuciones las competencias que ahora parecen estar en cuestión...

 

Por si no fuera suficiente, un año después, el 26 de junio de 2008, tras la enésima remodelación del Gobierno autonómico, Granados sumó Justicia a sus responsabilidades en Presidencia e Interior, en cumplimiento de la máxima de que no hay mejor investigador que aquel que debe juzgar lo que él mismo investiga; por supuesto, dos meses después, en el XIV Congreso del PP de Madrid, renovó su cargo como secretario general, en el que permanece.

 

¿Quién era Francisco José Granados Lerena en junio de 2003? ¿Quién es en enero de 2009? ¿A quién le debe su meteórica carrera política? Además de a Esperanza Aguirre, sin duda, a Eduardo Tamayo...

MENOS POLÍTICA Y MÁS JUSTICIA

20090124103622-madridgate.jpg

Seis días después de conocerse las primeras informaciones acerca del presunto caso de espionaje político organizado por el consejero de Interior de la Comunidad de Madrid —sin duda con conocimiento de la presidenta Aguirre, porque en otro caso ya lo habría destituido—, no se tienen noticias de que las máximas autoridades judiciales se hayan puesto en marcha y todo parece que quedará en manos del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, cuyo fiscal jefe citó como testigo al autor de las informaciones publicadas en El País, Francisco Mercado, y ha reclamado a la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior que remita “cuanta información tenga”, incluyendo si existe de relación entre Marcos Peña -ex policía nacional fichado en junio de 2008 como asesor de seguridad- y su consejería o algún otro órgano de la Comunidad de Madrid.

 

Debería evitarse que sean las autoridades judiciales madrileñas las que puedan hacerse cargo del caso, porque no puede esperarse de ellas más que se dediquen a dilatar las investigaciones para acabar cerrándolo “por falta de causa penal”...

 

En ese sentido, el fiscal jefe, Manuel Moix, salió rápidamente a la palestra para asegurar que él no veía indicios de delito. “Lo que se ha producido es un seguimiento a un personaje que es un personaje público, porque es el vicepresidente de la Comunidad de Madrid. Y eso, así, sin más, no es ningún tipo de delito”, anticipó cuando se destapó el escándalo. Otro que se apuntó a la teoría de la licitud es el fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Madrid, Eduardo Esteban: “Podrá ser correcto o no, pero no es delito”.

 

Qué decir acerca del juez al que le ha tocado por reparto la denuncia que a toda prisa presentó la Comunidad: José Sierra, el miembro de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM) que dirige la investigación contra clínicas abortistas a las que acusa de abandonar fetos en contenedores y quien, en una bochornosa decisión, reclamó el historial de las mujeres que interrumpieron sus embarazos. Este José Sierra, juez de Instrucción número 47 de Madrid, decidirá si admite o no la denuncia presentada por la Comunidad porque otro juez no quiso hacerlo, según cuenta ABC, que afirma que la denuncia llegó al Juzgado de Instrucción número 31, de guardia anteayer, cuyo titular remitió el escrito al Decanato, al no querer asumir la causa. Dicho Juzgado de Instrucción número 31 es responsabilidad del magistrado-juez Antonio Serrano Arnal y Domper, y de la secretaria judicial María Redondo Vergara, quienes han decidido no pringarse...

 

Tampoco puede esperarse nada de una hipotética Comisión de Investigación parlamentaria que sólo serviría para acabar dándole la razón, de forma oficial, al PP, por lo que mejor es evitar que llegue a iniciarse. Y es que este es un caso que, aunque pueda haber quien no lo vea así, debería no dilucidarse en el ámbito político.

 

Porque cometerá un grave error el Partido Socialista de Madrid, y con él el PSOE a nivel federal, si confía en que un asunto de tanta gravedad se resolverá con comparecencias parlamentarias que sólo enmarañarían la cuestión y con las que se podría concluir que la Consejería de Interior pudo cometer alguna infracción administrativa por extralimitación, pero no delitos. Por supuesto, nadie puede esperar que el PP asuma responsabilidades políticas en forma de dimisiones o destituciones. Creer en ello, o insistir en que “Granados debe dimitir”, sólo llevará a repetir los sucesos del verano 2003, cuando el PP le tomó el pelo al PSM y a los ciudadanos durante la (falsa) Comisión de Investigación por el Tamayazo.

 

Ni siquiera se puede confiar en que la ciudadanía madrileña penalize al PP por estas corruptas actuaciones, porque tampoco lo hizo cuando lo de Tamayo: el madrileño medio sólo montará en cólera contra los populares y exigirá dimisiones y ceses si ex policías y ex guardias civiles responsables de los seguimientos son detenidos y declaran quién les pagaba y por qué, y todo acaba con el procesamiento y posterior condena del consejero Granados o, incluso, de la presidenta Aguirre.

 

Si todo se circunscribe a una discusión ética o moral sobre si está bien que unos compañeros de partido espíen a otros, o si está bien que lo hagan usando los fondos públicos, o si el máximo dirigente del PP no es capaz de poner orden en su organización, se habrá perdido, otra vez, la oportunidad de poner en su sitio a quienes, sin duda, no sufren porque alguien piense de ellos que son unos sinvergüenzas. ¿Qué más les dará, si no les interesan los madrileños más que para eternizarse en sus puestos y seguir haciendo negocio?

 

Es probable que el PSOE pueda resultar beneficiado a nivel general si, coincidiendo con las elecciones gallegas y vascas —y las posteriores europeas—, la televisión ofrece el serial de una Comisión de Investigación parlamentaria por la que pasarán ex policías que balbucean y demuestran su inoperancia, además de políticos populares con mucha cara dura, pero eso no servirá para que el PSM saque rendimiento en unas futuras elecciones autonómicas. Si los socialistas madrileños quieren que este escándalo no quede en nada, deben exigir que los ministerios de Justicia e Interior se pongan a trabajar cuanto antes, que materia hay para ello.

 

P.D.: No soy el único que comparte esta opinión. Esto es lo que puede leerse en el blog “El árbol Socialdemócrata”:

 

“El PSM y de IU plantean pedir una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. No es una buena idea, es una pérdida de tiempo. ¿Para qué, si ya sabemos lo que pasará? Igual que en el caso del tamayazo, los conservadores se valdrán de su mayoría absoluta para obstaculizar cualquier investigación, volviendo a ser juez y parte. No valdrá una comisión a la que sólo acudirán quien decida la derecha, no valdrá una resolución que será la resolución de los conservadores, no de la verdad.

 

[...] Queda la justicia, como (supuesto) poder independiente de los otros dos, para investigar, juzgar, y si procede, condenar. Es la justicia quien debe indagar en toda esta trama, y quien tiene la autoridad para exigir las declaraciones oportunas para esclarecer la verdad”.

ESPIONAJE POLÍTICO: AHORA SÍ HAY TOMATE...

20090125115130-alvaro-lapuerta.jpg

El escándalo del espionaje político practicado desde la Comunidad de Madrid ha dado hoy un salto cualitativo, al reconocer el antiguo tesorero del PP, Álvaro Lapuerta, que él mismo fue espiado y que avisó de ello al presidente popular.Avisé a Rajoy en mayo de 2008 de que estaba siendo espiado, pero el resto de detalles y de mis sospechas, prefiero dejarlas en reserva”, confirmó ayer a El País. Es decir, que en contra de lo que dice el yerno de Carlos Fabra, aquí no hay ningún montaje por parte de ningún periodista.

 

¿Al margen de las repercusiones políticas y judiciales de esta confirmación del espionaje —el fiscal está ya obligado a citar como testigo al citado Álvaro Lapuerta—, qué pensarán los militantes del PP de toda España acerca de que se espíe a un compañero que durante siete legislaturas fue diputado en el Congreso, como respuesta a sus críticas a determinadas adjudicaciones del Gobierno regional que consideraba sospechosas”? ¿Qué pensarán de que su presidente, Mariano Rajoy, conociera el espionaje y no hiciera nada? ¿O sí hizo y la opinión pública no se ha enterado? ¿Tuvo algo que ver la denuncia interna de Álvaro Lapuerta para que dejara de ser tesorero del PP, cargo que ahora ocupa Luis Bárcenas?

ESPIONAJE POLÍTICO: EL JUEZ VE DELITO

20090126182118-espionaje.jpg

Al mismo tiempo que el juez que entenderá de la causa del espionaje político en la Comunidad de Madrid —ya no se puede hablar de “presunto”, porque un alto cargo del PP reconoció a Rajoy que él mismo descubrió que había sido espiado, así que ya sólo falta saber quiénes son los culpables— ha visto indicios de delito, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre,  sigue negando su responsabilidad. La Comunidad de Madrid no tiene espías”, ha afirmado.

 

Es probable que a Aguirre le haya traicionado el subconsciente, o acaso esté en lo cierto, ya que quizás lo que quería decir es que la Comunidad de Madrid no tiene espías dignos de ese nombre...

 

Y es que, según explica un lector del diario El País en un comentario (nº 15) en la web del diario madrileño que está sacando a la luz los trapos sucios del PP, el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) ofrece dos acepciones para el término “espía”:

 

1. Persona que con disimulo y secreto observa o escucha lo que pasa, para comunicarlo a quien tiene interés en saberlo.

 

2. Persona al servicio de una potencia extranjera para averiguar informaciones secretas, generalmente de carácter militar.

 

Como aquí no estamos ante el caso de una potencia extranjera, deberíamos quedarnos con la primera definición, que obliga a que el espía observe y escuche, para comunicar lo que sepa a quien tiene interés en enterarse de algo, “con disimulo y secreto”.

 

Pero como todo lo que han hecho los espías de Granados —¿de Aguirre?— ha sido sin disimulo y sin secreto, lo cierto es que en la Comunidad de Madrid no hay espías...

 

Lo curioso es que en dicha entrada del DRAE también aparece reflejado el término “agente doble”, que define a quien trabaja de forma simultánea para más de un cliente. ¿Habrá sido el caso? ¿Quienes trabajaban para Granados habrán sacado a la luz los informes con sus prácticas ilegales por indicación de otra de las ramas del PP? En ese caso, la cosa tendría delito...

ZAPATERO SALE BIEN LIBRADO

20090127002230-cabeceratengounapreguntaparausted-gestor.jpg

No era fácil enfrentarse a cien ciudadanos con la que está cayendo... Y Zapatero ha salido esta noche bien librado de su presencia en TENGO UNA PREGUNTA PARA USTED. ¿Por qué? Aparte de que parece haber ido con la lección bien aprendida, porque la mayoría de los participantes han preguntado “qué hay de lo mío”, mientras que el presidente ha respondido como se esperaba de una situación difícil: compromiso, esfuerzo, trabajo...

 

Desde luego, no queda bien preocuparse tanto por uno mismo cuando la situación es mala para todos. Sobre todo porque, aunque seguramente no lo son, muchos de los ciudadanos presentes en el programa parecían insolidarios pedigüeños.

 

De lo mejor, las preguntas sobre la exportación de armas y el debate sobre el laicismo, porque hemos visto primero a un rojeras atizándole —con criterio y razón— a Zapatero, pero sobre todo porque casi inmediatamente después ha surgido de la nada un curilla con aspecto de “Kiko” —¿cuándo se darán cuenta de que al menos con alzacuellos infunden respeto?—.

 

De lo peor, no haber escuchado hablar de las elecciones gallegas o vascas —y eso que había una notable presencia procedente de Vizcaya; repito: una notable presencia...—, ni del espionaje en la Comunidad de Madrid: o se trataba de un programa grabado hace un mes o me reafirmo en que a la gente, y quizás sea lo lógico, sólo le interesa lo suyo...

 

En todo caso, para mí, lo más impactante ha sido ver a Izaskun, una muchacha con síndrome de Down que ha dado una lección sobre lo que significa la verdadera igualdad. Por supuesto que, cumpliendo “los requisitos legales” —¡bien, presidente!, porque Aznar la habría empleado sin importarle más que si era votante del PP...—, a esa chica hay que contratarla en La Moncloa. “Sería un honor para mí”, ha dicho Zapatero. Por si acaso, tras la respuesta, Izaskun ha contestado, con aplomo: “Luego te doy mi currículum”. ¡Fantástico, Izaskun!

 

Aunque quizás lo mejor haya sido simultanear la televisión, en mi caso mediado el programa, con el Cover-It-Live de Netoratón. Me lo he pasado pipa y, al parecer, en los momentos de mayor presencia hemos sido hasta 59 enganchados... Parece que en esto de internet no hay crisis.

27/01/2009 00:22. Franesco #. Me sabe bien Hay 5 comentarios.

SINVERGÜENZAS

20090131000627-wall-street.jpg

Barack Obama ha expresado en público lo que tantos pensamos: qué poca vergüenza hay que tener para que los jerarcas de las empresas cotizadas en Wall Street, como otros muchos que en tantas partes se han lucrado durante las épocas de vacas gordas, quieran seguir haciéndolo en época de vacas flacas y, como en las anteriores ocasiones, a costa de los demás: conocer que los ejecutivos de los grandes bancos se reparten 14.250 millones en plena crisis subleva a cualquiera y el presidente estadounidense no ha sido una excepción.

 

Las palabras de Obama las entiende todo el mundo:

 

“Es el colmo de la irresponsabilidad, es una vergüenza”.

 

“Los ejecutivos tienen que entender que ya les llegará el momento de que vuelvan a hacer dinero, pero que éste no es ese momento, que ahora dependen de la generosidad del contribuyente, que a su vez está pasando por muchas dificultades”.

 

Ahora sólo falta que dicho malestar del dirigente democráticamente elegido de la máxima potencia mundial no quede en unas expresiones más o menos fuertes, sino que vayan seguidas de decisiones que impidan que dicha vergüenza siga vigente: hay que cambiar el modelo económico y ya no valen refundaciones del sistema que la práctica demuestra no se verificarán si ello depende de los que se benefician del estado actual de cosas.

 

Obama sabe que en el mundo somos más los que menos tenemos que los que más tienen. Y como los de siempre no van a tolerar perder lo que ya nos han robado, deberá imponerse.

31/01/2009 00:06. Franesco #. Cosas que interesan Hay 1 comentario.

OPORTUNIDAD VS OPORTUNISMO

20090131112005-imgp6092.jpg

Durante esta semana he recuperado buena parte de mi aplazada vida orgánica, dejada de lado en los últimos tiempos por aquello de que quienes sólo somos militantes de base debemos centrarnos en nuestros quehaceres profesionales: siempre, y más en tiempos de crisis generalizada, hay que comer.

 

De entre los actos a que he asistido, me quedo con la Mesa Redonda sobre Políticas socialistas en la Asamblea de Madrid que se celebró el pasado miércoles en la Agrupación Socialista de Centro y en la que participaron Maru Menéndez, portavoz socialista en la Asamblea y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal, y José Cepeda, vicepresidente del Grupo Parlamentario Socialista, además de la secretaria general de la Agrupación, Marisa Ybarra.

 

Sobre todas las intervenciones planeaba el caso del espionaje político en la Comunidad, organizado por las distintas facciones del Partido Popular y sufragado con fondos públicos.

 

Maru Menéndez, al respecto, afirmó que nos encontramos ante una situación “que afecta a derechos fundamentales y que debe tratarse con mucha seriedad porque son asuntos muy importantes”.

 

José Cepeda, por su parte, avisó de que los socialistas madrileños tendremos en su momento —no ahora, porque las elecciones de 2011 están lejos— “una gran oportunidad de sacar partido político de la crisis popular, siempre que no caigamos en el oportunismo”.

 

Y es que la ciudadanía ha comenzado a escrutar la alternativa que ofrece el PSM y no podemos precipitarnos ni demostrar que nos alegramos —porque no lo hacemos— de que Madrid esté podrido, sino seguir trabajando con responsabilidad y paciencia para recuperar un espacio perdido de hasta 20 puntos porcentuales de desventaja en las últimas elecciones autonómicas.

 

Esta línea de pensamiento la suscribe el secretario de Comunicación de la Comisión Ejecutiva Regional, Eduardo Sotillos, en un interesante artículo de opinión publicado en la edición digital de la revista Sistema. El periodista resume de manera certera cuál debe ser el comportamiento del partido que pretende gobernar a más de seis millones de madrileños: Una oposición responsable, con vocación de alcanzar el poder, no quiere emerger sobre el fango ni sobre las ruinas de la sociedad”.

 

POSDATA: Mi agradecimiento a la autora de la fotografía.

31/01/2009 11:20. Franesco #. Progreso Hay 4 comentarios.

FELIPE, SOBRE OBAMA

20090131180958-felipe.jpg

Felipe González publica hoy un artículo en El País titulado Y EN ESTO LLEGÓ OBAMA que analiza lo que, en su opinión, puede suponer para la política internacional el acceso de Barack Obama a la presidencia de Estados Unidos.

 

De entre lo que escribe el ex presidente del Gobierno de España, quiero destacar su siguiente reflexión:

 

La materialización de las expectativas generadas por el relevo presidencial en EE UU no depende sólo de Obama, sino también de la disposición que otros tengan para aprovechar este cambio de significación histórica, explorando nuevas formas y actitudes para la cooperación. Los márgenes de maniobra de Obama, y de todos nosotros, se ampliarán o estrecharán en función de lo que hagamos, no sólo de lo que haga su Administración. Por sus características, su elección es, en sí misma, un hecho histórico que a día de hoy no se habría producido en ninguno de los países democráticos que conozco. De los otros ni hablemos”.

 

Por el interés que pueda tener para los lectores de mi blog, transcribo completo dicho artículo:

 

“El futuro es imprevisible y en algunos casos, como el español, hasta el pasado lo es. Por eso es difícil hablar del futuro de la gestión Obama, aunque, sin duda, hay que moderar unas expectativas exageradas.

 

Por razones obvias, mis prioridades en política exterior coinciden con las que considero que son las de mi país. En España, potencia media, éstas se sitúan en la Unión Europea, América Latina y el Mediterráneo. Y de manera natural, también es prioridad la relación con Estados Unidos.

 

Hay bastante consenso sobre la grave situación por la que atraviesa el mundo, inmerso en la mayor crisis financiera y económica de la que se tenga recuerdo, con amenazas a la seguridad global tan evidentes como las del Oriente Próximo y Asia Central, el terrorismo internacional o la criminalidad organizada afectando a todas las regiones del planeta. Y parece perdida la previsibilidad de la poco añorada era de la política de bloques, porque conviene recordar que a la gerontocracia soviética de antaño no se le hubiera ocurrido cortar el gas a los europeos. Eran malvados previsibles.

 

En este marco global, al que acompañan las amenazas de cambio climático, irrumpe Obama. "Y en esto llegó Obama", como se decía en Cuba hace 50 años.

 

Estados Unidos es, y va a seguir siendo, la primera potencia del mundo, y como tal seguirá teniendo intereses y prioridades globales. Pero la dimensión y complejidad de las crisis que atravesamos hacen imposible que EE UU pueda afrontarlas en solitario. Esto marca el fin de un unilateralismo que ha agravado la situación. Así parece haberlo reconocido el nuevo presidente.

 

Sin embargo, a los que sienten satisfacción al comprobar que EE UU no puede seguir considerándose como un superpoder en solitario, y anuncian los albores de su decadencia, conviene advertirles que nosotros, europeos o latinoamericanos, tampoco podremos prescindir de Estados Unidos para afrontar los desafíos que tenemos por delante. La ecuación es simple: EE UU no puede solo; sin EE UU no podemos.

 

Al unilateralismo suele oponerse el multilateralismo, pero mejor haríamos en pensar en articulaciones regionales abiertas, como la Unión Europea o una América Latina coordinada, para que haya un sistema internacional de relaciones de poder y de cooperación más eficiente y compensado.

 

América Latina, aunque hay excepciones, debería definir prioridades e intereses comunes, asumiendo su variedad, en una nueva relación con Estados Unidos. Lo mismo esperaría de la Unión Europea, pero con más razón dado el grado de desarrollo de su integración económica y política.

 

No es difícil imaginar, si contribuimos a ello, una nueva relación entre estas dos regiones del mundo y el Estados Unidos presidido por Obama. Incluyo la posible triangulación de la relación atlántica: Estados Unidos, América Latina y la Unión Europea.

 

La condición de potencia global conduce a políticas de brocha gorda y los que no tenemos esa condición podemos afinar con el pincel. El trato con la potencia global es más razonable cuando los que no lo son tienen claras sus prioridades y analizan las convergencias y complementariedades, así como las contradicciones, con aquélla.

 

Europeos y latinoamericanos nos podemos pronunciar sobre cualquier problema, pero debemos reconocer que si se trata, por ejemplo, de Corea del Norte o de otra cuestión alejada de nuestras prioridades, la relevancia o el peso que tengamos en la solución será menor que la de China, por seguir con el ejemplo.

 

Tampoco hay que esperar a que sea EE UU quien decida o proponga la definición de sus intereses para reaccionar por nuestra parte. En Latinoamérica, el problema es más de ausencia de estrategia por parte de EE UU que de una estrategia equivocada. En Europa, después de los acuerdos estratégicos de 1995, poco o nada se ha implementado para contrastar nuestras prioridades como Unión con las de EE UU.

 

A diferencia de lo que ocurría hace 25 años, en que EE UU veía la relación de Europa con América Latina como inaceptable, ahora puede y debe tener una relación sur-atlántica mucho más sólida. También debe actualizar la nor-atlántica. Y habida cuenta de los intereses en juego, las identidades culturales y otras variables, se puede ir construyendo una relación triangular. Si se piensa en la realidad económica, en la significación para la lucha contra el cambio climático, e incluso en los intereses de seguridad frente al crimen organizado y al narcotráfico, pondríamos realmente en valor este conjunto.

 

Existen bases suficientes para avanzar en las relaciones entre estos conjuntos y hay que aprovecharlas, clarificando nuestras prioridades y contrastándolas con la Administración Obama. La materialización de las expectativas generadas por el relevo presidencial en EE UU no depende sólo de Obama, sino también de la disposición que otros tengan para aprovechar este cambio de significación histórica, explorando nuevas formas y actitudes para la cooperación.

 

Los márgenes de maniobra de Obama, y de todos nosotros, se ampliarán o estrecharán en función de lo que hagamos, no sólo de lo que haga su Administración. Por sus características, su elección es, en sí misma, un hecho histórico que a día de hoy no se habría producido en ninguno de los países democráticos que conozco. De los otros ni hablemos”.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris