Blogia
ME SABE MAL, el blog de @Franesco

DÍFICIL DEFENSA PARA EL CONCEJAL INURRIETA

DÍFICIL DEFENSA PARA EL CONCEJAL INURRIETA

Hoy vencía el plazo que la dirección del PSM-PSOE concedió a Alejandro Inurrieta, concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, para que éste alegara lo que considerase oportuno dentro del expediente disciplinario abierto contra él por la Ejecutiva Regional.

 

Para entender qué puede esperarse de dicho expediente sancionador cabe señalar que hace unos meses el Comité Federal del PSOE aprobó un Protocolo sobre el uso de internet para los militantes que especificaba que “el derecho a la discusión y crítica sobre posiciones políticas propias y ajenas y el derecho a realizar manifestaciones públicas, juicios de valor y expresión de opiniones, deberán ejercerse en los términos expresados en el artículo 28 del Reglamento de Afiliados y Afiliadas”.

 

Dicho artículo 28 enumera los derechos de la militancia, entre los que están los “de discusión y crítica sobre posiciones políticas propias y ajenas mediante la libre expresión oral o escrita y a su libre comunicación dentro del Partido”, así como el de “realizar manifestaciones públicas, juicios de valor y expresión de opiniones, de forma libre, leal y responsablemente”, con “los límites del respeto a la dignidad de las personas, así como a las resoluciones y acuerdos democráticamente adoptados por los Órganos del Partido, en el marco de sus competencias estatutarias”.

 

La Ejecutiva Regional entiende violado dicho respeto a la dignidad de las personas y a las resoluciones y acuerdos adoptados por los órganos internos después de que Inurrieta afirmara en su blog que el PSM necesitaba una “verdadera revolución” que, en alusión al secretario general Tomás Gómez, ex alcalde de Parla, “no puede ser mirar al Sur y traer a más munícipes ocurrentes y aparentes, pero vacíos de contenido”. También aseguraba que “la abstención en los presupuestos el año pasado y el voto negativo este año, son ejemplos de bandazos políticos, fruto de la ausencia de estrategia y un mínimo de coherencia intelectual”, olvidando que dicha abstención del pasado ejercicio la decidió unilateralmente el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

 

Ahora, la dirección del PSM-PSOE parece querer aplicar lo previsto en el Reglamento de Afiliados y Afiliadas para las faltas graves (artículo 40: La ofensa personal grave a cualquier afiliado/a o que vaya destinada a menoscabar el prestigio y la imagen pública de los Órganos Colegiados del Partido y de sus miembros, cuando se produzcan con publicidad o tengan notoria trascendencia”) o muy graves (artículo 41: “Menoscabar la imagen de los cargos públicos o instituciones socialistas”), que pasa por las siguientes sanciones (artículo 44):

 

b) En los supuestos de faltas graves:

 

- Suspensión de militancia por un período de tiempo de más de dos meses y hasta dieciocho meses.

 

- Inhabilitación para desempeñar cargos orgánicos por un período de tiempo de más de dos meses y hasta dieciocho meses.

 

- Inhabilitación para desempeñar cargos públicos por un período de tiempo de más de dos meses y hasta dieciocho meses.

 

c) En los supuestos de faltas muy graves:

 

- Suspensión de militancia de más de dieciocho meses y hasta tres años

 

- Inhabilitación para desempeñar cargos orgánicos por un período de tiempo de más de dieciocho meses y hasta tres años.

 

- Inhabilitación para desempeñar cargos públicos dependientes del Partido por un período de tiempo de más de dieciocho meses y hasta tres años.

 

- Expulsión del Partido.

 

 

El concejal espera no ser sancionado duramente, según declaró en una reciente entrevista en El País: “En ningún caso, en un partido democrático, a un militante sea o no cargo público por hacer un análisis de la situación del partido, que es palmaria, se le puede expulsar. He repasado los estatutos y hay artículos claros en los que se dice que un militante puede expresar opiniones públicas siempre que no se denigre a nadie. Y en mi ánimo no estaba esa intención”.

 

En previsión de lo que suceda, el compañero ha adelantado que si le expulsan (imagino que hará lo mismo si es inhabilitado para representar al partido) dejará el acta de concejal…

 

Explicada la situación, quiero aclarar mi postura: si yo tuviera la responsabilidad de decidir respecto del compañero Alejandro Inurrieta haría algo muy distinto a lo que hace la Ejecutiva Regional: lo convocaría a ofrecer charlas en las agrupaciones de la capital, de modo que argumentase ante los militantes de base por qué quien en la actualidad come gracias al partido –y el sueldo de concejal en Madrid es de los mejor pagados de la política nacional para alguien que no tiene mando alguno– se dedica a desprestigiar a una dirección política elegida democráticamente y, con ello, a dar armas a los rivales, en vez de trabajar de forma interna para cambiar dicha dirección política, si es que no le gusta la actual.

 

Es probable que tras el rapapolvo que recibiera por parte de sus compañeros el concejal recapacitase, pidiese disculpas y cambiase su actitud, de forma que la Ejecutiva Regional no se viera obligada a expulsarlo, lo cual en todo caso espero no suceda porque dicha hipotética expulsión se volvería inmediatamente contra el PSM: no es momento de sumar mártires a la permanente campaña mediática de desprestigio del socialismo madrileño, tan del gusto de propios y extraños, y si Inurrieta es expulsado, antes o después lo veríamos convertido en protagonista en los debates de El Gato al Agua o de la sin par Telemadrid…

 

Lo que sí podría hacer la Secretaría de Formación del PSM es aprovechar el caso para explicar al resto de afiliados CÓMO NO DEBE COMPORTARSE UN MILITANTE SOCIALISTA.

 

Porque no juzgo la categoría profesional del concejal, que supongo acreditada; ni cuál es la labor que viene desarrollando en el Ayuntamiento; ni siquiera la validez de sus opiniones políticas, sino la evidente falta de responsabilidad y su poco respeto hacia quienes, le guste más o menos, son sus compañeros: sus escasas opciones de defensa derivan de que el concejal es libre de pensar como desee acerca de su dirección política, e incluso de trabajar para intentar cambiarla; pero no lo es de convertir sus opiniones en munición contra el conjunto del partido, máxime cuando nadie le ha escuchado pronunciarse de igual modo en los foros internos.

 

Así, la única pregunta que un simple militante como yo le haría al compañero Inurrieta es:

 

¿Por qué no levantó la voz en la pasada Convención de la Ciudad de Madrid, de modo que sus compañeros pudiéramos conocer sus opiniones, y prefirió despacharse contra la dirección del partido sólo un mes después en su blog?

 

Dicho lo cual, considero conveniente que la Ejecutiva Regional muestre no sólo generosidad, sino inteligencia, y opte por juzgar como falta leve el comportamiento del compañero, de modo que la sanción sea la mínima posible (artículo 44: “apercibimiento y/o suspensión de militancia hasta dos meses”).

 

Por el bien de nuestro proyecto colectivo, confiemos en que la Ejecutiva Regional aplique el sentido práctico, ya que no hay duda de que el PP en su conjunto y, sobre todo, Esperanza Aguirre, se beneficiaría en caso de desayunarnos con un titular como el siguiente:

 

“El PSM expulsa a un concejal del Ayuntamiento de Madrid por criticar en su blog a Tomás Gómez”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Franesco -

ELVIRA: No se trata de polemizar, porque además creo que el debate es siempre productivo, si se hace con respeto, como es tu norma.

Al respecto de lo que dices, este caso soy yo quien considera el ruido gratuito, refiriéndome a lo expresado por el compañero Inurrieta en su blog (también, incluso, al hecho de que se haya sacado a la luz el hecho de que se le haya abierto un expediente), una reflexión, más allá de lo acertada de la misma, que bien pudiera haberla comunicado en el seno del partido, si es que consideraba que su aportación era conveniente para la mejora del proyecto. Después, si dicha aportación era silenciada o se hacía caso omiso, por supuesto podía y debía darle traslado público. Pero se presupone que quien ocupa un cargo público, muy bien pagado además, tiene la responsabilidad de saber que cualquier declaración que pueda ser conflictiva será utilizada inmediatamente por nuestros rivales políticos. ¿O no es así?

En cuanto a lo de "Tomás o callar", no estoy de acuerdo. Al menos a mí no me van a callar si entiendo que algo que hace la dirección del PSM merece un comentario, ya sea en contra o a favor. También es cierto, claro, que de mí no se escribirá que "Un concejal socialista critica a Tomás Gómez desde su blog", porque nunca será noticia lo que diga un militante de base y sí un concejal, que a lo mejor es de lo que se trata...

Saludos y feliz año, compañera.

Elvira -

Sin ánimo de polemizar, desconozco quien es el encargado de calificar de ruido gratuito las declaraciones que realice cualquier político. Tampoco se dónde se encuentra el medidor del hartazgo que le permita a uno alzar la voz. La línea entre hacer el bien y el mal a un partido callando y/o hablando quizás sea demasiado difusa, personal, incomprendida o invisible pues a mi aún no se me ha mostrado.
En fin, en estos temas no suelo tener casi nunca las cosas claras y menos si se trata de algunas de las personas en liza. De todos modos ahora toca decir ¡¡Tomás!! o callar, que cada uno elija.

Franesco -

ELVIRA: En absoluto. El político es, por supuesto, libre de pensar lo que considere oportuno, pero si no está de acuerdo con algo debe intentar cambiarlo sin armar ruido gratuito. Sólo si se harta de decir cosas en lo interno que no se cumplen, entonces debe alzar la voz, porque no hacerlo también le hará daño a su partido. ¿Pero qué le hubiese costado a Inurrieta remitir una carta a Tomás Gómez, si es que no se le ponía al teléfono, con todas sus opiniones? ¿Acaso no le es posible a un concejal del Ayuntamiento de Madrid comunicarse con su secretario general? ¿Es una cuestión de soberbia, de quien es doctor en Economía a quien va camino de serlo? ¿O se trata de eso de que "para lo que me queda en el convento..."? ¡Por favor! Creo que la cosa está bastante clara.

Elvira -

Aunque luego algunos lo critiquemos, parece que al final se defiende que un sueldo convierta en madera el brazo del político.

Adrian Vogel -

No soy racista. Escribo y sobre todo leo a militantes de base y a dirigentes (quienes a fin de cuentas marcan nuestros destinos).

Esta semana escribiré en mi blog sobre estos 3 censores. Ya verás lo ridículo de sus mordazas. Uno fue por comentar que América del Sur no es un continente...

Franesco -

ADRIÁN: Hay que ver en qué sitios escribes... Yo que tú seguiría optando por leer a la militancia de base, siempre más audaz y con más mordiente. Ah, había entendido lo del análisis y la referencia al comentario de Cartier, como casi siempre certero. Yo habría usado otra frase histórica: "No es momento, compañeros".

Adrian Vogel -

Mi comentario sobre los ánalisis era por lo de Carti que escribió:

"los análisis los dejamos para cuando ganemos, que si no, somos todos unos desleales."

Adrian Vogel -

He sido censurado en los blogs de Elena Valenciano, José Blanco y Leire Pajín.

Franesco -

ADRIÁN: Los análisis están para hacerse, no para publicarse, sobre todo si quienes los hacen son cargos públicos que cobran por ello... Si el concejal Inurrieta considera que algo falla, lo cual es posible, debe poner su análisis al servicio del partido, no de los medios de comunicación.

En cuanto a la censura que comentas, estaría bien que dijeras quiénes son los 3 cargos, para evitar que quienes no lo hacen puedan ser sospechosos de ello.

Saludos.

Adrian Vogel -

Al hilo de lo apuntado por Cartier ¡nunca vais a hacer análisis!

Y por cierto sin ahondar más en este asunto o en el del blog Cádiz Socialista o en el del senador Lavilla persiguiendo a ciudadanos (y además dando datos falsos) sólo puedo deciros: en los únicos blogs de políticos que me han censurado comentarios ha sido en 3 de altos dirigentes del PSOE. Cuando el ro suena agua lleva…

Franesco -

CARTIER: En el caso del concejal Inurrieta, ni siquiera entro en su análisis, porque lo que me gustaría saber es por qué considera que no necesita hablar en los foros internos de que dispone (caso de la Convención de Madrid, en la que ya digo que no alzó la voz, cosa que sí hicieron otros compañeros, casi todos militantes de base) y prefiere comunicarse con sus compañeros a través de su blog. Eso sería aceptable en el caso de un militante de base, pero no en quien dispone, por su condición de concejal, de otras oportunidades. En fin: hay quien no entiende lo que significa un proyecto colectivo.

Cartier -

Para mi la cosa se resume en: "los análisis los dejamos para cuando ganemos, que si no, somos todos unos desleales."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres