Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin

CANALLA PAPITO

20080828192129-imgp4221.jpg

Anoche disfruté de lo lindo y en inmejorable compañía del concierto que Miguel Bosé ofreció en la costera localidad murciana de Águilas. El campo de fútbol presentaba buena entrada pese al precio de la actuación (30 € en taquilla: yo estuve avispado y pagué 28 € por dos tickets, gracias a Atrápalo) y el público congregado, en su mayoría féminas (aviso para interesados, dado que es habitual en los conciertos de Bosé: la relación mujeres/hombres era de 7-3...), asistió a la sobria perfomance de este canalla redomado que saluda al grito de “Viva la madre que nos parió”.

 

Bosé cantó lo mejor de su repertorio, actual y pretérito, incluyendo casi todo el LP de Papito que da nombre a la gira (“Papitour”) y pasando por el Superman y el Don Diablo que sirvió como primer bis. Al cantante le dio tiempo a ponerse sus dos camisas, negra (en la primera hora y media, hasta dejarla sudada) y blanca (en la media hora de propina, en la que además cierra el concierto con nueva decoración, estilo “Chinatown”), y si no pasó de las dos horas es porque el poco reivindicativo público aguileño no insistió a voz en grito que siguiera la actuación (así, no me extraña que, con lo que ha caído, el alcalde, también presente en la fiesta, siga siendo popular); porque ganas había.

 

Miguel estuvo flanqueado a izquierda y derecha por sus dos hieráticas acompañantes que igual hacen coros que bailan (es un decir: acompañan sus voces con lentos movimientos de brazos y pasos pausados de estilo mayestático; igual que su jefe), además de por unos músicos de calidad y un eficiente equipo de sonido que consiguieron un brillante resultado para un espacio tan abierto como en el que nos encontrábamos.

 

Sólo me cabe un pero: no vi que Bosé se entregara a tope, sino que producto de su enorme profesionalidad fue repartiendo los temas, entre viejos y modernos, para contentar a sus seguidores, hizo los habituales gestos espasmódicos de rigor (sus fans se lo perdonamos todo), cantó bien y con sentido, y ya está; sí hizo algo más que cumplir, que siempre hay que defender el ganado prestigio, pero se marchó como había venido, tras promocionar la justa causa de Intermón Oxfam.

 

Y todos nos marchamos tan contentos, porque sabemos que este canalla, a quien debemos cuidar, es así.

28/08/2008 19:21. Franesco #. Me sabe bien

Comentarios > Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres



Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris