Blogia
ME SABE MAL, el blog de @Franesco

¿GOZOSA CRISIS?

¿GOZOSA CRISIS?

Lo que más me sorprende de la presente crisis económica mundial es el aparente estado de felicidad de quienes en España viven de la opinión publicada o hablada. Porque mientras en otras naciones occidentales los contertulios están aterrados ante la que se avecina, aquí muchos parecen disfrutar...

 

Así, si el contertulio es de natural “pepero”, asumirá la coyuntura como un mal menor ante la posibilidad de que el Gobierno del PSOE acabe pagando el pato (craso error); si se trata de un activista de izquierdas, aprovechará para arremeter contra el maldito modelo económico que nos ha llevado a la ruina.

 

Exactamente igual parece suceder con la mayoría de nuestros políticos, si exceptuamos al presidente Zapatero, el único a quien de momento veo con la lógica cara de preocupación que todos deberían mostrar: mientras él trata de defender nuestra economía, Rajoy se mofa de lo que está sucediendo y otros dirigentes se limitan a pedir dinero para lo suyo.

 

En realidad, siempre me mostraré escéptico con los debates televisivos, las intervenciones radiofónicas o las colaboraciones en prensa escrita en torno a las posibles soluciones en materia de política económica, porque al final sólo opinan los privilegiados de la sociedad, lo cual provoca que el debate esté sesgado.

 

Si, por ejemplo, durante el último año se hubiera preguntado a cualquiera de los medio millón de trabajadores que han visitado el INEM o a los pequeños empresarios que no saben si sus negocios resistirán el embate, mi impresión sería distinta, pero aquí suele hablar el catedrático en Economía que a su puesto fijo en la Universidad añade informes pseudotécnicos que su Consultoría factura a la administración o el lobby de turno; o el sindicalista profesional a quien se agradece su dedicación, pero cuyo trabajo no corre peligro porque está liberado desde tiempo atrás; o el dirigente patronal cuya preocupación no es potenciar su compañía dentro de un mercado de por sí cautivo, sino medrar entre la clase empresarial; o un locutor estrella cuyo salario multiplica por cien el de sus compañeros de redacción; o un diputado con la reelección asegurada y cuya única merma es la renuncia durante algunos meses a las gabelas propias del cargo.

 

Entrando al fondo de la cuestión, hay quien piensa que la economía de mercado se ha venido abajo, pero yo no lo veo así. Lo que ha fracasado, en mi opinión, es un modelo económico basado en que las diferencias salariales sean cada vez mayores y donde los culpables de la crisis nunca pagan el pato y hasta se benefician de sus errores.

 

Por ello, no estaría de más que, del mismo modo que se fija el salario mínimo, se fuera pensando en establecer unas diferencias máximas entre las retribuciones (en dinero y en especie) de unos y otros empleados, de tal forma que si un directivo quiere disponer de BMW, BlackBerry, Visa, Seguro Médico Privado, Plan de Pensiones, Bonus o "Stock Options" (todo ello muy lícito, que todos queremos vivir cómodamente), no pueda hacerlo a costa del salario o del empleo de sus subordinados (que es lo que en la práctica sucede), quienes al fin y a la postre son sus compañeros de faena...

 

Como yo, muchos otros blogueros a quienes visito han hablado en los últimos días sobre la que está cayendo (y la que vendrá...):

 

Joselito

José Carlos

Jessica

Fernando

Manolo

Rodrigo

Carlos

Maripuchi

Goyo

Luis

Ana

David

Carolus

JLF

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Goyo Tovar -

No hay que ceder, que ya nos han quitado mucho de lo nuestro.
Joder, con lo nuestro hacen lo suyo y de las suyas.
Goyo
24-sep-08

Adrian Vogel -

Pues falto yo (lo acabo de entregar y estoy pendiente de si me lo publican o no; cuando lo sepa lo pondré en el blog).

Y me gustaría añadir algo que no he incluido en mi articulo. A raíz de tu sugerencia salarial: yo retendría una parte de sus retribuciones en una cuenta de esas de custodia (escrow accounts). Y dispondrían de las cantidades con un calendario prefijado de antemano, en función de los resultados. Pudiendo darse el caso que cobrasen hasta un año y medio después de haber abandonado la empresa. Se me ocurre pensar que es una forma de protegerse antes las indudables malas artes de estos pájaros.

Carlos Rodríguez -

Mu buen post Franesco, te felicito por el. Pero ya sabes, para estas hordas de la derecha cuanto peor mejor y en ese simple juego de palabras queda resumido su estrategia y su vileza.

No les importa la situación de los ciudadanos, ni un ápice, solo les importa pillar poder.

Tenemos una oposición vil.

Un saludo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres