Blogia
ME SABE MAL, el blog de @Franesco

Comunidad 2011

¡CANDIDATURA Y PARTIDO NO SON LO MISMO!

¡CANDIDATURA Y PARTIDO NO SON LO MISMO!

El secretario general del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez, ha disfrutado de un fin de semana de exposición mediática con sendas entrevistas en los dos soportes más seguidos por los votantes socialistas: la  Cadena SER y el diario El País.

 

Esta productiva operación de comunicación refuerza la presencia pública de Gómez, aunque está por ver que ayude a sus intenciones de encabezar la candidatura para las elecciones de 2011, pues algunas de sus palabras (en realidad, la interpretación de las mismas) podrían aprovecharlas sus adversarios internos…

 

Así, en la edición del sábado del espacio radiofónico “A vivir que son dos días”, Gómez hizo una afirmación de calado sobre el futuro del PSM-PSOE que la SER resumió en su web con un rotundo titular: “Si no soy candidato, no seguiré siendo secretario general”.

 

Fue tal mi sorpresa al leer dicha vinculación entre la candidatura y su liderazgo en el partido que quise escuchar su respuesta completa, que transcribo de forma literal:

 

ISAÍAS LAFUENTE: ¿Si finalmente no es candidato seguirá al frente de la secretaría de Madrid?

 

TOMÁS GÓMEZ: No.

 

ISAÍAS LAFUENTE: ¿Dimitirá?

 

TOMÁS GÓMEZ: Vamos a ver… Aquí se pueden dar tres procesos: uno, que no haya primarias porque no haya más que un solo candidato y yo he mostrado mi disposición, bueno, pues efectivamente; en segundo lugar, que haya un proceso de primarias, que sería bueno para la democracia interna y que sería bueno para este partido, bueno, pues en esas primarias yo tengo el convencimiento de que contaría con el apoyo mayoritario de los compañeros de esta Federación, de los socialistas madrileños, pero si no lo contase, bueno, pues me sentiría como un dirigente no refrendado en ese momento; tercero, y lo he dicho en muchas ocasiones, y lo digo porque también hay mucho runrún, más mediático que de otra cosa, porque nosotros nos dedicamos a trabajar, que dice: “Al Gómez este, pues se le dice, oye tú quieres ser, qué quieres ser de mayor en la vida”. Mire, yo no quiero ser nada de mayor en la vida. La política no es mi profesión. Yo voy a ser presidente de esta Comunidad Autónoma, creo en los sueños, creo en la política como un instrumento para hacer el mundo mejor, y yo no estoy aquí para hacer carrera política. Estoy aquí para ser presidente de esta Comunidad y no para ser otra cosa.

 

Es decir, que Tomás Gómez no vincula su cargo de secretario general al hecho de que él sea el candidato, sino al hipotético de perder unas primarias con objeto de serlo, que no es igual, ya que sólo habla de dejar su cargo si por ese motivo se siente no refrendado…

 

De hecho, cabe la opción de que el propio Gómez, tras valorar las opciones de éxito del Partido Socialista de Madrid, considere que hay un candidato mejor que él mismo, lo que le obligaría, como líder del partido, a promover dicha candidatura. Esto es, lo que en su día hizo José Montilla en Cataluña, cuando siendo primer secretario del PSC prefirió que el candidato para la Generalitat fuera Pasqual Maragall, porque lo consideraba mejor para las opciones de éxito de su partido, como luego sucedió.

 

Y es que un secretario general debe tener claro que en un proyecto colectivo lo importante es la victoria del conjunto, no quién lo encabece electoralmente, y que eso distingue a un verdadero líder orgánico del político independiente que sólo piensa en sí mismo.

 

Tomás Gómez parece mejor candidato para la Comunidad de Madrid que cualquiera de los nombres que hasta el momento se han ido filtrando (Ángel Gabilondo, Trinidad Jiménez, Beatriz Corredor, Antonio Hernando…), a lo que se suma que su nominación no desestabilizaría la federación a pocos meses de las elecciones, pero es su obligación, como secretario general en la región, valorar si él mismo es el candidato más potente para los intereses del socialismo madrileño o es preferible que la lista la encabece otro.

 

Todos, incluyendo el secretario general, debemos saber que un partido no es sólo el candidato.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

LA PELEA BLANCO-GÓMEZ PERJUDICA AL PSM

LA PELEA BLANCO-GÓMEZ PERJUDICA AL PSM

Destaca hoy El País en su primera página el enfrentamiento entre Tomás Gómez, secretario general del Partido Socialista de Madrid, y Pepe Blanco, vicesecretario general del PSOE y actual ministro de Fomento. Se trata de un asunto archisabido para quienes estamos al tanto de la vida orgánica de la federación madrileña, pero que se ha convertido en tema de interés público una vez ha saltado a las portadas.

 

Reflexionemos entonces sobre lo que puede deparar esta pelea interna (que acaba de convertirse en externa) en lo que se refiere al futuro de las opciones socialistas en la Comunidad de Madrid, que es lo que interesa…

 

En lo que atañe al tratamiento de la noticia, el titular no favorece a Gómez, por ser el único de los tres protagonistas de la información a quien no se designa por su nombre: “El líder socialista de Madrid acusa a Blanco de trabajar para Aguirre”. Es decir, El País asume que cualquier lector sabrá quiénes son (Pepe) Blanco y (Esperanza) Aguirre, mientras no identificará a Gómez, a quien por ello presenta como “líder socialista de Madrid”. Primer palo para quien es secretario general madrileño desde 2007, sobre quien además se vuelca la responsabilidad en el enfrentamiento tras precisar el subtítulo que “Gómez ataca ante su ejecutiva al ‘número dos’ del PSOE”.

 

Es decir, que en una lucha interna en la que cualquiera medianamente informado hubiese tomado partido por Tomás Gómez, ya que es notorio que Pepe Blanco se dedica a desprestigiarlo, el beneficiado es el ministro de Fomento, que aparece como víctima de una crítica extemporánea. ¿Porque a cuento de qué el secretario general en Madrid elige este momento para atacar al vicesecretario general?

 

Todo surge a partir de que el pasado domingo 25 de abril, en un mitin matutino celebrado en Fuenlabrada, Blanco continuara con su habitual operación de acoso y derribo a Gómez, esta vez de forma explícita: tras subir al escenario, inició su discurso con un saludo a Rafael Simancas y Teófilo Serrano (dos ex secretarios generales del PSM), a quienes definió como “colaboradores míos” (¿en materia de Fomento o en su vano intento de controlar el PSM?). El gesto de Blanco fue más acusado porque sólo un minuto antes Gómez lo había presentado con estas palabras: “Pepe, contamos contigo para Madrid”. Pero Pepe, que no le hizo ni caso, fue a lo suyo… Tanto, que lo más comentado en Fuenlabrada fue otra frase de Blanco: “Creedme si os digo que soy buena gente…”.

 

Tomás Gómez esperó a ayer para responder, justo al día siguiente de que El País publicara una encuesta de intención de voto que parecía dejar en muy mal lugar su labor política como secretario general del PSM. Y aunque lo hizo donde debe, ante sus compañeros de Ejecutiva Regional, y de manera “suave en las formas” aunque “muy dura en el fondo”, algunas afirmaciones suyas pueden costarle muy caro, ya que nadie que pretenda ser tomado en serio puede afirmar, si en realidad lo hizo, lo siguiente:

 

“Aunque mañana me llamase Zapatero a La Moncloa y me ofreciese ser vicepresidente de su Gobierno para apartarme de mi objetivo le diría que no, que no acepto, porque yo lo que quiero y lo que voy a ser es presidente de Madrid”

 

¿Negarse un socialista a ser vicepresidente a petición de un presidente del Gobierno que al mismo tiempo es secretario general del PSOE? Al margen de que sería una desconsideración hacia el común proyecto colectivo socialista (que es nacional, no autonómico, ni local) eso no pudo hacerlo ni Manuel Chaves, siendo como era secretario general de la federación más poderosa del partido, la andaluza, y presidente de la Junta de Andalucía con 19 años de mando en plaza…

 

Así las cosas, aunque coincida con mi secretario general en Madrid en que es una falta de respeto para con la militancia del PSM que Pepe Blanco (quien a diferencia de Tomás Gómez nunca ha sido votado directamente para un cargo, ya que siempre ha sido designado por Zapatero, tanto para integrar la Ejecutiva Federal como el Gobierno de España), pretenda imponer sus tesis (por regla general desacertadas en lo que se refiere a Madrid por una evidencia de la que quizás no es culpable: su desconocimiento sobre la idiosincrasia política, social y económica del electorado madrileño), las declaraciones de Tomás son, además de inoportunas, perjudiciales para sí mismo (su referencia al presidente Zapatero lo deja en muy mal lugar por demostrar que, o está nervioso, o le falta criterio) y, sobre todo, para la federación.

 

Mucho me temo que podamos estar abocados a unas primarias artificiales a sólo unos meses de las elecciones, con lo que ello implica…

 

En fin, si hay que tomar partido, cada militante madrileño lo tomaremos.

MADRID 2011: INTERPRETANDO UNA ENCUESTA

MADRID 2011: INTERPRETANDO UNA ENCUESTA

La última encuesta de intención de voto para las elecciones de 2011 a la Comunidad de Madrid publicada por El País se presta a múltiples interpretaciones, como la que yo voy a hacer con este post, aunque el diario sólo optase por destacar que el PP mantendría su actual mayoría absoluta.

 

No veo yo claro que dicha victoria sea tan segura, al menos no por lo que enseña (y esconde) la encuesta, aun siendo evidente que la mayoría de madrileños sintoniza con el PP: el PSOE no ha ganado en Madrid en los 10 años de secretaría general de Zapatero, tampoco en las elecciones generales cuando él es candidato, ni siquiera cuando las ha afrontado ya como presidente.

 

Veamos los motivos de mis dudas:

 

* GENÉRICOS:

 

-En primer lugar, sólo El País y Público (hace dos semanas) publican encuestas sobre Madrid en las cercanías del Día de la Comunidad, algo que solían hacer los diarios de derechas (y algunos silencios son tan importantes como las palabras); también sorprende que los datos no tengan relación con los que se facilitan para unas elecciones generales: si el PSM mantiene su voto de 2007, cuando aparece hundido a nivel nacional respecto de 2008, algo falla…

 

-No cuadra la suma de porcentajes atribuidos: PP 50,6%; PSOE 32,9%; IU 9%; UPyD 6,2%; y Otros 1,6%. Es decir, el 100%. ¿Y el voto en blanco, también válido? ¿Y cómo sale el 1,6% de otros partidos, si en 2007 (UPyD no existía) los tres representados (PP, PSOE e IU) sumaron el 95,72% y en 2003 el 94,34%? ¿Acaso Madrid no vota a Los Verdes, por ejemplo?

 

-El margen de error del 4,5% de la encuesta es exagerado, porque daría la victoria a un partido u otro y equivale a 6 parlamentarios (para acceder a la Asamblea se exige un 5%); además, un sondeo telefónico (son más fiables los presenciales) con 500 entrevistas depende de la muestra y de cuándo se realice. Para concederle validez, debería hacerse con periodicidad quincenal o mensual, para valorase la tendencia y evolución de varios sondeos.

 

-No se especifica el índice de participación estimado, cuando tan importante como los escaños atribuidos es conocer los votantes que tendría cada partido. ¿Mucha participación? ¿Poca? ¿A quién favorecerá? ¿Afectará la crisis al partido en el Gobierno? ¿Y los candidatos rivales? ¿Y la novedosa presencia de UPyD?

 

-Por último, es una encuesta sobre unas elecciones para las que aún no hay candidatos fijados, aunque de ello no tiene culpa ni la empresa que realiza el sondeo ni la periodista que interpreta los datos que aquella ha facilitado.

 

* TÉCNICOS:

 

-Con 500 entrevistas, dado el censo (la mitad de los 4.500.000 potenciales votantes vive en la capital y la otra mitad fuera), habrá municipios donde no se habrá preguntado (si se hubiera hecho no se habría contactado en otros sitios con gente suficiente para hacer el estudio creíble.

 

-Así, unos 250 entrevistados debían residir en Madrid capital (en 128 barrios de 21 distritos), lo que implica dos llamadas por barrio, un número que provoca error si se respeta el ratio y sesgo si no se hace, pues no es igual telefonear al distrito de Salamanca que a San Blas: puede que los dos contactados en Goya sean del PP y validar sus respuestas descartaría el 25% de voto PSOE.

 

-En los municipios de mayor tamaño debían hacerse otras 250 llamadas, para contactar con unas 15 personas en Alcalá, Móstoles y Fuenlabrada; 14 en Leganés, Alcorcón y Getafe; 10 en Torrejón y Alcobendas; 8 o 7 en Parla y Coslada; 6 en Pozuelo, Las Rozas y Sanse; 5 en Rivas y Majadahonda; 4 en Arganda, Valdemoro, Villalba y Aranjuez; 3 en Pinto, Boadilla, San Fernando y Tres Cantos; 2 en Ciempozuelos… ¿Se ha respetado esa proporción?

 

-¿Cómo encuestar en los municipios de menos de 15.000 habitantes, que juntos casi suman un millón de vecinos? Si el estudio los incluye, hay que llamar a un único habitante por pueblo, pero hacerlo supone que sólo ese habitante represente a todo el pueblo… ¿Es fiable?

 

* DE PARTICIPACIÓN:

 

-En 2011 el censo electoral, distinto a la población de derecho (6,5 millones de habitantes), será de unos 4,5 millones, similar a 2007 (4.458.989) y 2003 (4.443.533), pues no afecta el aumento por la emigración que sí hace que se incrementen los diputados, quizás hasta 130.

 

-En las elecciones a la Comunidad se vota menos que en las generales: en 2007 el 67,31% y en 2003 el 69,27% (en mayo: obvio las posteriores al Tamayazo, con un 62,52%), lo que contrasta con el 79,08% de las generales de 2008 o el 78,93% de 2004; de hecho, en la CAM nunca se ha superado el paupérrimo 72,08% de las generales de 2000, las del abstencionismo provocado por presentar como candidato al derrotado en las primarias Almunia…

 

-Así, la serie de participación en la Comunidad en los últimos 20 años es: 69,51% (1987), 58,67% (1991), 70,39% (1995), 60,88% (1999), 69,27% (2003*) y 67,31% (2007); similar a las elecciones a la alcaldía de Madrid, que quizás otro día analice: 70,06% (1987), 59,44% (1991), 71,21% (1995), 60,04% (1999), 68,9% (2003) y 65,93% (2007).

 

 

Así las cosas, en 2011 debemos esperar que vote entre el 65% y el 70%, algo que dependerá de las ganas de participar y de los deseos de cambio del electorado, más factible cuanto más se acerque la participación al 70% (cuando votarían 3.150.000 madrileños y cada punto porcentual serían 31.500 votos), aunque para facilitar el análisis que ahora sigue (yo también quiero interpretar la encuesta a mi manera) utilizaré cifras redondas y optaré por 30.000 votos por punto porcentual para una hipótesis de 3.000.000 de votantes (66,6% de participación, bastante factible).

 

Hagamos una interpretación, a partir de razonamientos:

 

* ESPECULATIVOS:

 

-¿Puede el PP superar 1.500.000 votos, alcanzando el 50,6% que da El País? Quizás, pues ya los superó en 2007 (1.592.162), aunque no en 2003 (1.429.890); ¿el PSOE se quedaría en el 33% (990.000 votos), rondando el millón de apoyos? Supondría empeorar el resultado de Simancas en 2007 (1.002.862) y 2003 (1.225.390); ¿IU se iría a los 270.000 votos que concede El País con casi un 9%? No los sumó en 2007 (264.782) ni en 2003 (235.428), con mejor candidata; ¿y qué sucederá con UPyD, en su debut? El País le otorga el 6,2% (185.000 votos), aunque Rosa Díez, en las generales de 2008, sólo llegara en Madrid a los 132.095…

 

-Una estimación que sirva para trabajar con ciertas cifras sería conceder 1.450.000 votos al PP, mejor que en 2003 y peor que en 2007, pues la crisis anima a votar contra quien manda y Aguirre arrastra el peso de Gurtel; 1.050.000 votos al PSOE, mejorando al último Simancas pero no al primero por el desgaste socialista derivado de la acción del Gobierno central; 225.000 votos para IU, peor que en las dos últimas elecciones porque la coalición debe pagar la retirada de Sabanés; y 150.000 para UPyD, que sin llegar a la cifra que da El País supondría un resultado que mejoraría a Rosa Díez (en unas elecciones autonómicas, con menor participación que las generales); y a ello se sumarían Los Verdes, en torno a 40.000, según capte o no su voto IU (en 2007 lo captó y Los Verdes sacaron 33.044; en 2003 no, y las dos formaciones verdes sumaron 70.529); por último, contaríamos el voto en blanco, en torno a 60.000 (en 2003 fueron 60.942 y en 2007 sólo 51.665), salvo que el cabreo general por la crisis haga que se dispare, restando así a los demás; y habría que sumar formaciones menores que añadirían 25.000, como es norma.

 

* NUMÉRICOS:

 

-Esos datos, nada favorables al PSOE porque el PP le sacaría 400.000 votos y supondrían que Tomás Gómez apenas mejoraría el resultado que provocó el Congreso Extraordinario que le convirtió en secretario general del PSM, se introducen en el simulador D’Hont y ofrecen lo siguiente para 3.000.000 de votos válidos (en 2007 fueron 2.987.746, por los 3.064.080 de 2003) y 130 parlamentarios que asignar: el PP obtendría 66, logrando la mayoría absoluta por 1 diputado, con el 48,3%; el PSOE 48, con el 35%; IU 10, con el 7,5%; UPyD 6, justo con el 5% exigido para acceder; mientras el resto de partidos no tendría representación.

 

-A partir de ahí, podemos prever ciertas evoluciones, sumando o restando asignaciones, de un punto porcentual (30.000 votos) o incluso de medio punto (15.000 votos), más ajustado…

 

a)       Con trasvase de voto PP–PSOE, mientras el resto no varía:

 

Si el PSOE roba 30.000 votos al PP (1%), Aguirre perdería la mayoría absoluta, aunque igualaría la suma de los otros partidos (PP 65 escaños, PSOE 49 escaños, IU 10 escaños y UPyD 6 escaños); si el PSOE roba 45.000 votos al PP (1,5%), podrían darse dos gobiernos de coalición, el bipartito PP-UPyD (70 escaños) o el tripartido PSOE-IU-UPyD (66 escaños), merced a los 64 escaños PP, 50 PSOE, 10 IU y 6 UPyD; si el PSOE roba 90.000 votos al PP (3%), PSOE e IU igualarían al PP (62 escaños) y UPyD decidiría quién gobierna, aunque la coalición de izquierdas (considerando a UPyD “de centro”…) tendría argumentos para presentarse a la investidura (PP 62, PSOE 52, IU 10 y UPyD 6).

 

b)       Con trasvase de voto UPyD–PSOE, mientras el resto no varía:

 

Si el PSOE roba 15.000 votos a UPyD (0,5%), Aguirre aumentaría su mayoría absoluta, porque UPyD no accedería a la cámara al no alcanzar el 5%: PP 69 escaños, PSOE 51 escaños y IU 10 escaños.

 

c)        Con trasvase de voto IU-PSOE, mientras el resto no varía:

 

El PSOE le quitará a IU 1 escaño por cada 30.000 votos (1%) que le robe, pero Aguirre conservaría la mayoría absoluta con 66 escaños y UPyD obtendría sus 6 escaños: PSOE 49, IU 9 … PSOE 50, IU 8 … PSOE 51, IU 7 … hasta que IU llegara al límite de 150.000 votos para tener el 5% y 6 diputados, en cuyo caso el último parlamentario asignado sería para el PP, que pasaría a tener 67.

 

* ESTRATÉGICOS:

 

-Por lo visto anteriormente, todo indica que en 2011 el rival electoral del PSOE será el PP, no IU ni UPyD, porque para arrebatar la mayoría absoluta al PP será necesario que tanto IU como el partido de Rosa Díez alcancen el 5% que da acceso a la Asamblea (otra cosa es que luego UPyD pacte con el PP, pero eso ya no depende del PSOE); si UPyD se queda fuera de la Asamblea, la ley de las mayorías trabajaría en favor del PP…

 

-El voto a UPyD, urbano, será alto en Madrid capital, donde lo es el del PP; siempre que el PSOE tenga un candidato solvente para la capital (no alguien que desmovilice a propios y extraños, tipo Sebastián), convendría que PP y UPyD se pegasen duro entre sí (algo similar cabe esperar de los municipios volcados a la derecha donde se han “popularizado” los escándalos: Boadilla, Pozuelo, Las Rozas, Majadahonda, Valdemoro…), mientras un trabajo concienzudo del PSOE en los pueblos menos poblados, que en su conjunto supondría robar 45.000 o 60.000 votos al PP, sumado a un posible incremento en los municipios tradicionales (Alcalá, Getafe, Fuenlabrada, Móstoles, Leganés, Alcorcón, Parla, Rivas, Arganda), puede deparar la pérdida de la mayoría absoluta de Aguirre.

 

 

Las encuestas que dice manejar Tomás Gómez repiten que el PP perderá la mayoría absoluta: sea su difusión o no sólo una estrategia del PSM, parece evidente que el Gobierno de la CAM en 2011 se decidirá por unos miles de votos…

 

Trabajemos entonces para sumarlos, digan lo que digan las encuestas, sean de Metroscopia, de Sigma Dos o del propio PSM.

“EL PSM NO ES EL PATIO TRASERO DE FERRAZ”

“EL PSM NO ES EL PATIO TRASERO DE FERRAZ”

Desconozco si a Tomás Gómez le ha molestado ver que su rostro aparecía bajo el lema “SIN DECIDIR” en el mapa de candidatos autonómicos del PSOE para las elecciones de 2011 publicado hoy por El País, o si su aparente enfado ha surgido tras leer las reflexiones que la periodista Anabel Díez que firma la información atribuye a la dirección federal (“Tomás Gómez no despunta”, “candidato oficioso”, no se puede descartar al 100% que el presidente apostara por una figura nacional” o “sólo una decisión de Zapatero podría cambiar la situación de Gómez), pero lo cierto es que las manifestaciones del secretario general de los socialistas madrileños han sido contundentes:

 

 

“Los candidatos para Madrid los van a decidir los socialistas de Madrid, porque el PSM no es el patio trasero ni el jardín de atrás ni de Ferraz ni de nadie”.

 

 

Coincidiendo con que deben ser los militantes madrileños quienes elijan a los candidatos, ya que saben perder (o ganar) solos y no necesitan que nadie más contribuya a dicha derrota (o victoria), no está de más comprobar que el secretario general del PSM tiene carácter...

 

Lo va a necesitar, pues se presupone que la pelea contra Aguirre será muy difícil a causa de la desafección ciudadana hacia el PSOE motivada por la crisis, a lo que se unirá la posible respuesta interna posterior, ya que nadie espera que en Ferraz (ni en Moncloa, por supuesto) se quieran responsabilizar de una hipotética derrota.

 

Porque ya se sabe cómo son las cosas: si en 2011 gana Tomás Gómez, algunos en Ferraz presumirán de haber contribuido en 2007 a la sustitución de Rafael Simancas (lo cual no deja de ser cierto); si pierde, Gómez tendrá que apechugar con la derrota él solito, tenga más o menos culpa en la misma (que cierta responsabilidad tendría, claro), como ya sucedió en 2007 con un Simancas a quien en 2003 le escamotearon la presidencia de Madrid los amigos de quienes siempre pretenden salir bien librados, se gane o se pierda.

 

Atentos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

GLOBO SONDA SOBRE TRINI PARA MADRID

GLOBO SONDA SOBRE TRINI PARA MADRID

Los semanarios Crónica de Madrid y Crónica de Madrid Sur, difundidos de forma gratuita en la región y propiedad del periodista Raúl Heras, abren sus ediciones de esta semana con un titular de verdadero alcance: Trinidad Jiménez puede ser la rival de Aguirre en 2011. Ya en el interior, la directora Olga Heras –hija del editor– desarrolla la información en su habitual CRÓNICAS MATRITENSES bajo un titular no menos notorio: Ferraz busca candidato “poderoso y con músculo” frente a Aguirre.

 

La noticia, aunque goza de cierta verosimilitud, presenta trazas de ser un globo sonda lanzado por alguien –del ámbito interno o externo– que pretende tomarle el pulso al PSM e incluye novedades interesantes que merece la pena conocer y comentar:

 

-Ferraz alberga “buenas expectativas” de poder desalojar a Esperanza Aguirre del Gobierno regional, no así para derrotar a Alberto Ruiz-Gallardón en la capital.

 

Por lo tanto, si “impone” un candidato no será el del Ayuntamiento, sino el de la Comunidad, donde se podrían obtener éxitos…

 

-La candidatura a la Comunidad será sopesada “con mucho cuidado” por “los prebostes” del PSOE, que buscan un cabeza de lista “potente y con músculo electoral”.

 

Lo cual significaría que hay quien ya no ve así al secretario general, Tomás Gómez, al contrario de lo que sucedía hace dos años…

 

-Se deja caer que Trinidad Jiménez, que en cien días “se ha consolidado” como una “excelente” ministra, se ajusta a lo que el PSOE necesita para romper la hegemonía del PP en la Comunidad…

 

Lo cual implica que el presidente del Gobierno y secretario general federal, amigo personal de la ministra, tendría gran poder de decisión en la nominación…

 

-En todo caso, no habrá nominaciones antes de un año.

 

Se incumpliría así el deseo de Tomás Gómez, quien cree mejor que los candidatos para la capital y para la región se decidan el próximo mes de octubre, coincidiendo con la Convención de la Ciudad…

 

- Ferraz trabaja con la hipótesis de que podría formarse un “tripartito” de Gobierno (PSOE-IU-UPyD) que sirviera para desbancar al PP.

 

Lo cual supone asumir que se consolidará el trasvase de votos PSOE-UPyD que permitirá al partido de Rosa Díez entrar en la Asamblea…

 

-Los más osados en Ferraz hacen cábalas a partir del caso “Gürtel”, que creen pasará factura a Aguirre y Rajoy antes de 2011, lo que dejaría el camino expedito a Ruiz-Gallardón para liderar el PP y le obligaría a dejar la alcaldía, “estableciéndose entonces por parte del PSOE otra estrategia de cara a la Villa y Corte”.

 

Lo cual confirma que en Ferraz hay quien no tiene clara la estrategia para Madrid, que no debe depender de lo que suceda con los rivales, dado que el electorado madrileño ha demostrado que vota PP aunque el candidato se apellide Álvarez del Manzano…

 

En resumen, dado el escaso acierto del análisis que se atribuye a compañeros de Ferraz –en realidad, no me creo que quienes dirigen el partido suscriban tesis tan erróneas, por lo que si esta información no es una intoxicación de la derecha y ha salido de la sede federal la habrá filtrado algún subordinado con escaso criterio– y la inoportunidad de la noticia, cabe añadir dos cosas:

 

1. Si yo fuera Tomás Gómez haría valer mi condición de secretario general madrileño para decidir la estrategia a seguir en la Federación, pues en el supuesto caso de perder en 2011 siempre será mejor hacerlo con las decisiones que él mismo tome –con apoyo de su militancia–, que dejando que otros provoquen que él se estrelle –y con él, todos los demás–.

 

2. El PSM debiera proclamar sus cabezas de lista para la capital y para la región cuanto antes, aunque sólo sea para que acabe la constante aparición de nombres que ofrecen la sensación de que los ministros “madrileños” son provisionales en sus puestos (ya se ha hablado de Corredor, Gabilondo, Rubalcaba y Jiménez; así que sólo falta Moratinos para completar el cupo…), lo cual no le hace ningún bien al Gobierno socialista.

PSM: Las prisas de Maru no ayudan a Tomás

PSM: Las prisas de Maru no ayudan a Tomás

Maru Menéndez, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, le está haciendo un flaco favor a Tomás Gómez con su reiterada reclamación de que el secretario general del PSM se convierta cuanto antes en candidato para las elecciones de 2011.

 

Y es que dichas peticiones se entenderían en el caso de que Tomás Gómez no fuese el secretario general, sino sólo un aspirante a candidato, y necesitara por ello legitimarse ante el socialismo madrileño. Pero tratándose del número uno de la organización, tanto salir en su auxilio le perjudica más que le ayuda. Porque, ¿acaso Tomás no se siente apoyado por la militancia? ¿Qué temor puede llevarle, entonces, a anticipar su lógica designación como candidato a finales de 2010 si es que él se decide a encabezar nuestra candidatura?

 

Lo que Tomás Gómez debe hacer, como secretario general del PSM, es buscar el mejor candidato posible para el Ayuntamiento de Madrid y para el resto de municipios de la región donde considere que el socialismo necesita una renovación; al mismo tiempo, debe promover el contacto entre dichos futuros cabezas de lista y los militantes que pudieran acompañarles en sus candidaturas, de modo que llegado 2011 contemos con equipos bien armados y con cierto recorrido temporal; también, dinamizar al conjunto del partido para que después de que los cabezas de lista hayan sido seleccionados, la organización en pleno se ponga a trabajar en su apoyo; y sólo una vez realizada dicha tarea de secretario general, ya que mejorar las opciones del partido en cada territorio debe ser su principal dedicación, debería valorar si al proyecto socialista le conviene que él sea el candidato para 2011 o existe alguna otra opción que permita derrotar al PP madrileño y recuperar así el Gobierno de Madrid para la izquierda.

 

Que nadie olvide que José Montilla es presidente de la Generalitat porque, acertadamente, decidió como primer secretario del PSC que el candidato de su partido fuese Pasqual Maragall, que en su momento tenía más opciones de éxito electoral que él. Eso permitió a los socialistas catalanes ganar  las elecciones y, una vez retirado Maragall, que Montilla fuera presidente catalán.

 

Y es que debe quedar muy claro, y más que a nadie a quien ahora lidera el PSM, que lo importante no es quién encabece la candidatura en 2011, sino que quien lo haga tenga las mayores opciones de triunfo ante Aguirre. ¿Pudiera ser Tomás Gómez? Por supuesto, si tras analizar las opciones él mismo llega a la conclusión de que es lo mejor para el partido… ¿Pero y si Tomás cree que con otro/a las opciones de victoria serían mayores? En este caso, debería actuar como secretario general, ceder el puesto y poner a la organización a trabajar en pos de la victoria, sabedor de que él, tanto en lo personal como en lo colectivo, resultaría mucho más beneficiado políticamente si un socialista presidiera Madrid tras ganar las elecciones que si él mismo liderara la candidatura y perdiera ante Esperanza Aguirre. ..

 

Porque, ¿cuál sería el futuro político de Tomás Gómez si es candidato y pierde ante Aguirre? ¿Pasar cuatro años al frente de la oposición parlamentaria mientras trata de defender un puesto de secretario general para el que, tras la derrota, pudiera no contar ya con el apoyo de muchos, empezando por el secretario general del PSOE? ¿Acabar en el Congreso como diputado raso, como ha sucedido con anteriores secretarios generales del PSM? ¿Volver a Parla?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres