Facebook Twitter Google +1     Admin

LA PELEA BLANCO-GÓMEZ PERJUDICA AL PSM

20100504143837-tomas-vs-blanco-4-5-2010-.jpg

Destaca hoy El País en su primera página el enfrentamiento entre Tomás Gómez, secretario general del Partido Socialista de Madrid, y Pepe Blanco, vicesecretario general del PSOE y actual ministro de Fomento. Se trata de un asunto archisabido para quienes estamos al tanto de la vida orgánica de la federación madrileña, pero que se ha convertido en tema de interés público una vez ha saltado a las portadas.

 

Reflexionemos entonces sobre lo que puede deparar esta pelea interna (que acaba de convertirse en externa) en lo que se refiere al futuro de las opciones socialistas en la Comunidad de Madrid, que es lo que interesa…

 

En lo que atañe al tratamiento de la noticia, el titular no favorece a Gómez, por ser el único de los tres protagonistas de la información a quien no se designa por su nombre: “El líder socialista de Madrid acusa a Blanco de trabajar para Aguirre”. Es decir, El País asume que cualquier lector sabrá quiénes son (Pepe) Blanco y (Esperanza) Aguirre, mientras no identificará a Gómez, a quien por ello presenta como “líder socialista de Madrid”. Primer palo para quien es secretario general madrileño desde 2007, sobre quien además se vuelca la responsabilidad en el enfrentamiento tras precisar el subtítulo que “Gómez ataca ante su ejecutiva al ‘número dos’ del PSOE”.

 

Es decir, que en una lucha interna en la que cualquiera medianamente informado hubiese tomado partido por Tomás Gómez, ya que es notorio que Pepe Blanco se dedica a desprestigiarlo, el beneficiado es el ministro de Fomento, que aparece como víctima de una crítica extemporánea. ¿Porque a cuento de qué el secretario general en Madrid elige este momento para atacar al vicesecretario general?

 

Todo surge a partir de que el pasado domingo 25 de abril, en un mitin matutino celebrado en Fuenlabrada, Blanco continuara con su habitual operación de acoso y derribo a Gómez, esta vez de forma explícita: tras subir al escenario, inició su discurso con un saludo a Rafael Simancas y Teófilo Serrano (dos ex secretarios generales del PSM), a quienes definió como “colaboradores míos” (¿en materia de Fomento o en su vano intento de controlar el PSM?). El gesto de Blanco fue más acusado porque sólo un minuto antes Gómez lo había presentado con estas palabras: “Pepe, contamos contigo para Madrid”. Pero Pepe, que no le hizo ni caso, fue a lo suyo… Tanto, que lo más comentado en Fuenlabrada fue otra frase de Blanco: “Creedme si os digo que soy buena gente…”.

 

Tomás Gómez esperó a ayer para responder, justo al día siguiente de que El País publicara una encuesta de intención de voto que parecía dejar en muy mal lugar su labor política como secretario general del PSM. Y aunque lo hizo donde debe, ante sus compañeros de Ejecutiva Regional, y de manera “suave en las formas” aunque “muy dura en el fondo”, algunas afirmaciones suyas pueden costarle muy caro, ya que nadie que pretenda ser tomado en serio puede afirmar, si en realidad lo hizo, lo siguiente:

 

“Aunque mañana me llamase Zapatero a La Moncloa y me ofreciese ser vicepresidente de su Gobierno para apartarme de mi objetivo le diría que no, que no acepto, porque yo lo que quiero y lo que voy a ser es presidente de Madrid”

 

¿Negarse un socialista a ser vicepresidente a petición de un presidente del Gobierno que al mismo tiempo es secretario general del PSOE? Al margen de que sería una desconsideración hacia el común proyecto colectivo socialista (que es nacional, no autonómico, ni local) eso no pudo hacerlo ni Manuel Chaves, siendo como era secretario general de la federación más poderosa del partido, la andaluza, y presidente de la Junta de Andalucía con 19 años de mando en plaza…

 

Así las cosas, aunque coincida con mi secretario general en Madrid en que es una falta de respeto para con la militancia del PSM que Pepe Blanco (quien a diferencia de Tomás Gómez nunca ha sido votado directamente para un cargo, ya que siempre ha sido designado por Zapatero, tanto para integrar la Ejecutiva Federal como el Gobierno de España), pretenda imponer sus tesis (por regla general desacertadas en lo que se refiere a Madrid por una evidencia de la que quizás no es culpable: su desconocimiento sobre la idiosincrasia política, social y económica del electorado madrileño), las declaraciones de Tomás son, además de inoportunas, perjudiciales para sí mismo (su referencia al presidente Zapatero lo deja en muy mal lugar por demostrar que, o está nervioso, o le falta criterio) y, sobre todo, para la federación.

 

Mucho me temo que podamos estar abocados a unas primarias artificiales a sólo unos meses de las elecciones, con lo que ello implica…

 

En fin, si hay que tomar partido, cada militante madrileño lo tomaremos.

04/05/2010 14:38. Franesco #. Comunidad 2011

Comentarios > Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris