Blogia
ME SABE MAL, el blog de @Franesco

PSM: CRÍTICAS QUE RETRATAN AL CRÍTICO

PSM: CRÍTICAS QUE RETRATAN AL CRÍTICO

Un grupo de parlamentarios autonómicos socialistas madrileños, al parecer encabezado por César Augusto Giner Parreño, a la sazón profesor universitario de Derecho Mercantil, ha aprovechado la derrota electoral del PSOE en las pasadas elecciones europeas para sacar a la luz un documento que dice contener una reflexión con la que se pretende “reforzar nuestra estrategia política” de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales.

 

Antes de analizar dicho documento, cabe señalar lo chocante de que un texto que dice pretender ayudar al partido se haga público antes de que hayan podido leerlo el resto de compañeros de la Federación, a quienes se supone que atañe; entre otras cosas, algunos quizás hubieran podido aportar algo interesante, salvo que sus autores consideren que se trata de una redacción que no merece enmienda alguna... Mal comienzo, en definitiva, si se pretende que otros militantes se sumen; buena idea, si se pretende alcanzar cierta notoriedad en los medios de comunicación, siempre tan dispuestos a amplificar lo que suene a disensiones en el PSM.

 

Dicho lo cual, trataré de analizar lo más relevante de dicho “documento para el debate”, titulado “POR UN GOBIERNO SOCIALISTA EN MADRID 2011”:

 

Comienza el texto con una afirmación obvia para cualquier militante socialista al decir que el resultado electoral en Madrid “no ha sido satisfactorio”, aunque extrañamente habla de “resultado del PSM” en lo que supone atribuir a la Federación una responsabilidad que no puede tener, porque ninguno de los principales candidatos era militante del PSM y porque la estrategia electoral no se fijó en Miguel Fleta. Así mismo, habla de “tendencia preocupante en nuestra región para nuestro proyecto político”, algo excesivo salvo que unas únicas elecciones supongan una “tendencia”, ya que no creo que sumen las pasadas generales, en las que la lista por Madrid fue encabezada por el secretario general del partido y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero…

 

Prosigue con una serie de guiños al electorado madrileño, al afirmarse que “Madrid no es conservador”. “Ni lo ha sido, ni lo es”, se lee, para aludir después a los resultados del 2003 y 2004 con una frase que expresa que “en distintos procesos electorales, tanto autonómicos, como generales, se ha demostrado que los ciudadanos de nuestra Comunidad están bien atentos a las alternativas y propuestas progresistas”.

 

Dicho lo cual, y sin más valoraciones acerca de lo sucedido durante los últimos años –no se habla de que quienes encabezaron las listas al Ayuntamiento de Madrid y a la Comunidad dejaron sus puestos en el verano de 2007 ni de que el partido vivió un Congreso Extraordinario en julio de 2007 tras la dimisión del entonces secretario general–, trata de pasar al análisis sobre en qué debe consistir “la alternativa socialista”, sin mucha fortuna, como veremos, ya que el texto explica: “El principal objetivo del trabajo político de los socialistas consiste en que la sociedad madrileña salga de la crisis en condiciones de más prosperidad, más empleo, más progreso y más equidad social”.

 

Con esta afirmación, los redactores parecen olvidar que el Gobierno de Madrid no es socialista y que poco puede hacerse desde el PSM para atajar la crisis, salvo denunciar las políticas del PP; pues supongo que el texto no critica al Gobierno de España, éste sí socialista, que junto con el regional es el único que podría ayudar a la sociedad madrileña a sobrellevar la coyuntura. Y digo supongo porque, en realidad, sí parece una crítica al Gobierno de Zapatero, al añadir que “todos los que más están padeciendo las consecuencias de una crisis económica nos reclaman soluciones creativas desde la izquierda para combatir la crisis brutal provocada por la derecha global que ha defendido como modelo de desarrollo aquello de “atrapa el dinero y corre…”. ¿A quién reclaman las “soluciones creativas”? ¿Al PSM, que no tiene capacidad decisoria sobre las políticas económicas? ¿Acaso se refieren al Gobierno de Zapatero? Cabría reclamar una precisión sobre el sentido de lo escrito, salvo que sólo estemos ante unas desafortunadas frases de relleno.

 

Lo más audaz llega a partir de entonces, con un pretencioso párrafo que no tiene desperdicio: del “Madrid es el espejo en el que se mira España” pasa a decir que “nuestras propuestas han de ser modelo y referencia para España en el ámbito de la defensa de la calidad y equidad en los servicios públicos de sanidad, educación y dependencia” y continúa afirmando que las políticas de I+D+i “tienen en Madrid los mejores medios y exponentes y seguramente también las mejores cabezas, para definirlas, proponerlas y desarrollarlas”… Ante semejante afirmación sobre las preclaras mentes madrileñas, los compañeros que forman parte de los distintos gobiernos autonómicos socialistas (Andalucía, Cataluña, Extremadura, Castilla-La Mancha, Asturias...) o integran el Gobierno central pueden haberse quedado tan anonadados como quien escribe.

 

Casi peor, por la falta de coherencia entre lo dicho y lo hecho, es el párrafo dedicado al partido en sí mismo: “es necesario que seamos una organización que profundice en la democracia, abierta a la militancia, a los simpatizantes, a los progresistas”, declara un texto que los autores presentaron de forma elitista –además de extemporánea– en una reunión interna del Grupo Parlamentario, sin haber consultado al resto de la militancia y sin que se hubiera debatido ni en la más pequeña agrupación de barrio. De ahí que parezca un sarcasmo la siguiente afirmación cliché: “Un proyecto universal y abierto a toda la militancia, para que todos los socialistas y los ciudadanos, juntos, con un proyecto compartido, derrotemos a la derecha. Para ello, hay que ofrecer la voz a la militancia y revitalizar la organización con más debate y participación”.

 

Palabras que anteceden a la enésima petición de esfuerzo al militante de base, cuando se dice que en Madrid suceden asuntos de entidad política “que exigirían la movilización permanente, no sólo de los cuadros elegidos, sino del conjunto de la organización socialista madrileña con su militancia abnegada…”.

 

Abnegada, por supuesto, y capacitada para juzgar por sí misma. Porque cualquiera es capaz de sacar conclusiones tras la lectura de la siguiente referencia excéntrica, introducida casi con calzador: “Del debate, de la democracia, nacen las mejores ideas, los proyectos vencedores; surgen los Partidos y personas que luchan con ambición e ilusión. Así se ha demostrado en EEUU: el debate y la participación han facilitado una gran victoria del Presidente Obama”. ¡Obama, compañeros!, ¡Obama como referente para la acción política del PSM!

 

Si faltara algún lugar común por añadir, el documento reclama un “nuevo impulso” del socialismo en Madrid que sirva “para reforzar el proyecto socialista en España y la labor del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero”. En fin...

 

Ya en las conclusiones, se solicita a la CER que someta a aprobación del Comité Regional un Plan de Acción Política Regional 2009-2011, lo cual sería del todo oportuno de no ser porque inmediatamente después reclama un Plan Estratégico para el Grupo Parlamentario Socialista y los Grupos Municipales en los ayuntamientos de la región, “debatido y consensuado con los integrantes de estas instituciones”: en resumen, que al margen del Comité Regional –máximo órgano interno entre Congresos, no lo olvidemos–, nuestros circunstanciales representantes en las instituciones quieren “consensuar” su línea de acción política a seguir...

 

En definitiva, un documento que, por su falta de concreción e incoherencia, todo indica que pasará sin pena ni gloria, si es que llega a ser presentado al Comité Regional; un documento del que, además, sus impulsores deberían haberse ahorrado tan temprana exposición pública, lo cual hubiera evitado que quien lo lea pueda juzgarlo antes de ser mejorado –entiendo que esa será la intención de su autor o autores, dada la notoria falta de precisión y la escasa fuerza política del escrito–, como no ha quedado otra opción que hacer desde este blog e, imagino, se seguirá haciendo desde otras bitácoras de militantes que, sin ocupar un asiento en la Asamblea de Madrid, están tan capacitados como cualquiera para saber que toda crítica retrata a quien la hace.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Franesco -

MERCUTIO: Te respondo por separado dada la extensión de tu comentario, que se agradece de antemano (me gusta leer, además de escribir de madrugada..., y sé que, en contra de lo que se suele afirmar, la amplitud permite que no se escapen argumentos, como sí sucede con la concisión), por lo cual te animo a que no leas “en silencio”. Es más, sonríes por haber escrito en mis dos últimas entradas, cuando asumo que te animarás a pronunciarte también en la que ya es la última, porque tiene su miga…

Dicho lo cual, empezaré diciendo que sensaciones encontradas tenemos todos/as, porque a ninguno nos gusta perder elecciones y el electorado madrileño nos ha vuelto a poner en nuestro sitio; lo que no entiendo es cuál es la intención de los autores del documento, porque ni siquiera ellos pueden salir beneficiados con una crítica tan poco fundamentada… ¿Sólo se trataba de asomar la cabeza, ahora que Simancas va a tener cierta voz, o al menos presencia, en las reuniones donde se decidirán los pasos a dar? ¿Pero este es el nivel que presentamos en 2007 a los madrileños? ¿Volveremos a las andadas, tipo Maite Sáez? (no hablo de Tamayo, porque no considero traidor a ningún compañero por el hecho de escribir un texto, por muy “crítico” que a algunos les parezca; y ya he dicho que a mí no me lo parece…).

Lo que sí creo importante señalar es que el Grupo Parlamentario no es un “órgano” del partido; porque los/as compañeros/as que nos representan en la Asamblea son diputados autonómicos durante cuatro años y no podemos cambiarles –ni siquiera en el caso de que no cumplan con su trabajo–, como sí podríamos hacer con los miembros de la Ejecutiva, por lo que no están autorizados a arrogarse una potestad que no tienen. Porque la Asamblea no es lugar donde debatir sobre estrategia, al menos no la del partido en su conjunto. Por supuesto, los diputados deben hablar sobre las iniciativas concretas que puedan querer presentar o sobre qué temas consideran más o menos relevantes, pero la línea política la marca la Ejecutiva y la aprueba, o no, el Comité Regional. E igual que yo no puedo desaprobar su trabajo en la Asamblea, ellos deben atenerse a los órganos donde se convierten en simples militante s y donde todos podemos juzgarles en igualdad de condiciones. A ver si porque hace dos años un secretario general concreto (que, por cierto, abandonó tanto sus cargos orgánicos en la Federación como el institucional en la Asamblea…) consideró que alguien podía acompañarle en una lista hay quien pueda creerse que ha nacido para diputado o para líder natural del socialismo… Como en todo lo demás, en política hay que demostrar si se vale, o no, cada día, en cada intervención y con cada crítica.

¿Los resultados de las Elecciones Europeas en Madrid? Muy malos… ¿Las primeras valoraciones de Tomás? Desafortunadísimas y complacientes… Pero no más que las del resto de responsables del partido o del Gobierno, desde la secretaria de Organización hasta el presidente del Gobierno… Y claro que en todos los niveles existe responsabilidad, pero en algunos más que otros: si no, al final van a acabar echándole la culpa al militante de base de que el PIB descienda un 2%...

Sobre la lealtad política, siempre he creído que hay que ser leal al partido en su conjunto, no a las personas que circunstancialmente lo dirigen… Eso implica que habrá veces en que haya que tratar de derribar a una dirección orgánica, si se considera perjudicial para la organización, pero habrá que hacerlo de forma que el partido sufra lo menos posible. Porque no se puede matar moscar a cañonazos…

¿Carmona? Sus intervenciones en EL GATO AL AGUA indican lo que se puede esperar de él: bien poco… ¿Cepeda? Compitió contra Tomás en un Congreso, perdió, asumió su derrota y siguió trabajando, para el partido y para quien el conjunto había elegido: quizás eso es lo que el propio Tomás valora en él, en una línea parecida a la que Zapatero adoptó en su momento con Rubalcaba.

Tomás… Qué decir: es el secretario general porque así lo quisieron, por dos veces, nuestros compañeros (aun cuando, como en tú caso, parezca que ha perdido apoyos…), que sabían perfectamente que no iba a tener opciones de hacer mucha oposición a Esperanza Aguirre porque no era parlamentario autonómico… Y si no lo sabían, el criterio de muchos militantes no es del todo válido. Porque yo también seré claro: no era mi opción para liderar el partido y por eso no hice campaña por él, aunque sí entendía que podía ser un gran candidato en 2011, lo cual no es exactamente lo mismo… También creo que muchos compañeros se equivocaron y se siguen equivocando, porque confunden lo que supone liderar una candidatura electoral con ser capaz de poner a trabajar a 20.000 militantes en pos de un objetivo, sacando partido de lo mejor de cada uno (y todos podemos aportar algo).

En cuanto a si conviene o no un cambio de líder, depende de cada momento... De hecho, a los líderes no se les cambia… Lo que sucede es que hay a quien le bautizan como “líder” sin serlo, lo cual no sé si es el caso, porque el liderazgo hay que ganárselo. Pero si de lo que hablamos es de si Tomás Gómez debe encabezar la candidatura de 2011 y de si eso es lo mejor para luchar por la victoria contra el PP, creo que es el compañero que debe intentarlo, salvo que él mismo considere que no tiene opciones y que los hay mejores para intentar batir a Aguirre. ¿Sería él capaz de ceder su plaza a otro/a si eso le diese opciones de triunfo al PSOE madrileño? Sería señal de inteligencia, porque a veces es mejor esperar a que otro con más gancho electoral te otorgue la primera victoria, para después sucederle… El ejemplo de Montilla con Maragall lo prueba.

En todo caso, no creo que un hipotético proceso abierto tendente a intentar cambiar de líder provocase “inestabilidad”; peor sería que todo se hiciese bajo cuerda. La ciudadanía y la propia militancia reclama transparencia y si hubiera alguien que diera el paso y le disputase el puesto a Tomás en unas Primarias no le haría ningún daño al partido: si Tomás lo derrotaba, saldría reforzado; y si perdía, sería la señal evidente de que merecía ser sustituido…

¿A quién pondríamos? Para mí resulta evidente: Alfredo Pérez Rubalcaba, para la Comunidad, no para el Ayuntamiento (que, salvo para quienes, quizás por haber llegado a la ciudad desde provincias, les sigue cautivando lo de “la capital”, no deja de ser un segundo plato)...

Alfredo (al que no conozco personalmente) es, con mucho, el militante del PSM más capacitado, no sólo para derrotar a Esperanza Aguirre, que por supuesto, sino para gobernar una región con más de 6 millones de habitantes y un presupuesto tan grande como el de algunos países europeos. Además, la militancia ruge cuando salta al escenario y creo que se ha ganado la oportunidad de ser el nº 1, porque ya está bien de que tenga que cumplir el papel de disciplinado subalterno. Además, ocuparía el cargo a punto de cumplir 60 años y habiendo demostrado brillantez en cada puesto ocupado, lo que aseguraría que, voto de la izquierda aparte (no se le escaparía ni uno hacia IU, salvo el de los de por sí comunistas), sería capaz de sumar en lo que algunos llaman el “centro” y no deja de ser gente que lo que en realidad demanda, y sobre todo en Madrid, es que le dirija alguien en quien se pueda confiar y que con

Con Rubalcaba tendríamos presidente socialista madrileño, como poco, entre 2011 y 2019, y por qué no con Tomás Gómez como secretario general, líder de partido encargado de potenciar la organización, ampliar la militancia y extender el mensaje socialista en cada pueblo, ahora poco nítido. Y cuando el secretario general viese que Alfredo perdía “punch” (lo cual dudo), se le sustituía y nos tirábamos otras dos o tres legislaturas en el Gobierno, transformando la región hacia lo que se supone pretendemos…

No descartes, compañero, que algún militante se ponga manos a la obra en ese intento, aunque sólo sea en forma de comentario hacia quien pueda ayudar a impulsar dicho movimiento…

Saludos.

Franesco -

JAVI: Aunque es cierto que la dirección es quien decide, nosotros debemos aportar nuestro grano de arena. ¿Acaso piensas que este texto, como muchos otros, no acaba siendo conocido por nuestros compañeros que, por voluntad colectiva, ocupan la dirección desde el pasado Congreso?

ROSAS VERDES: Lo de Balbás en Libertad Digital e Intereconomía lo entiendo (todo deriva de los sucesos de mayo de 2003…); lo de Carmona, no, como miembro de la Ejecutiva Regional que es. Por cierto, que sobre este último asunto tengo pergeñado desde hace meses un post que reservo para mejor ocasión…

MILITANTE DE JUVENTUDES: Coincido en que José Cepeda está demostrando desde que Tomás Gómez ganó el Congreso Extraordinario una disciplina interna digna de elogio, mientras otros militantes que apoyaron a Tomás parecen no perdonarle que haya querido formar su propio equipo. Respecto del mayor o menor trabajo del compañero César Giner no puedo pronunciarme, porque a veces los parlamentarios no presentan iniciativas debido a que, por la asignación de tareas, les corresponde a otros. Y no sé si es el caso. Sí es cierto que debemos ser exigentes en la elección de futuras listas, porque no todo el monte es orégano, en el grupo parlamentario y en algunos ayuntamientos, y no sólo para evitar el fantasma de Tamayo, que también…

MARIAJE: Sabes, compañera, que me tomo bastante en serio todo lo que tiene que ver con lo interno, porque es el preludio de lo externo… Otro abrazo para ti.

ELVIRA: Coincido: podemos ir a peor... Y, para evitarlo, a nosotros nos compete prestar atención.

JOSÉ CARLOS: No dudo de que en todas las Federaciones suceden cosas parecidas a la nuestra, pero también sé que la derrota complica tanto el reparto de puestos que en Madrid la batalla tiene mucho de personalista-profesional. ¿Acosta? Siempre se ha dicho que uno vendrá que bueno te hará…

CÉSAR: Todo documento público requiere una respuesta pública, porque quien calla, otorga. Por eso entiendo que hubiera sido más oportuno, si el fondo del asunto era mejorar la estrategia del partido, debatir en lo interno, porque permite que las discrepancias naturales existentes en todo colectivo (no somos uniformes, lo cual es hasta bueno para el PSM) queden entre nosotros... En todo caso, espero que mis aportaciones sirvan para que, si presentáis el texto al Comité Regional (del que, por cierto, no formo parte, pues como otros sólo soy, y no me parece poco, “un militante de base”), os dé tiempo a mejorarlo en la medida en que lo consideréis oportuno. Saludos, compañero.

Mercutio -

Hola de nuevo, Franesco (varios meses siguiendo tu blog sin decir nada y en estos días te comento las dos nuevas entradas, jeje).

Respecto a este documentos y los movimientos que se dan en torno a él tengo sensaciones encontradas. Intentaré detallarlas.

- El momento de presentación del documento puede ser algo oportunista, tanto por el momento (justo después de un mal resultado electoral), como por el lugar (el Grupo Parlamentario es el órgano donde el sector crítico con el SG tiene un mayor porcentaje de adeptos).

- Sin embargo, es la única reflexión genuinamente "crítica" que he oído respecto a unos resultados malos sin paliativos (lo siento, me enerva escuchar a Tomás Gómez decir que "esto no tiene lectura regional", pero a la vez que "indica la tendencia del PP madrileño a la pérdida de su hegemonía". No costaba nada decir que quiere tomar nota de las carencias del proyecto y que luchará porque la tendencia a la pérdida de dicha hegemonía se traduzca en la consolidación de la alternativa).

- Por otra parte, llevo unos años militando en el PSM y, si de algo me he dado cuenta, es que las apelaciones a la lealtad las realizan sobre todo personas que han llegado donde están exhibiendo un comportamiento contrario (¿cuántas veces salió en la prensa Carmona criticando a Simancas?; ¿puede alguien buscar las decenas de notas de prensa en las que Cepeda prácticamente acusa a Gómez de traidor?; ¿y las otras decenas de notas con el mismo protagonista calificando esta vez de salvador al SG, una vez que éste le incluyó en su ejecutiva?). Lealtad sí, por supuesto, pero por principio y no como moneda de cambio ni como resultado de una traición a la trayectoria política de las personas, porque entonces los apelativos a la misma no son más que cinismo orgánico.

- Respecto al contenido en sí, aunque es verdad que el PSM no se presentaba a las elecciones, creo que todas las federaciones tienen responsabilidad en los resultados de los comicios en su territorio y no cabe diluirla, aunque tampoco magnificarla.

- Ahora mi opinión sobre Tomás Gómez. Seré claro: no me entusiasma ni su mensaje en la forma (eso lo discutimos en el post anterior) ni en el fondo (tan pronto aceptamos un 14 % de inversión privada en la sanidad y parecemos "moderados" y al día siguiente comparamos a Aguirre con Stalin y boicoteamos actos). Tampoco estoy de acuerdo con la gestión interna en el partido. Para más datos añado que la primera vez que se presentó llegué a hacer campaña por él y la segunda me abstuve en la votación en el Congreso regional.

- Dicho esto, no aprobaría que dejase de liderad el PSM. ¿Por qué? Pues por varias razones:

1. Sería injusto no dejar que agote su mandato (un mandato legítimo según el voto de los militantes) y que no se presente a las elecciones autonómicas. Todo militante debe tener derecho a eso salvo que existan motivos de carácter extraordinario (por ejemplo, un escándalo de corrupción) que exijan lo contrario.

2. No nos podemos permitir otro cambio de líder. Por muy bueno que fuese su eventual sustituto la imagen de inestabilidad que generaríamos lastraría nuestars perspectivas mucho más que cualquier error que cometa la actual dirección.

3. ¿A quién pondríamos? ¿De verdad alguien cree que existe alguien tan bueno como para darnos mayores perspectivas de victoria incluso a pesar de la mencionada inestabilidad que generaría la marcha de Gómez? Es más, por muy buena que parezca una persona, le costaría mucho adaptarse a la política regional (el mayor ejemplo es el propio Gómez, admirado por todos como regidor y sometido a una importante crítica interna en su labor actual).

- Por todas estas razones creo que Tomás Gómez debe continuar. Es más, a pesar de mi disconformidad con su gestión, creo que debe continuar incluso si pierde las próximas elecciones regionales (salvo una derrota "a la Sebastián") para así dar continuidad y estabilidad al proyecto (no olvidemos que Gallardón pasó dos legislaturas en la oposición).

Eso sí, espero que la dirección regional tome buena nota de estos avisos que nos manda la sociedad madrileña y sepa generar el liderazgo político y ético que demanda esta región.

Un cordial saludo.

cesar giner -

Paco, gracias por los comentarios al documento. Discrepo de tu planteamiento, pero siempre es bueno debatir y participar.

José Carlos -

Paco, estando de acuerdo con tu planteamiento, sigo preguntándome cuándo llegará el día en el que los socialistas madrileños dejen de mirarse el ombligo y empiecen a trabajar por sus conciudadanos y no por el carguillo.
Si al final se echa de menos a Pepe Acosta (y ya es echar de menos).

Elvira -

Digo yo que algún día tocaremos fondo, y no me refiero sólo a los resultados en las elecciones.

Mariaje -

Como siempre, amigo Paco, un post, cuidado, reflexionado y elaborado, lo que sigue denotando tu gran profesionalidad.
(Y con mas razón que un santo..jeje).
Un abrazo.

Militante de Juventudes de la puta base -

Muy acertado y mucho más coherente tu aportacion en este blog que efectivamente ese supuesto papel que lo he conocido mas por Telemadrid que por los cauces internos del Partido.

Por cierto si alguien quiere saber lo que ha aportado a ganar Madrid, "este tal Augusto" que pinche http://www.asambleamadrid.es y que vea desde el 1/1/2009, hasta la fecha todo el trabajado que ha realizado en este año.

Es llamativo que estos son los que auparon a Tomás Gómez a la Secretaria General y hoy le quieren "triturar".

Pero ni las obviedades que exponen, ni las intenciones eran sanas y menos aun para debatir nada, tan solo quieren pasar a cuchillo a Tomás Gomez, por que ha sabido ganarse la confianza de la mayoria de los militantes del PSM y curiosamente de quien en su día fue su adversario, José Cepeda por que a ambos, les mueve su deseo de querer ganar las elecciones en Madrid y eso a estos trepas, les duele.

Solo un aviso a navegantes, gente asi, NO PUEDE FORMAR PARTE DEL FUTURO GRUPO PARLAMENTARIO SOCIALISTA, JAMÁS.

¡¡¡ CON UN TAMAYO LOS MADRILEÑOS TUVIMOS SUFICIENTE !!!

Rosas Verdes -

En LD Televisión tienen como tertulianos 'socialistas' a Balbás y Carmona. Ya sabe Giner donde pedir curro si le sale mal la jugada.

javi -

Da igual que lo lean los afiliados o no, porque no se nos ha consultado nunca nada.

Aquí, igual que en el PP todo lo decide la dirección.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres